La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / negroviejo / EL CINE

 Imprimir  Recomendar
  [C:135279]


La afición al cine es común a las sucesivas generaciones, que lo han disfrutado y lo continúan disfrutando. Pero creo que aquellos que crecimos con él, en un mundo más familiar, menos tecnológico, con una televisión incipiente, que si bien se perfilaba, todavía no era rival de las tradicionales salas cinematográficas, le profesamos el cariño y la fidelidad que solo se siente por los viejos amigos.

Es muy comprensible que la juventud de nuestros días, y también muchos adultos, consideren a las películas clásicas de años atrás un tanto lentas o faltas de ritmo. Ahora sin duda se vive más rápido. Y la pregunta que siempre me hago es si con tanta rapidez no nos estaremos perdiendo algo. Particularmente creo que si.

Por ejemplo, las charlas de sobremesa, en familia, después de haber comido todos juntos. El caminar lentamente por las calles de cualquier barrio, mirando con detenimiento lo que en otros momentos las urgencias no nos permiten ver. Las reuniones de amigos en tal o cual café. Y por supuesto, el hábito de acomodarnos en la mullida butaca de un cine y sentir, al apagarse las luces, la magia de ser transportado a mundos creados especialmente para nosotros.

Una de las maravillas del cine es sin duda hacer las veces de “máquina del tiempo”, ya que la fantasía de los realizadores parece no tener límites en ese aspecto. Pero yo creo que la verdadera máquina del tiempo la utilizamos cuando miramos películas filmadas en otra época. Estas, nos permiten advertir o recordar los criterios que existían entonces. Las limitaciones, los excesos, las carencias, los amores y los odios. En síntesis las cosas hermosas y terribles de este mundo en el que vivimos, pero contadas desde la perspectiva de otra ubicación en el tiempo. Y todo esto, mas que con la nostalgia, tiene que ver con el deseo de averiguar por que el mundo es como es, y porque los seres humanos somos como somos.

Cuando miro alguna de las viejas películas de los años 30, 40 o 50 que me gustaron mucho, no siento la misma emoción de la primera vez, porque no en vano ha corrido tanta agua bajo el puente. Pero tampoco me desilusiona, porque siempre rescato algo de aquella formidable capacidad de asombro que me acompañaba, y que aún hoy, hago esfuerzos denodados por no perder. Creo que es una de las formas para mantener vivo al niño que llevamos adentro y también un camino para ser una persona algo mejor.

Además, hay películas olvidadas, o no, que lejos de haber envejecido mantienen su temática, su propuesta o su mensaje incólumes. Más aún, ratificados por el tiempo. Y opino que son éstos filmes los que tenemos que rescatar porque son testimonios fidedignos de la condición humana y oscurecen las más millonarias superproducciones pasatistas de cualquier época.

Por último quiero agregar, que no estoy ejerciendo una defensa inclaudicable del cine de antes. Actualmente se filman excelente películas, que además de ser buenas traen el aporte de la tecnología. Que bienvenida sea.
Porque al fin y al cabo las películas de hoy, serán las clásicas de mañana.

Texto agregado el 30-08-2005, y leído por 1057 visitantes. (37 votos)


Lectores Opinan
2011-01-10 01:36:04 Buen texto Votiva
2009-07-23 07:14:40 Totalmente de acuerdo. Para ganar hemos perdido. Hemos utilizado mal el concepto de cambio, la capacidad de cambiar, desarrollando y utilizando nuestros conocimientos. Hemos vendido parte de nuestras almas a la tecnología, a la comodidad, parte de nuestra paz, del goce de compartir, de la capacidad de esperar y reflexionar, de postergar, de sufrir con dignidad. Nos entregamos fácilmente convencidos por otros que nos dicen lo que somos, lo que es bueno, lo que necesitamos. Nos enajenamos y a veces nos parecemos, nos confundimos con esas máquinas. No deberíamos dejar nunca de ver las viejas películas. Hicieron algo más que acompañarnos y entretenernos, nos enseñaron a conocer y a conocernos, a pensar y a sentirnos. Porque así tomamos conciencia de que no solo somos lo que somos sino lo que fuimos y el tiempo que vivimos. Son aquellos testimonios, aquellos referentes lo que nos recuerdan el mundo que hemos perdido en contraposición con el que lo va sustituyendo. Ésta página, nuestro rincón, también cumple muchas veces esa función. 5* marea-rioplatense
2009-01-24 14:07:31 Excelente refleción. Me trasladó a las matiné del cine de mi pueblo, cuando mi mamá (incondicional devota de la pantalla grande) me llevaba por el pasillo entre las butacas al lugar del caramelero, que se ubicaba cerca del telón desplazado hacia el costado. Comparto la idea de que el verdadero testimonio del tiempo es el que dan las películas que se filmaron en otra época, precisamente porque desnudan el contexto. Felicitaciones, 5* sara_eliana
2007-12-15 11:29:19 Como texto es maravilloso, tal como todo lo que leo de tí. Viví, supongo, similares épocas en cuánto a costumbres y cultura. En un intento de aferrarme a la riqueza de los clásicos del cine concurro a los ciclos de revisión, sobre todo de películas de autor. Me gusta ver cine, en el cine. Temo que el cine comercial actual no permita desplegar la creatividad y la riqueza de los genios sin límites que disfruto y admiro. 5* Susana compromiso
2007-04-19 04:54:55 mil disculpas mechitagarcia
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]