La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Infinita
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / tavorussi / La calma que dio la tormenta

 Imprimir  Recomendar
  [C:519381]

De la calma a la intranquilidad en pocas horas…. Un personaje que no soy yo, hará una pausa en su camino y aprenderá una lección a las malas… mojándose con el inclemente clima tropical…

Sentado en la orilla del río, observando como el agua fluía libre; aquel hombre pensaba en su última aventura.

Volaba entre sueños con ella; aquella misma princesa que no rescataría nunca.

Deteniéndose en cada movimiento de su inoportuna intervención; observaba cada paso recorrido de manera sigilosa, como intentando encontrar el camino. El pasaje perdido al corazón de la princesa.

El rio crecía a medida que las horas pasaban y a lo lejos se veía como una fuerte tormenta llegaba sin inclemencia. Pero este caminante sin camino seguía sin entender en donde dejo su paso, no entendía cual era la razón por la cual en cada caminata resultaba perdiendo.

Caminar con ella no significa que se siga el mismo camino. Y aquel hombre no se dio cuenta que iba solo, por un camino distinto del de su princesa.

De repente el agua empezó a subir frenéticamente implacable, las gotas de lluvia golpeaban fuertemente su rostro.

Pero la calma llego súbitamente ha su corazón; había entendido que ese camino no le correspondía.

Entendió que las princesas son de cuentos de hadas y que no era su trabajo rescatarla, porque con su infantil y egoísta comportamiento solo un príncipe azul podría cargarla hasta su castillo. Y los hombres cargan su propio peso y necesitan una mujer que lleve el suyo propio. Comprendió que la princesa no le avisaría de la lluvia porque ella buscaría que aquel errante personaje la cobijara; ahora todo tenía sentido el hombre necesitaba ayuda mutua no más peso en sus hombros.

Próximamente su princesa pedirá sus pasos a su rescate, probablemente el hombre seguirá caminando porque es su destino, pero esta vez se resguardara de la tormenta. Y buscara su mujer.

Texto agregado el 30-03-2013, y leído por 47 visitantes. (1 voto)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]