La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / Cuatro / \"Diagnóstico General\"

 Imprimir  Recomendar
  [C:16685]

Historias conversadas, susurran al oído ocular de quien las lee. Se abren paso por diversos vericuetos mentales con el fin de ser escuchadas por receptores visuales que los sepan comprender. Manos temblantes, ojos parpadeantes, pupilas dilatadas, interior confundido, sinapsis veloces y la sangre corriendo son síntomas de estar conversando. Sólo cuando se es capaz de oler la textura de las palabras invisibles, se abren los ojos, el corazón y el espíritu para dejar entrar sentimientos abstractos que liberen la libido y nos hace gozar de una buena conversación. De lo contrario volvemos a cero. Cambiamos libido por lívido; ojos, corazón y espíritu se cierran; las palabras se concretizan en su textura pero sin aroma; sangre coagulada, sinapsis lentas, interior intacto, pupilas contraídas, ojos dormidos y manos rígidas son síntomas de no tener en frente una "historia conversada"

Texto agregado el 06-11-2003, y leído por 113 visitantes. (0 votos)


Lectores Opinan
2009-12-18 06:11:15 Tu discurso me deja lívida de calor ante la tenue locuacidad de tus palubrias. pantera1
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]