La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / Cuatro / Un arquitecto, una creación, un pueblo (2001)

 Imprimir  Recomendar
  [C:210298]

Tranquilos y sin presiones vivían los habitantes de ese joven pueblito que en los mapas aparecía en el Norte aunque muchos tendían a ubicarlo un poquito más al Sur. Ya ni sorpresa causaba el hecho de que haya gente, quienes al mirar el mapa, insistan en que en la zona indicada no se encuentra pueblo alguno. Es más, hay quienes van más allá postulando un verdadero “triángulo de las Bermudas”. Sin exageraciones y con toda seguridad se ha dicho también que ese este sector existe una galaxia. Física y concretamente eso es imposible, no así incomprensible para quien conozca a algún habitante de ese pueblito fantasma, inexistente, ubicuo, etéreo y presente. Aunque aseguro, con el respaldo de un poblador, que ese lugar existe. No puedo señalar con exactitud su ubicación. Y qué sentido tiene hablar de un lugar del que poco o nada se conoce, en donde sus habitantes viven hacinados, sin embargo, hay espacio para diez veces su población actual. A esto agregarle la población de terreno virgen, en donde, de un tiempo a estar parte se ha estado construyendo una obra colosal. Según los arquitectos del proyecto, una vez terminadas las construcciones la figura será vista desde todos los puntos del territorio que ocupa el pueblito y más allá.
Yo tuve la suerte de encontrarme un día en ese lugar, y me di cuenta de un detalle: reconocía algunos paisajes. Me pareció ver a gente conocida. Fui a mi biblioteca y tomé todos los libros de geografía que tengo y ninguno aparecía la descripción física del lugar. Esa vez me sentí como si estuviese en mi casa, me sentía a gusto pero inquieto por la sensación de haber estado antes allí. Una vez fuera del lugar quedé con ganas de volver pronto, e incluso de vivir allí, pero sabía que era un mundo de fantasía y que por más que lo intentara no podría permanecer un buen tiempo sin que hubiera alguien que me traiga de regreso a casa. Tras pasar un tiempo allí, tuve la posibilidad de aprender muchas cosas, como la fuerza del querer, la capacidad de desarrollo humano, el dinamismo diario, la irracionalidad del actuar, el equilibrio de la naturaleza, que todo tiene una causa y un efecto, una acción y una reacción, que hay “de todo para todos” y así muchas cosas que cualquiera podría conocer, aprender, interiorizar y aplicar.
Para el que le interese conocer ese lugar, informo que está a la vista y paciencia de todos, se llama “el pueblito de la mente”.

Texto agregado el 02-06-2006, y leído por 80 visitantes. (0 votos)


Lectores Opinan
2006-06-02 12:03:29 Buen pueblo creaste. Excelente arquitectura. Me resultó amena la lectura y encontré una prosa bien cuidada y un desarrollo del cuento atractivo. ***** Noguera
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]