La Página de los Cuentos
Tu comunidad de cuentos en Internet
[ Ingresa
|
Regístrate ]

Menu
Home
Noticias
Foro
Mesa Azul
Eventos
Enlaces
Temas
Búsqueda

Cuenteros
Locales
Invitados


Inicio / Lista de Foros / Literatura :: Talleres / Taller de "cuentos para pintar" - [F:9:12325]


hugodemerlo,25.05.2012
¿se acuerdan de los cuentos que nos compraban cuando éramos niños?
Bueno les propongo "pintar" en este taller cuentos con palabras.
yo les digo tres colores, y ustedes suben un cuento "pintado" solo con esos tres colores.
Luego comentaremos los mismos.
una vez por semana cambiaremos los colores.
¿que les parece?
Bueno a subir sus cuentos "pintados"
 
hugodemerlo,25.05.2012
COMENZAMOS CON LOS COLORES
CELESTE, VERDE Y AMARILLO
 
silvimar-,25.05.2012
Me encanta la idea Hugo!
 
rhcastro,25.05.2012
El príncipe heredero.

Vivi en castillo. Creí en los estatutos, respeté con honor los símbolos... hasta que llegaron ellos y destruyeron murallas, el centinela cayó al lago, mientras nuestras trompetas avisaban la invasión.

Fui feliz, el celeste horizonte me pertenecía, pero los bárbaros secuestraron las tierras, asesinaron a nuestros soldados y quemaron el Amarilloocre de toda nuestra historia. Mis padres desaparecieron y no he vuelto a saber de ellos .

Los verdes bosques se colorearon de acero, asfalto suplió caminos donde briosos corceles lucían sus patas, con cintas azules y doradas.

Las máquinas invaden mi casa, ruidos infernales penetran los tímpanos y en este calabozo el aletear de las mosca es escandaloso.

Aquella mujer, la de amplias caderas mece al hijo perdido.
Artítedes fue el cocinero real, pero acá tira espuma por la boca cuando lo conectan a la electricidad.
Evelia la nodriza... Pobre mujer ha quedado loca.

Las camisas blancas como ángeles perdidos, demasiado ajustadas para un cuerpo robusto.

No estoy vencido, desde lo alto en la torre he de librarme.
Porque soy el príncipe heredero.

Harry Houdini.
 
rhcastro,25.05.2012
El famoso ilusionista Harry Houdini, la utilizó para realizar uno de sus más famosos actos de escapismo, en el cual era capaz de zafarse de una camisa de fuerza colgando boca abajo desde las alturas de un rascacielo.
Wikipedia.

 
hugodemerlo,26.05.2012
te pasaste de colores!!! Jajaja.
¿Que opinan che? ¿Seguimos con esto?
Se me ocurrió porque ayer en el puesto de revista de lacroze una nena le pedía un cuento para pintar a la mamá
Y me dije ¡Que buena idea!
Podemos dejar de lado lo de los tres colores y "pintar" con todos los que quieran!
Y sí no va, le decimos a ninive que elimine el foro y listo!
Total ya con los cuentos compartidos la pasamos bomba!
 
rhcastro,26.05.2012
jejejejejej... Me gusta la idea hugo. soy un creador y aun cuando algunas construcciones me han dado en la cabeza, me gusto lo suficiente para volverlas a levantar.

Por mi parte adelante.

 
MujerDiosa,26.05.2012
Me zambullí en un arco iris...
Bejé por un tobogán de violetas y nadé en el rojo más ardiente y profundo. Lugo calmé mi palpitar inundándome de un amarillo pálido que resplandecía como oro. Miré de pronto un color que me llamaba en silencio. Era el color de toda la Naturaleza, el del valle...Era el verde intenso, grávido, y hacia él fui. Hasta que desperté en el azul más radiante y maravilloso de todos, el azul de los misterios, el de la noche profunda. Me envolvió más tarde, un rosa suave y mullido como de almohada, y desperté.
 
