La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / sorti / El Marido

 Imprimir  Recomendar
  [C:371303]

Y ahora que?, de pronto todo se detuvo, todo se apagó, silencio y oscuridad, y en medio yo.
Sabía que esa relación tarde o temprano acabaría pero ni siquiera hacía nada en consecuencia, solo la disfrutaba, en realidad la disfrutabamos, ella era parte del todo amoroso donde no cabía la unidad, siempre eramos dos.
Cristina, 37 años, alta y morena, delgada y con curvas era la mujer de Diego, el gerente del Banco "X", nos habíamos conocido casualmente en un simposio que se realizaba en los salones del banco, una tarde caluroso de enero de hacía ya dos años.
Primero fue una mirada, luego alguna palabra suelta y al salir de la reunión esa acción mía de acercarme y al estrecharle la mano dejarle mi tarjeta diciéndole de mi interés en verla nuevamente.
Ni por asomo pensé que ella me llamaría, así que mis días siguieron como hasta entonces, monótonos y rutinarios, hasta que mi celular comenzó a sonar y al mirar quién llamaba veo que era una llamada anónima, casi no atiendo pero por curiosidad lo hice, -Hola Carlos, soy Cristina-, pasaron algunos segundos hasta que reaccioné, -hola-, respondí con naturalidad, -como estás-, -yo bien, pensé que te ibas a comunicar conmigo de alguna forma pero como no lo hiciste es que lo hago yo-, le respondí que no me animaba a llamar yo y pensé que si tenía suerte me llamabas vos.
Ya sin dudar más encaré decidido invitándola a que nos viéramos esa tarde o cuando a ella le fuera posible, me dijo que mañana estaría sola todo el día pues su marido viajaba al interior por cuestiones del banco así que me esperaba en el banco, porque allí no levantaríamos sospechas de nada.
A partir de ese día nuestros encuentros fueron tumultuosos, nunca pensé en una relación tan intensa, por momentos morbosa, en el sentido que gozaba con lo que le hacíamos a su marido, en medio de los abrazos y besos me decía,-mirá si se aparece el que te dije y nos ve haciendo esto?, yo lo tomaba como natural dadas las circunstancias en que algunas palabras se decían realmente por decir algo por que sobraban.
Luego de dos intensos años de encuentros furtivos todo parecía que recién comenzaba, no se si nos amábamos, pero la pasión ocupaba todo el escenario y nada importaba aparte de eso.
La puerta se abrió lentamente, ni siquiera llegamos a sorprendernos, allí, parado en la puerta de la habitación del hotel estaba Gerardo su marido.

Texto agregado el 20-09-2008, y leído por 281 visitantes. (5 votos)


Lectores Opinan
2008-10-06 17:41:46 Siempre he pensado que para tener una relación donde se engaña a otro,es porque entre esos dos casados no existe,o murió el amor. Pero creo imposible vivir una así sin amarse. No se puede llegar a hacer algo así faltando el amor. Con este escrito donde dices no sé si noa amábamos,me dejas sorprendida. Creo que sin amor,no se puede ni siquiera besar,o soy solo yo esa? Bueno veré lo que sigue,pues ví que ya estaba. La historia es fuerte,pero excelente. Un abrazo Vic******** 6236013
2008-10-05 22:08:51 ay Dios mio!!!! los cogieron con las manos en la masa...jajaja monique_girl
2008-10-02 19:41:27 La peor pesadilla de cualquier adúltero...! Me voy a la continuación! galadrielle
2008-10-01 13:05:11 Interesante historia y tambien exijo una continuación. Mis ***** acuariana
2008-09-20 02:28:21 exijo continuaciòn!!!! divinaluna
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]