La Página de los Cuentos - www.loscuentos.net - negroviejo - 'EL CINE'


EL CINE


La afición al cine es común a las sucesivas generaciones, que lo han disfrutado y lo continúan disfrutando. Pero creo que aquellos que crecimos con él, en un mundo más familiar, menos tecnológico, con una televisión incipiente, que si bien se perfilaba, todavía no era rival de las tradicionales salas cinematográficas, le profesamos el cariño y la fidelidad que solo se siente por los viejos amigos.

Es muy comprensible que la juventud de nuestros días, y también muchos adultos, consideren a las películas clásicas de años atrás un tanto lentas o faltas de ritmo. Ahora sin duda se vive más rápido. Y la pregunta que siempre me hago es si con tanta rapidez no nos estaremos perdiendo algo. Particularmente creo que si.

Por ejemplo, las charlas de sobremesa, en familia, después de haber comido todos juntos. El caminar lentamente por las calles de cualquier barrio, mirando con detenimiento lo que en otros momentos las urgencias no nos permiten ver. Las reuniones de amigos en tal o cual café. Y por supuesto, el hábito de acomodarnos en la mullida butaca de un cine y sentir, al apagarse las luces, la magia de ser transportado a mundos creados especialmente para nosotros.

Una de las maravillas del cine es sin duda hacer las veces de máquina del tiempo, ya que la fantasía de los realizadores parece no tener límites en ese aspecto. Pero yo creo que la verdadera máquina del tiempo la utilizamos cuando miramos películas filmadas en otra época. Estas, nos permiten advertir o recordar los criterios que existían entonces. Las limitaciones, los excesos, las carencias, los amores y los odios. En síntesis las cosas hermosas y terribles de este mundo en el que vivimos, pero contadas desde la perspectiva de otra ubicación en el tiempo. Y todo esto, mas que con la nostalgia, tiene que ver con el deseo de averiguar por que el mundo es como es, y porque los seres humanos somos como somos.

Cuando miro alguna de las viejas películas de los años 30, 40 o 50 que me gustaron mucho, no siento la misma emoción de la primera vez, porque no en vano ha corrido tanta agua bajo el puente. Pero tampoco me desilusiona, porque siempre rescato algo de aquella formidable capacidad de asombro que me acompañaba, y que aún hoy, hago esfuerzos denodados por no perder. Creo que es una de las formas para mantener vivo al niño que llevamos adentro y también un camino para ser una persona algo mejor.

Además, hay películas olvidadas, o no, que lejos de haber envejecido mantienen su temática, su propuesta o su mensaje incólumes. Más aún, ratificados por el tiempo. Y opino que son éstos filmes los que tenemos que rescatar porque son testimonios fidedignos de la condición humana y oscurecen las más millonarias superproducciones pasatistas de cualquier época.

Por último quiero agregar, que no estoy ejerciendo una defensa inclaudicable del cine de antes. Actualmente se filman excelente películas, que además de ser buenas traen el aporte de la tecnología. Que bienvenida sea.
Porque al fin y al cabo las películas de hoy, serán las clásicas de mañana.


Texto de negroviejo agregado el 30-08-2005.
La Página de los Cuentos - www.loscuentos.net