MujerDiosa,26.05.2012
Fé de erratas: "Me vestí con el azul más radiante y maravilloso de todos..."

Quito: Hasta que desperté -
 
hugodemerlo,26.05.2012
hermoso! Una maravilla de colores! Te felicito! Besitos
 
glori,26.05.2012
Una rosa amarilla

Su gabardina azul huele a perfume barato. Sé que me engaña. En sus ojos verdes hay huellas de traición. Jamás tiene tiempo para mí; sólo le interesa su trabajo. Es policía... persigue a un asesino de mujeres. Son sólo prostitutas que destruyen hogares. Se merecen lo que les pasa. Yo las desprecio. Por eso cada vez que elimino a una de ellas, arrojo sobre sus despreciables cuerpos, una rosa amarilla.
 
hugodemerlo,26.05.2012
uf...que tema que has traído Gloria! No todas las prostitutas son como dices en el cuento! Hay muchas historias de dolor, de explotación, de amenazas hacia ellas o sus hijos, chicas abandonadas por sus familias y un montón de cosas más que no sabemos ni imaginamos!
 
rhcastro,26.05.2012
Se pinta muy mal a la sexo servidora en este texto de glori. Creo que ignora que estas mujeres rara vez tienen relaciones sexuales con los clientes !que mas quisieran ellas! Un poco mas de dinero carajo!! Pero no... El hombre las utiliza como la amiga que no tienen en casa.
Existen hombres muy solos acompa;ados.

Gracias hugodemerlo por hablar a favor de una mujer.
 
glori,26.05.2012
Totalmente de acuerdo. La protagonista del cuento es una asesina celosa que odia a las prostitutas. Está loca.
 
rhcastro,26.05.2012
la mejor respuesta que he escuchado en mucho tiempo!!

Esto/../ Es un cuento!!

 
rhcastro,26.05.2012
Un escritor que escribe tanto y nada dice. Cansado de leerse y escribir sin descubrirse.
La busqueda incansansable del insatisfecho ser,
creyente del magico lugar donde escapara con todas esas letras.

Los matices carbon del lapiz acortado,
de tanto andar por historias ajenas y propias.
Lo observo, le pienso... Que Dios no me castigue
y algun dia me pierda en ese infierno.

 
godiva,26.05.2012
Todos nos perdemos en ese mismo infierno, rhcastro. Me encantó esta reflexión
 
rhcastro,26.05.2012
Si. Lo se. Tambien me gusto godi. Cosas que saca uno de leer otras. Tienes buenos gustos jejejjeje
 
rhcastro,26.05.2012
 
godiva,26.05.2012
Desnuda

Los colores tenían diferentes significados para mí. Me gustaba vestirme para cada ocasión, según mi estado de ánimo. Gris: los días que me sentía triste. Verde: cuando estaba esperanzada. Mi color favorito era el amarillo, tan cálido y luminoso. El blanco simbolizaba la ilusión, y mi alegría era azul. Pasaba semanas en que la vida me parecía color de rosa, y otras, en que el mundo se veía negro. Un día, todo se tiñó de rojo...Desde ese momento soy transparente, y es por eso que ahora ando desnuda.
 
rhcastro,26.05.2012
Eres expontanea y amarras el final como solo tu sabes. Como me gusta que hagas eso godiva. Como me gusta.
 
hugodemerlo,26.05.2012
IMPRESIONANTE! Que otra cosa puedo decir? Como cobró vida este taller y que lindos cuentos y mejores reflexiones e leído!
Rhcastro, godiva, glori, las quiero amigas!
 
-Carmen-,27.05.2012
Está interesante, luego me paso con algun garabato.
 
rhcastro,27.05.2012
No tardes Carmen.
 
blueyes,27.05.2012
Bueno creo que, mas que foro de cuento compartido, este se ha convertido en un foro de reflexion e intercambio se contrastes sobre un delicado tema que siempre esta en actualidad.
De todos modos, y sin mas, igual los sigo...porque de todo se aprende y tambien de esto!
Un abrazo de afectos para tod@s!!!!
 
rhcastro,27.05.2012
Hey blueyes!! Me dijeron multicolor y me transformé en carbón je.

