La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / Sofiama / RESPUESTA DE INOCENCIA A LA CARTA DE PABLO

 Imprimir  Recomendar
  [C:380005]

Querido Pablo:
Sé, porque te conozco, que tardas en escribir y sé también que lo haces porque tu mente anda por un lado, tu corazón por otro y tus letras se pierden en tu universo sin fin como lo hace tu risa franca que siempre sale de tu alma. Así eres, amigo, y así serás. No quiero que cambies porque cada vez que te recuerdo, te vislumbro tratando de arreglar al mundo. Unas veces usando tu música para lograrlo; otras, tus letras; y otras tantas, esa locura tuya que anida en tu corazón y que cuando se desborda fluye como río sin cauce, capaz de arrastrar todo lo que te impide esparcir la esperanza innata en tu alma y que desde muy joven quisiste sembrar en las fibras de los que tuvimos la gran fortuna de compartir contigo aquellos momentos tan importantes de nuestras vidas ya que como tú bien sabes, esos día fueron pruebas emocionales para todos aquéllos que por hilos que se mueven en el universo, tuvimos la gran fortuna de compartir.

Dulce locura la tuya que amamos los que hemos podido llegar hasta tu esencia; ésta que ha estado siempre por encima de tu cerebro. Ésa que siempre ha luchado tratando de crear una sociedad justa, incluyente y progresista, a pesar de que muchos no puedan entenderte.

Aún recuerdo -con emoción- cuando exteriorizabas tus ideas tratando, a los que te escuchábamos, de darnos lecciones de vida que brotaban de tu alma. Tenías tan poquita edad, apenas empezabas a ser un hombre, sin embargo, parecías un sabio maestro hablándonos del amor, de la igualdad y de temas tan difíciles de comprender. En tu alma de poeta, de músico y de loco siempre conseguías la solución a todo.

Lo más probable es que no recuerdes la vez que alarmada como estaba, te conté la desesperación que me producía saber que una de mis amigas del barrio había tomado un rumbo que para mí era equivocado. Yo estaba desesperada porque no encontraba la forma de detener lo que, a mi manera de ver, constituía un verdadero desastre. Tú, con esa majestad tan digna que siempre te caracterizó, me dijiste que debía tener en cuenta que las almas eran como las ramas de un árbol: cada una busca la luz creciendo en una dirección diferente y única. Me aconsejaste tener claro que las más importantes relaciones son las que existían entre los diferentes niveles de conciencia y evolución presentes en cada grupo. Me sugeriste también que me quedara tranquila que no siguiera tratando de enderezar el mundo, como si tú -en tu noble proceder- no hubieses hecho lo mismo que yo.

Cuando te dije que era imposible para mí quedarme tranquila ante una situación como la que vivía mi amiga, contemplaste el universo como siempre lo has hecho cada vez que buscas una respuesta. Luego, mirándome directamente a los ojos, agregaste que, a lo mejor, en esa parte de la jornada después de haber resuelto tantos problemas y adversidades, debería haber aprendido a reconocer ciertos límites, sobre todo, cuando se trataba de influenciar a otras personas en las decisiones que tomaban y en los caminos que elegían. Me explicaste que debía aceptar que nadie podía ser “salvada”, por otra, de la experiencia que le tocaba vivir, menos aún, si a quien se trataba de ayudar no podía reconocer en otros el mejor saber, pues esos otros ya conocían el camino por donde iba la persona a quien se trataba de ayudar.

Así que imagino que en eso andas, amigo: con tus esperanzas intactas. Tú, más que nadie, siempre tuviste claro que la esperanza no era fingir que las vicisitudes de la vida no existían, sino que había que buscar la manera más apropiada de solucionarlas. Nos enseñaste que tener esperanzas era comprender que los problemas no eran eternos y que las dificultades se superaban. Nos enseñaste, con tu ejemplo, que la fe era el recurso del real ser que nos ayudaba a buscar luz donde había oscuridad.

Espero que vengas pronto, amigo; se acerca la navidad y me gustaría revivir contigo esa época que aún arrulla mi corazón. Un abrazo que te arrope el alma. Te quiero tanto.
Inocencia.

Texto agregado el 17-11-2008, y leído por 785 visitantes. (79 votos)


Lectores Opinan
2014-02-03 14:55:09 No sólo se reconoce a Pablo, también a Inocencia. Es extraño que imbuyas a personajes tan jóvenes con una sabiduría tan grande. Pero eso también es lo que los hace tan especiales. Me hubiera gustado coincidir con una pandilla como esta. ikalinen
2013-04-01 03:02:49 De acuerdo con EVERO. Creo incluso que pablo es una inocencia que no acaba de masculinizarse, porque su conciencia es tan suya que parece imposible hacerse otro. Me gustó más la carta de Inocencia. Un abrazo felipeargenti
2011-08-03 17:57:06 Inocencia reconoce en Pablo lo que ella misma es. EVERO
2010-10-06 22:50:28 Enel salto al vacío de la fé , cuantos tiempos detenidos , el amor , un fin en sí mismo. caliche
2010-05-01 14:48:57 Hermosas no, hermosísimas letras son las que acabo de leer, espero que se cumplan los deseos de Inocencia en cuanto a lo de la navidad. ***** Catman
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]