La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / babaji / Larvas de Cementerio.

 Imprimir  Recomendar
  [C:587852]

Larvas en el Cementerio.

Hugo era un hombre normal de baja estatura que vivía del día a día. Recorría siempre varias calles del municipio en búsqueda de hacer cualquier tipo de trabajo que apareciera para ganarse su sustento diario. Vivía sólo, pues tenía dos hijos: una hembra casada y un varón que vivía fuera del país y que tenía muchos años sin saber de él.

Un día cansado se dirigía hacia su hogar en eso de las 11: 15 de la noche, caminando por la acera del cementerio municipal a paso lento iba tarareando su canción favorita y frente a la puerta de entrada un reflejo llamó por un instante su atención, se detuvo y observó sin ver nada. Cuando se disponía a continuar, sintió un escalofrío que lo golpeo de repente, se estrujó los brazos y aceleró sus pasos. Ya en la casa, luego de un baño, café y cigarrillo se disponía a dormir. El sueño era pesado pero aun así no le permitía cerrar los ojos y varias veces sentía el mismo escalofrío que sintió cuando pasaba frente al cementerio.

Al día siguiente lo despertó un mal olor dentro de su estrecha y húmeda habitación. Se levantó, se cepilló, coló café y se sentó a disfrutar de su único desayuno, un cigarrillo. El mal olor seguía más fuerte. Revisó la casa por todos los rincones y no encontró nada que desprendiera el putrefacto olor.

Salió como de costumbre a sus andanzas de trabajo, visito varias casas y no encontró nada que pudiera hacer.

En dos ocasiones hablando con amigos ellos sintieron y expresaron el mal olor que él había sentido en su casa. Ese día regresaba temprano y pasó a visitar su hija y sus nietos. La hija de inmediato luego de saludarlo notó el mal olor.

- Qué olor a podrido es que hay papá ?

- No sé mi hija, hace varias horas que lo he notado en los lugares que he ido. Se despidió, y caminó hasta su casa que quedaba sólo a par de cuadras. Sintió de nuevo el escalofrío antes de entrar, y a su vecina. De inmediato la saludó.

- Cómo le va doña Lucía ?

-Bien y a usted Hugo ?

- Ahí , ahí, le respondió con desánimo.

- Parece que usted hizo un trabajo hoy en alguna alcantarilla o vertedero que trae ese olor a podrido.

Hugo no respondió y con cabeza abajo entró a su hogar. El mal olor seguía con intensidad. Se quitó la ropa y entró a darse un baño. Luego de varias estregada con jabón de cuaba y un musú, salió a vestirse, pero el olor continuaba más intenso e insoportable. Al cabo de hora y media repitió la rutina; pero el aroma desagradable y los escalofríos no le permitía dormir. Cuando al fin pudo conciliar el sueño, soñaba cosas extrañas, se espantaba, veía imágenes no conocidas y sentía extrañas energías y presencia dentro de la habilitación. Varias veces se levantó sudando y con escalofrío mientras continuaba el olor a podrido.

Sin dormir mucho, se levantó muy temprano y se dispuso con lo poco ahorrado durante meses a visitar una señora que hacia despojo y baños astrales.

Después de contarle Hugo todo lo que se soñaba y los escalofríos que sentía, más el mal olor desprendido de su cuerpo, la mujer experta en su trabajo le dijo: - todo eso se debe a " Larvas " que se le pegan a las personas en los cementerios. Son entidades demoníacas y de baja energía que siempre habitan los camposantos y emiten ese olor a podrido. De seguro usted pasó o entró a algún cementerio en hora en que estaba activa esa " Larva".

"La gente no entiende que en los cementerios habitan todo tipo de energía negativa y peligrosa decía la señora ".

Hugo le dijo que a diario pasaba por el cementerio y que aveces entraba a visitar conocido ya fallecido.

-Lo sabia, -Dijo la señora con un paño rojo envuelto en sus cabellos y un cigarro en la boca.

Hugo, recibió varios brebajes y aceites para algunos baños, lo hizo religiosamente como le había dicho la sabía curandera. Al cabo de poco tiempo, sin salir y haciendo todo al pie de la letra, se le fue quitando aquel fatídico mal olor, los escalofríos y los desafortunados sueños y visiones extrañas.

Desde entonces, Hugo nunca más volvió a pasar por el cementerio municipal ni de noche ni de día.

Texto agregado el 13-06-2018, y leído por 0 visitantes. (5 votos)


Lectores Opinan
2018-07-30 16:35:02 La gente no sabe en su enorme mayoría, la verdad de estas cosas. Muy bueno! MujerDiosa
2018-06-14 14:17:29 Opino que los cementerios no deberían de existir, el cuerpo debe ser cremado y en cualquier caso conservar las cenizas o esparcirlas pero eso es sólo lo que yo pienso, muy bueno el cuento. ome
2018-06-14 13:27:13 Ay.. me dio chuchis.. Un abrazo, sheisan
2018-06-13 21:50:12 Me causó escalofríos. buen texto. Magda gmmagdalena
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]