Retomemos la idea.
 
blueyes,27.05.2012
Intento..este que....mmmmm

"Sus ojos, color negro azabache tenian un toque magico, que le electrizaba el cuerpo y le erizaba la piel.
Dificil se hacia mantener la mirada fija, en la profundidad de una mirada, que era capaz de hundirte hasta en las mismisimas alturas de la cima del cielo....
Ella sin ambargo, se sentia capturada, y no podia quitar su mirada hipnotizada, de aquel mirar profundo que le radiografiaba....hasta las mas fibrosas entrañas."
 
silvimar-,28.05.2012
hola amigos, como dije en el otro foro de cuentos estoy lejos de mi casa, cuando vuelva algo voy a hacer, me gusta la propuesta, abrazosss
 
-Carmen-,28.05.2012
Hoy ha muerto Punto, mi gato de 13 años. Tenía un ojo celeste y el otro verde. Una rareza en su raza siamés. Amarillo no tenía nada, excepto la frazadita que desde muy chiquito adoptó a guisa de cama.

Estoy muy triste. Lo siento.
 
hugodemerlo,28.05.2012
Carmen...cuanto lo siento amiga! Y comprendo tv dolor, me pasó algo parecido hace unos años. Sólo quién ama profundamete a su mascota entiende tu dolor. Te acompañó en este momento y te mando un beso!
 
martincruz,28.05.2012
Sueño de poetas

Al enterarme que a principios del siglo XX había una especie de droga, llamada Welsh Rarebit, una especie de comida que provoca sueños particulares, muy popular entre los irlandeses y muy apreciada por Winsor McCay, inspiradora de “Dreams of a Rarebit Fiend”, el hecho llamó mucho mi atención.

Entonces me interesé en profundizar sobre el tema. Buscando en Internet encontré estas consideraciones sobre la interpretación de los sueños:

“Los sueños conscientes ocurren cuando el soñante se da cuenta que sueña en medio de su sueño. La mayoría despierta una vez que comprende que sólo está soñando.
Otros, han desarrollado la habilidad de permanecer en el estado consciente de soñar. Pueden incluso llegar a ser participantes activos en su sueño sin despertar. Los límites sólo son los de su imaginación. Los sueños lúcidos, además les ayudan a transitar por sus sueños en las direcciones que les satisfagan, disfrutar aventuras fantásticas.
Los soñadores lúcidos pueden emplear deliberadamente el potencial natural de la creatividad para resolver problemas o lograr inspiración artística. Hay varios métodos de inducir sueños lúcidos. El primer paso, independiente del método, está en desarrollar habilidades para recordar sus sueños hasta que pueda recordar un sueño por noche”.

Creí que estaba en condiciones de programar y controlar el desarrollo de mis sueños, decidir cómo y cuándo soñar. La curiosidad me indujo a probar. Me preocupaba no saber
cuál podría ser ese sueño.



Después de copiar y traducir la receta de esta famosa comida, le pedí a Natasha, la cocinera del hotel, que la preparase para la cena la “Santa Bárbara” (así rebauticé los populares bocadillos irlandeses). Esa noche comí dos porciones, tomé una gaseosa y soñé con mi trabajo. El resultado, fue una pesadilla en la que revisaba unos cálculos de
los cuales dudaba hasta despierto.

A la mañana siguiente, cuando me senté a desayunar, Natasha me saludó con una sonrisa desde la ventana de la cocina. Sacó la cabeza por la abertura y gritó:

—Buenos días, gracias por sus buenos consejos!

Entendí todo, ella había comido la “Santa Bárbara” y le hizo efecto. Ayudado por el diccionario castellano-ruso y armado de enorme paciencia deduje que tal vez había tenido un sueño erótico. Traté de explicarle que a mí, por el contrario, me había producido una
pesadilla y dudas atroces. Fue entonces que le pregunté:

— ¿Cuántas comiste?

