La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Cuenteros Locales / ergozsoft / Moneditas

 Imprimir  Recomendar
  [C:76131]

El purrete y su perro salieron tempranito para la escuela. La señorita pedía los deberes y no estaban, siempre faltaba tiempo para eso. Todo un mundo de aventuras los esperaba ese día. En el bolsillo del guardapolvo y prolijamente enrollado en el corchito, estaba el piolín con el anzuelo. Para caña siempre se encontraba algún palito, y las mojarras estaban esperándolo. Sólo había que disimular ir a la escuela, pasar derechito sin ser notado y en la próxima cuadra a la izquierda, el paredón del ferrocarril: bajito y con enredadera. Saltarlo era fácil y el perro ya sabía como dar la vuelta, total a él lo dejaban pasar si aparentaba ir solo.

Como al rato llegaron cansados al riachuelo. La tarde se prestaba para una zambullida, bastaba con escaparle a las manchas de aceite que, como camalotes, navegaban en la corriente. Nada más verde que esa rivera con pastito donde el perro cuidaba las pilchas, y ese cielo tan azul...

Con la vista fija en el corcho y atento para dar el tirón que clavaría a la mojarrita, el pibe casi no se dio cuenta que tenía compañía. No solo a él se le había ocurrido la idea, otros tres habían llegado. Aceptó con cierto recelo cuando lo invitaron a jugar. En lugar de anzuelo con piolín uno de ellos tenía un mazo de cartas. ¿Por plata el asunto? Nunca lo había hecho, pero allí estaban las monedas para las galletitas "Manón", así que podía prenderse.

Todo pasó rápido y esos amigos, por sus risas, parecía que se fueron contentos. Había que hacer tiempo y llegar a casa con los otros pibes de guardapolvo. Así que pasó el resto de la tarde visitando unos vagones abandonados, imaginando las próximas aventuras con sus nuevos amigos. Pero algo le rondaba en la cabeza.

Ya era hora de regresar a casa con disimulo, el perro no diría nada. En el camino de vuelta pasó por el boliche de las galletitas, esas que compartían, y las pidió. Cuando buscó las monedas en el bolsillo y no estaban, recién recordó que el mazo parecía nuevo y sin embargo en algunos naipes faltaban pedacitos. Lo que le rondaba en la cabeza aterrizó.

El perro no entendió por qué su ladero lagrimeaba, si al final sólo eran moneditas. Además en la lata, escondida detrás de la maceta grande, tenían un montón.

ergo.

Texto agregado el 25-12-2004, y leído por 462 visitantes. (21 votos)


Lectores Opinan
2009-01-28 18:44:11 Está, bueno ergo, se me vinieron varios cuadros de Juanito Laguna de un pantallazo. Dhingy
2007-12-24 03:07:04 un estilo bien logrado.. parece q te gustan los perros che.. el lunfardo incansable, narrativas sin tropiezos... tenés q mejorar tus argumentos, es bueno la última idea del perro, pero como q es un viento q pasó y finn... creo q te da para más... besos. duraznosangrando
2007-10-31 01:05:26 Demustras un gran estilo, y por supuesto insuperable. Grande ergoz, continúa superandote, y nos asombraras a todos- marjabra
2007-09-08 23:59:57 Me hizo recordar que yo también comía y como galletitas Manon. Sencillo pero llega al corazón. ***** PeggyMen PeggyMen
2006-11-30 00:06:23 que aventura, muy bien benluthor
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]