La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / papagayo_desplumao / Elisa

 Imprimir  Recomendar
  [C:584643]

Cuando la vi salir por la puerta de la consulta del doctor Peñalba me pregunté si aquel hombre habría conseguido cambiar algo en ella.

Cruzamos el parque de camino a casa. Al pasar junto a una heladería me dijo que le apetecía una tarrina de fresa. Aunque hacía una mañana muy fría, entramos sin dudarlo. Era el primer deseo que expresaba en mucho tiempo. Poco después, relamiendo la cucharita de plástico, me dijo: «Voy a estar bien».

Meses en el sofá con la mirada vacía, hundida en un abismo insondable que había empezado a arrastrarnos a ambos. Todo por un sueño de actriz que nunca se había cumplido, por una desazón indefinida, ni ella lo sabía… Cómo explicarle que no tenía que demostrarme nada. Yo lo único que quería era verla feliz.

No sé qué le había dicho el doctor Peñalba, pero a partir de ese día presencié su renacer. Volví a oír su risa, el brillo regresó a sus ojos, tenía ganas de hacer cosas. Se aficionó a la cocina. Recuerdo el día que al volver a casa tenía una deliciosa cena esperándome. Esa noche que me dijo que quería tener un hijo conmigo.

Y fuimos al lago, a aquella preciosa casita rural. Todo era perfecto: los paseos en barca, la belleza del bosque… Jamás la había visto tan feliz. Tras un día maravilloso, hicimos el amor dulcemente y me quede dormido entre sus brazos.

Cuando desperté no estaba en la cama. Anduve por la casa en penumbra hasta que di con ella. Estaba desnuda, sentada ante la mesa del comedor con la mirada perdida y una expresión de desesperanza absoluta. Era como si nada hubiera cambiado, como si lo que había visto hasta entonces hubiera sido teatro, tan solo una máscara que había puesto ante mis ojos.

Texto agregado el 06-01-2018, y leído por 0 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
2018-01-06 15:11:09 Para ser “una lata de redbull para la creatividad oxidada” escribes como vino en lata Tempranillo o Sauvignon blanc del grupo jerezano Garvey, el vino enlatado que ha sabido adaptarse a los tiempos y apropiarse del mercado de los jóvenes. Me gustó mucho el aroma triste y añejo de tu relato. Excelente. -ZEPOL
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]