—Dos porciones, acompañadas con tres copas de vodka —sumergiéndose nuevamente
en la cocina en medio de una carcajada gritó — ¡pase usted un buen día!

En la cena de esa misma noche, bajo el severo control de Natasha que me espiaba desde la abertura de la cocina, comí dos porciones abundantes de “Santa Bárbara” y siguiendo su consejo, tomé cuatro copas de vodka.
Tuve alguna dificultad en llegar a mi habitación.

Al abrir la puerta me encontré dentro de un gran salón blanco. Desde el amplio ventanal que miraba hacia el este se filtraba un sol radiante. Ante mi sorpresa, un grupo de gente conocida me saludaba afectuosamente, eran algunos de mis amigos poetas. Aún en mi asombro, miré hacía la entrada y vi un señor mayor, con anteojos… su cara también me
resultaba conocida.

Cuando oí su voz y la relacioné con su imagen me di cuenta que se trataba del su voz y la relacioné con su imagen, me di cuenta que se trataba del pintor Joan Miró. Después de calurosos intercambios de saludos, sin darnos mayores explicaciones, pidió que nos sentáramos en cuclillas sobre una gran paleta de colores que se encontraba en el centro, en el siguiente orden: primero Vivian, luego Shosha, Magdalena, Adriana, Marcela y yo cerrando el círculo. A Neison le pidió sentarse en el centro y a Emilio, que se parase dentro de una palangana junto a la paleta.

— ¿Para qué? —preguntó Emilio. Intrigado, sin recibir respuesta alguna.

—Señor Miró, según leí, soñamos en promedio de una a dos horas por noche y en distintos etapas ¿Cómo haré para poder vivir este sueño completo y como sé que éste es realmente un sueño? —pregunté enfatizando mis dudas.

—Querido poeta, debe soñar que éste es un sueño. Los sueños transcurren en la cuarta dimensión y ambos sabemos que allí el tiempo no es constante —con una sonrisa, agregó —aquí el tiempo es una variable más y depende si usted decide o no seguir soñando. Si sueña que está volando, significa estar satisfecho con todo aquello que posee, conoce los objetivos de su vida y sabe cómo lograrlos. Entonces volará muy alto por sobre los obstáculos de la vida y encontrará la felicidad. ¡Todos los poetas tienen alas y la capacidad de soñar despiertos! Por ese motivo compartiendo su sueño están sus amigos poetas.


Ahora… ¡A tomarse de las manos! —dijo el maestro, dando un golpe de palmas.

Casi inmediatamente comenzamos a transformarnos en pinturas al óleo de distintos colores. La palangana se llenó de pintura negra.


—En púrpura Vivian: simboliza poder, nobleza, lujo y ambición. Sugiere riqueza y extravagancia. En azul Shosha: lealtad, confianza, sabiduría, inteligencia, fe, verdad y el cielo eterno. En verde Magdalena: armonía, crecimiento, exuberancia, fertilidad y frescura. Marcela: símbolo de entusiasmo, creatividad En amarillo Adriana: es la luz del sol, la alegría, la felicidad, y energía. En naranja, la determinación, éxito. En mí, rojo: color del fuego y de la sangre, asociado al peligro, la lucha, la energía, la pasión, el deseo y el amor. En blanco, Neison: es bondad, inocencia, pureza y perfección. Y en negro, Emilio: representando el poder, la elegancia, la formalidad, el misterio, la autoridad y la intransigencia —explicó el Maestro, mientras nosotros, casi viscosos, lo escuchábamos
con mucha atención.

—El valor de cada uno de ustedes no depende del color que les he asignado, depende de las sensaciones que transmiten sus poesías —reafirmó Miró ante nuestra aceitosa mirada de protagonistas satisfechos —en el Renacimiento, los pintores buscaban el equilibrio de los colores, pero en el período Barroco descubrieron el juego del valor de los colores. Y el juego de esos valores, si es armónico, es pintura, es música, es poesía —mientras el maestro hablaba de los ojos de Shosha escapaban dos lagrimones densos.

