La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / carlosivankelso / LA MUJER QUESO (UNA ASESINA SERIAL) (3° parte)

 Imprimir  Recomendar
  [C:509181]

3° parte de la saga criminal de la "MUJER QUESO" (Una asesina serial de hombres)

Resumen: una asesina serial de hombres va dejando un tendal de víctimas a su paso entre balazos y cuchillazos, era conocida con el apodo de "la Mujer Queso" pues en la escena del crimen siempre había un Queso

Dotada de una notable e irrefrenable furia criminal y sedienta de sangre, “La Mujer Queso” siguió asesinando hombres cada vez que tuvo la oportunidad de hacerlo. Así la séptima víctima fue un tal Sergio Goycochea, a quien ejecutó de un balazo en la frente dentro de un auto. Luego le tocó el turno a Fernando redondo, apuñalado en la espalda, y siguió en la lista Tommy Dunster, muerto en una cama de más de treinta puñaladas.
La décima víctima fue un modelo llamado Hernán Drago, a quien le disparó nueve balazos con un silenciador. La asesina llegó así a diez hombres asesinados, seis con armas de fuego y cuatro con cuchillos.
La asesina siempre estaba a la expectativa sobre quien sería su próxima víctima. Un buen día Carla fue a una agencia de empleos, y la atendió un hombre joven, muy alto, de cabellos negros, muy bello y atractivo. Lo extraño es que el muchacho tenía los pies apoyados sobre una mesa, y a “la Mujer Queso” le resultó muy excitante ver ese enorme par de medias con un gran olor a Queso sobre la mesa.
Sin retirar los pies sobre la mesa, el muchacho se presentó “Buenas tardes, mi nombre es Carlos Eisler, ¿En qué puedo ayudarte?”.
La asesina acababa de conocer a su víctima número once. Al repasar los nombres de los diez hombres a los que había ejecutado, se dio cuenta que no había ningún Carlos. “Extraño, siendo Carlos el nombre más popular de hombre que existe, que no haya ejecutado a ninguno, bueno esta es la oportunidad, Carlos Eisler sos mi próxima víctima” pensó la asesina, que sentía cierto respeto por los Carlos, pues su padre, sus dos abuelos, su hermano y varios primos suyos llevaban ese nombre.
No fue nada difícil seducir a Carlos Eisler. Esa misma noche, el joven recibió a la chica en su departamento. Carlos la estaba esperando en la cama, mientras la asesina entró al baño para preparar la daga con que pensaba apuñalarlo. Sobre un costado de la cama, había una mesa donde estaba un enorme y gigantesco Queso. La asesina tardó un rato en el baño, cuando salió sostenía la daga con su mano derecha ocultándola detrás de su espalda.
Para su sorpresa Carlos ya no estaba en la cama.“¿Donde estás Carlitos?” preguntó la asesina. “Aca estoy, amor” le contestó Carlos. La asesina sintió que la voz venía de la derecha y dirigió su mirada hacia allí. Sin que pudiera reaccionar llovieron desde allí una rafaga de balas. La asesina cayó muerta de inmediato, Carlos con una ametralladora con silenciador Ingram en la mano, la había asesinado. La víctima se convirtió en asesino en apenas unos segundos, y la asesina en víctima en la misma cantidad de segundos.
Carlos tomó el Queso que estaba en el costado y lo tiró sobre el cadáver de la víctima. “Queso” dijo en voz alta y abandonó la escena del crimen. “Hacía rato que nosotros, los Quesones, estábamos detrás de esta asesina. Luego de que asesinara a Luciano Castro ya no teníamos más dudas: Carla Monzón era “la Mujer Queso”. Lamentablemente no pudimos salvar a Hernán Drago, pero sí a Marcos Milinkovic, sobre quien la asesina había puesto su mirada. Le tendimos entonces una emboscada. Pudimos haberla entregado a la justicia, pero seguramente un buen abogado la hubiera puesto en libertad. Por eso decidimos hacer justicia por mano propia. Alguien tenía que cumplir el rol de verdugo y me tocó a mí” confesó Carlos Eisler.
Concluyó así la trayectoria criminal y sangrienta de una brutal e implacable asesina serial de hombres que no será recordada por su nombre original, el de Carla Alejandra Monzón, sino como “la Mujer Queso”.

Esta es una historia de ficción donde se relatan hechos totalmente fantasiosos que jamás ocurrieron ni ocurrirán, cualquier similitud o semejanza con la realidad es pura coincidencia.

Texto agregado el 28-10-2012, y leído por 85 visitantes. (1 voto)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]