La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / nonon / Sin amarras

 Imprimir  Recomendar
  [C:515085]

Lo sentaron en su silla de rueda como lo hacían todos los días mirando el enorme tomatal que su abuelo había plantado en la década del 50, tenía unas ganas arrebatadoras de coger uno de sus frutos jugosos y meterlo hacia su boca para palear de alguna forma la sed que le hacía heridas en las comisuras de sus labios, pero no podía porque aparte de no desplazarse, sus manos no lograban coger nada, era como una rígida estatua de sal y ardiente deseo por hacer y no poder. Siempre combatió su ser interno sobre todo cuando más de una vez le tocó amar a una mujer, sabía que no podría jamás desnudarla, tocar su cuello, despejar su rostro cuando su largo pelo le golpeara la sien, besar sus ojos con la impúdica sombra de su cuerpo, declamar su sexo a medida que las horas transcurriesen. Estaba atado, amordazado entre fierros, hebillas y cinturones pero su espíritu volaba, era un gran poeta visual, y su mente trabajaba para hacer su mundo un poco más amable. El cielo estaba más azul que nunca, la tierra húmeda de su entorno y el césped raleado desde temprano hacían que su alma se elevara con vehemencia. Estar ahí sentado esperando que alguien se asomara para preguntar, limpiarle el sudor que corría por su rostro, por último para hacerle compañía. Él sabía que Dios le había dado una mente fértil en un cuerpo apretado, pero se las arregló para comunicarse con las moscas y con el movimiento del viento, a propósito de nada balanceó su silla con el peso de su cuerpo y cayó a la tierra recién labrada, el cielo hizo el resto, hoy en su puesto hay una gran mata de tomates, tan grande como nunca jamás vista que corre su guía libre, sin ataduras, sin correas ni hebillas y se empina mirando su nombre en un letrero, Ignacio, una nueva variedad para el mercado, los más caros de la zona que van ahora embalados hacia Europa.




*Ejercitando algo de narrativa simple.

Texto agregado el 20-01-2013, y leído por 358 visitantes. (23 votos)


Lectores Opinan
2016-08-31 14:03:08 !Brillante texto! Cuantos ingenio. Saludos. NINI
2014-12-07 04:34:00 Me llevas con tus sentidas letras, conjugas sentimientos , emociones , dolor ansias desesperación, logras hacer crecer un fruto símbolo de vida, y lo coronas metafóricamente con gran certeza . Grande rulosodemonserrat
2014-05-30 21:00:57 Excelente historia, sincera, fuerte y sin ambages. Me gustas mucho. Bicos como decimos en Galicia romeva
2014-05-29 17:52:45 Bella narración donde enmarca la belleza al escribir tus obras eres muy talentosa y muy buena escritora te felicito y para mi es un privilegio leerte y poder contemplar la belleza de tus versos muchas felicidades. 5 john-anthony-
2014-05-24 15:28:06 “El cuento se construye para hacer aparecer artificialmente algo que estaba oculto. Reproduce la búsqueda siempre renovada de una experiencia única que nos permita ver, bajo la superficie opaca de la vida, una verdad secreta.” Dice Ricardo Piglia en su ensayo tesis sobre el cuento. En esta tu apología a la libertad del pensamiento pareces develar lo que para algunos todavía es un misterio, que el pensamiento puede ser libertario y liberador a la vez. Conmovedor tu texto. Afectuoso saludo. sagitarion
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]