— ¡Mirá vos! —sentimos murmurar a Emilio, dentro de la palangana.

Fue entonces cuando vimos sobre una larga mesa vecina al ventanal, ordenados en fila y surgidos de la nada, veinte telas vírgenes que parecían a la espera de ser pintadas.
Miró, sentado en un alto taburete de frente a ella nos dijo:

—Ahora ustedes pintarán estos veinte cuadros.

— ¡Nosotros somos poetas no pintores, Maestro! —dijo el tímido Neison.

— ¡ Sí que lo son! —contestó Miró —les dije que la pintura es poesía, por lo tanto la poesía es pintura. A mi pedido, saltará cada uno de ustedes de la paleta a las telas y las recorrerá como su imaginación sugiera, mejor dicho, como su inspiración sugiera. Deberán viajar por ellas sin detenerse, escribiendo los versos de un poema. Cuando crean que han dejado sobre la tela todo lo que pueden transmitir desde sus corazones, vuelvan a la paleta.

— ¡Salta, Negro! —ordenó el maestro.

Emilio no se hizo esperar, prácticamente se zambulló. Caminaba con pausas seguro de sí. A su paso dibujaba rayas paralelas, puntos grandes y puntos chicos, asteriscos, ojos incompletos, pestañas y un sin fin de símbolos que resultaban incomprensibles.
Los desparramó por las veinte telas.

— ¡Éste me parece que está borracho! —comentó Adriana en voz baja.

Tomó un descanso y una ginebra para inspirarse y se sumergió nuevamente en los cuadros. Ahora dibujaba líneas curvas, parábolas, sinusoides que unían esa serie de dibujos; comenzaban a asemejarse a collares con dijes extraños. Cuando terminó, saltando de uno en uno, fue dejando manchas grandes, medianas y chicas por todos lados. Agotado volvió a la palangana y se quedó dormido.

— ¡Muy bien! Cuando pinto cuadros en serie, lo hago de esta manera: Primero dibujo en negro aquello que me inspira el corazón, descanso y al día siguiente comienzo a trabajar muy temprano. —dijo Miró satisfecho de los poemas pintados por Emilio.

— ¡Ahora le toca el turno a los primarios!

Shosha, Adriana y yo, sin demorarnos, nos metimos en las telas y comenzamos a viajar, a pintar, a escribir o a soñar. Por mi parte, no estaba seguro de estar soñando dormido o dormido soñando, era todo confuso, alegre y divertido. El resultado era excelente, la serie comenzaba a tener vida.

—Los secundarios… ¡Al trabajo! —ordenó el maestro.


Ni Vivian, Marcela ni Magdalena se hicieron esperar. Paseaban por las pinturas, algunas veces solas, otras tomadas de las manos, salpicaban por aquí y por allá.

Antes de que ellas terminaran su camino, el Maestro le pidió a Neison que saltara al primer óleo. Cuando, Púrpura, Naranja y Verde terminaron sus poemas, se sentaron junto a nosotros sobre la paleta para contemplar la magnífica y sutil poesía de Blanco.
Le daba toques de luminosidad a la serie y no conforme, desinhibido, comenzó también él a saltar de uno en uno dejando manchas cerca de Negro, de Rojo y de Amarillo, para darles un soplo divino. La obra, nuestras poesías pintadas bajo la dirección del Maestro Miró, estaba terminada y era sencillamente maravillosa.

— ¿Qué título les ponemos? ¿Se les ocurre alguno en particular? —preguntó Marcela.

—Me vienen títulos de tangos —dijo Emilio, desperezándose después de la siestita.

—Son demasiado alegres y coloridas para ser tangos —comentó Magdalena.

—Si me permiten amigos poetas, siempre bautizo mis cuadros cuando están terminados, ellos mismos me los sugieren —acotó el maestro compartiendo nuestra alegría —esta serie de óleos me sugiere “Veinte poemas de amor”.

