La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / carlosivankelso / Charly, crónicas de un asesino

 Imprimir  Recomendar
  [C:583729]

Se conocieron casi de casualidad en la red social Twitter. El se llamaba Carlos con dos pies muy grandes llenos de un olor intenso y apestante a Queso. En twitter era el usuario @22charly. Ella se llamaba Valeria y su cuenta de twitter era @couer_rouge donde se presentaba como una fetichista de los pies. Comenzaron a interactuar entre sí en la red social y se hicieron muy amigos.
Ella le mandaba fotos eróticas de sus pies. Y comenzó a pedirle a Carlos que se sacará selfies de sus pies. Aunque ella jamás los nombraba “pies” le decía “mándame una foto de tus Quesos”. Y Carlos accedía sin problemas siempre le mandaba fotos de los “Quesos”. Al principio ella le decía “Charly” tal como Carlos se presentaba en su cuenta de twitter. Luego le empezó a decir “Carlos” y finalmente le decía “Quesón”.
A Carlos le encantaba que le dijeran “Quesón” era como un gran Queso, un Queso gigante, quizás por ello ya no se lavó más los pies, que siempre olían muy fuerte.
Ocurrió entonces que un día pactaron un encuentro entre ambos. Y el mismo sucedió una noche en el fin del invierno. Se conocieron personalmente, y entre ellos surgió una gran química, se acostaron, tuvieron sexo, antes y después Valeria logró oler los pies de Carlos que tenían un aroma muy fuerte e intenso a Queso.
Se volvieron a encontrar un par de veces más. En la tercera, después de tener sexo, Valeria le dijo a Carlos:
- ¿Te gustaría ganar un buen dinero Carlos? Dígamos unos quince mil dólares.
- Ehhh… es un fangote de guita princesa… ja ja … a quien tengo que asesinar princesa? Ja ja ja… - Carlos contestó creyendo que todo era una broma.
Pero no era ninguna broma, y Valeria contestó:
- No es una broma Carlos. Es un ofrecimiento en serio. Quince mil dólares…
- Pero es mucha guita…
- Y sí Carlos, se trata de asesinar a una chica, su nombre es Lorena Balmaceda, tiene unos 27 años…
- ¿Me estás insinuando que soy un asesino? ¿Yo asesinando a una chica que no conozco?
- Son quince mil dólares Carlos. Eso sí, si aceptás, no solo la tenés que asesinar, también le tenés que tirar un Queso.
- ¿Un Queso?
- Sí, un Queso.
- Mirá Valeria, yo…
- No es necesario que me contestes ahora Carlos, podés contestarme mañana, pensalo bien, y mañana dame la respuesta.
Carlos pensó toda la noche… era la oportunidad de ganar quince mil dólares… una suma que necesitaba… pero a riesgo de convertirse en un asesino…
Movido por un extraño instinto, y luego de no poder dormir durante horas, Carlos se levantó de la cama, se puso un par de guantes negros, y se dirigió a la cocina, donde agarró un enorme cuchillo y con él mismo, empezó a cortar una gran horma de Queso Gruyere que tenía en la heladera…
Cortó el Queso y tomó la decisión… los quince mil dólares serían suyos. Al día siguiente le comunicó la decisión a Valeria.
- Sabia que no me ibas a fallar – fue la respuesta de la chica.
Ocurrió entonces que Carlos, vestido con un disfraz similar al del asesino de la saga de películas de Scream, guantes negros incluído, atacó a Lorena Balmaceda mientras ingresaba a su departamento con un enorme cuchillo, la asesinó salvajemente a puñaladas y le tiró un Queso.
- Queso – dijo en voz alta Carlos al finalizar el crimen, el primero de sus crímenes.
Porqué en las semanas siguientes la siguió viéndola a Valeria, tenían sexo, y la chica le seguía ofreciendo nuevos asesinatos para cometer, a cambio de importantes sumas de dinero.
Carlos jamás dijo que no… en parte porque necesitaba el dinero… en parte porque le gustaba ser un asesino… en parte porque no le podía decir que no a Valeria…
Así asesinó a otras cuatro chicas, Giselle Martínez (29), Julieta Lafinur (31), Andrea Seguí (27) y Lara Juarez (28), todas asesinadas a puñaladas, a todas les tiró un Queso… y a todas Carlos las asesinó disfrazado como el asesino de Scream… y al finalizar cada crimen siempre decía en voz alta:
- Queso.
Pero ocurrió entonces que cuando acabó de asesinar a Lara Juarez, cuando acababa de apuñalar a su víctima y de tirarle el Queso, Carlos tuvo una especie de revelación divina, y se dijo a sí mismo:
- ¿Qué estoy haciendo? ¿Porqué estoy asesinando a una chica inocente?
Fue entonces cuando Carlos tomó una decisión:
- Debo terminar con esto. No asesinaré a más chicas inocentes. Solo cometeré un asesinato más, el de Valeria.
Y ocurrió entonces que Carlos se reunió nuevamente con Valeria. Tuvieron sexo, ella le chupó, le olió y le besó los pies... que olían a Queso…
- Carlos, le dijo Valeria, tengo que hacerte otra oferta…
- No, Valeria, esta vez, no… ya no habrá más asesinatos… o mejor dicho… habrá uno más... solo uno más… el tuyo.
Ocurrió entonces que Carlos sacó el cuchillo y se tiró sobre la chica, y apuñaló salvajemente a Valeria, si a las otras chicas les daba un promedio de 44 puñaladas, con Valeria fue aún más cruel e implacable, fueron como noventa puñaladas. No conformé con esto, terminó descuartizando a su víctima, y arrojó las partes del cuerpo siempre tirandole Queso a a lo largo del río, mientras decía en voz alta:
- Queso.

Texto agregado el 23-11-2017, y leído por 0 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
2017-11-24 06:17:36 ¡Qué sorpresa que hables de queso! Que eso que te comenté quede grabado. eRRe
2017-11-24 00:25:52 Se nombra tanto la palabra queso, que se me antojó un taco de queso. Queeeeeso, dije, cuando le estaba dando crounch. Buen relato, con sabor a queso. Qeeeeeso. D2EN2
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]