La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / naisui / S1

 Imprimir  Recomendar
  [C:228131]

En todo momento se nos presentan estas dos alternativas de comportamiento, que se equiparan a dos caminos por que hay que elegir para andar. Cuando hemos optado por el camino de la mayoría, que está de acuerdo con la traza de lo de moda, de la fama y la comodidad, entonces nos vamos quedando dormidos a las realidades eternas y dejamos de escuchar el llamado amoroso de Dios. Lo que me preocupa es que cuando tendemos a despertar, a darnos cuenta que estamos caminando por la senda equivocado debemos desandar lo andado para volver a la bifurcación inicial.

¿Existirán caminos alternativos que nos permitan tomar atajos hacia el buen camino? Yo pienso que sí, y tienen que ver con la mortificación, el ayuno, y el arrepentimiento sincero. Todo esto suena a mucho sacrificio y dolor, pero de verdad es muy poco comparado con la voz amorosa del Padre que nos llama desde el otro extremo animándonos a volver a El.

Me llama la atención la gran aversión de los temas de Dios presente en la sociedad actual. Somos la antítesis de la mal ponderada Edad Medieval. A veces preferiría estar en esa época, pues pienso que era más fácil mantenerse en presencia de Dios, y por ende, conocer su verdadera esencia y no solamente la que nos imponía la sociedad.

Por tratar de ser espiritual, o de hablar de Dios te tachan de soñador inconsecuente, te cortan las alas del desarrollo profesional, especialmente para ejercer liderazgo, porque un líder que tenga conceptos morales no es rentable para una empresa utilitarista. Nos utilizan y nos desechan cuando no servimos para sus fines. Esto no siempre es tan visible, puesto que igual existe en todos nosotros la conciencia, pero se ve la tendencia maligna de considerar a las personas en forma de objetos de uso. ¿Y qué puedes hacer al respecto? Muchas veces callamos ante el despido injusto de un compañero, y cedemos nuestra libertad de expresión a cambio de la seguridad laboral. Las reglas del dinero te alejan de las leyes de Dios. Por eso Jesús dice que hay que elegir entre Dios o el dinero, y que es muy difícil la entrada de los ricos al Cielo.

¿Y qué pasa cuando emitimos un juicio de valor? Nos tachan de cerrados, de ‘espesos’, de excéntricos. Actualmente estamos rodeados de ‘opinólogos’, que no se queman con nada, y que si alguien les rebate, ellos dicen que sólo es una opinión, que no tiene porqué alterar tu vida el que el otro piense y actúa diferente a ti, aunque vaya directo al hoyo. Personalmente prefiero equivocarme en mis juicios, y cambiarlos, si es necesario, antes de ser apático y distante ante un problema ético.

Texto agregado el 10-08-2006, y leído por 151 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]