La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / papagayo_desplumao / La cita

 Imprimir  Recomendar
  [C:584311]

No podía dejar de mirar el cuello de aquella chica, que ahora ladeaba tímidamente la cabeza mientras se tocaba el pelo con gestos nerviosos. Me aburría tremendamente todo lo que me estaba contando, pero seguía preguntándole por llenar el silencio, para que no se diera cuenta de lo poco que me interesaba lo que me decía. Pero aquel cuello, aquel precioso cuello estaba despertando en mí una atracción que me asustaba.

Solo había sido una foto, unos ojos, una sonrisa en una aplicación de móvil, alguien que había mostrado cierto interés en hablar conmigo, pero nadie te preparaba para la amalgama de esperanzas, miedo y fragilidad con la que te encuentras cuando la conoces en persona. La veía tan vulnerable, tan poco preparada para el mundo, que me incomodaba aquella ventaja injusta que no quería aprovechar. Y a la vez me asaltaban intensos deseos de despojarla de su ropa para descubrir el animal que escondía dentro.

Era programadora informática. Le pedí que me hablara de su trabajo y no entendí ni una palabra de lo que me dijo. A mitad de la explicación me excusé para ir al servicio.

Cuando volví del baño me fijé en el ambiente del restaurante, en la tenue iluminación, la suave música de violín, en las mesas las parejas se miraban a los ojos enamoradas. Me paré tras una columna. A través de las hojas de una planta la vi sentada de espaldas, esperando mi regreso. Un camarero se acercó a la mesa y empezó a hablar con ella. Entonces ella abrió su bolso y le dio varios billetes. El camarero los contó antes de guardárselos en el bolsillo, había al menos 4 billetes de 500 euros. ¿Por qué le estaba dando aquel dinero? Cuando levantó la mirada y me vio escondido detrás de la planta. Bajé la cabeza avergonzado. Al volver a mirar, el camarero había desaparecido.

Desconcertado por lo que acababa de ver, regresé a la mesa para retomar nuestra conversación. Pero algo había cambiado. Sentía que era yo quien no conseguía mantener su interés y que realmente era ella quién me estaba preguntando por educación, aunque en el fondo no le interesara nada de lo que le estaba contando.

Texto agregado el 19-12-2017, y leído por 0 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
2017-12-19 14:13:23 Un buen trabajo, hay un manejo de las sensaciones que intensifica la visión del lector, la historia cautiva, muy bien lograda. Saludos desde Iquique Chile vejete_rockero-48
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]