—Esos ya los escribió el Neruda —intervino Emilio.

—Exacto, es por eso que me lo sugieren, están pintados por poetas. Fíjense, son armónicos, no podrían apreciarse observándolos de a uno, es necesario mirar todos comenzando por el primero. A pesar de la belleza de cada uno como unidad, nos invitan a apreciarlos en conjunto. Son como los poemas de Pablo, leemos el primero y no dejamos de hacerlo hasta leer los veinte sin saltear ninguno, como las cuentas de un rosario. Ellos, los veinte poemas, nos pasean de la mano por el amor y los recorremos en un sueño —dijo el Maestro.

— ¿Y la “canción desesperada” —preguntó curiosa Shosha.

—La “canción desesperada” ya la pintó mi amigo, el otro Pablo, Picasso, se llama ”Guernica”. Recuerdo, cuando le pregunté porque había empezado por la última poesía me contestó que había leído a Neruda en árabe, y además porque el asesino del color era él. Excentricidades de ese genial pintor —agregó sonriendo el Maestro.

Absortos ante sus respuestas y tanta belleza, retornamos lentos a nuestra condición humana. Vimos cómo Joan Miró se encaminaba hacía la puerta de salida.

— ¿Dónde va don Joan? Quédese a tomar unos mates con nosotros —dijo Emilio.

— ¡Com on vaig, a la taberna a beure una copa de cava del Penedés! ¡els meus estimats amics poetes, adeu,fins al proximo somni!

Me desperté feliz, satisfecho; era un día de semana y no había alternativas, debía levantarme para ir a trabajar, no era posible quedarme en la cama gozando del sueño. Grande fue mi sorpresa cuando me vi en el espejo del baño. Tenía cuatro pares de labios pintados sobre las mejillas; de naranja, amarillo, verde y púrpura, y otro par de labios, azules, en la punta de la nariz.
Y pintadas sobre el espejo las palmas de dos manos; una blanca, saludando y una negra haciendo la "V" de la victoria.

— ¡Ay… el efecto del vodka! —dije semidormido, mientras me lavaba la cara.

 
rhcastro,28.05.2012
Carmen... Que te digo? Astolfo murio y...

NO se olvida. Alli vive muy dentro donde duele por todas partes.

Estoy contigo vieja cabrona. Asi como siempre:

Contigo y sin ti.
 
rhcastro,29.05.2012
Debì entender que hay quien nace en cielos alumbrados por multitud de estrellas, y quien nace en la ausencia de cielos.
Quizàs debì, pero no pude... Necesitaba agujerar la oscuridad y por el lienzo triste de la existencia inventar algo parecido a la luz.

Era yo personaje de pelìcula, de escena perversa en la mente del màs cruel escritor. Era èste tan pervertido, que tiñò el cabello negro y depositò en mi rostro una nariz muy larga, para que las sombras cayeran sobre los ojos, contrastantes lagos verdes bajo pestañas espesas. Un dibujante absurdo tiño la piel blanca. Negro y blanco por personalidad. Siempre extrema.

Cuantas veces agrupe los colores, imagine los rayos de multiples tonalidades. Matices de violetas con amarillos y azules suaves. Imaginè arcoiris entre el bosque y la cascada. Un rojo que incendiò la pasiòn. Fue la historia de otra trama, acà el infierno no se tiñe con un ligero naranja. Acà ni siquiera existe.

Alguien dijo 'Vive' Pero no pude, salvando tropiezos entre obstàculos mortales subsistes.
Entonces era una vez que era pero fuiste, un mono que de alambre manipulò la màquina que marca el tiempo para hacer el ridìculo, porque es la verguenza de otros lo que motiva. Y son estas cosas por lo que paga el mundo del espectàculo.
Aparece el oscuro, entre reflectores que iluminan la triste noche de tu popularidad. La estùpida diferencia en los estàndares de lo normal.

!Mira! Dicen: '¡Le han crucificado!'
Alguien llora imaginando el clavo, sin cerrar los ojos para no perder sangre y dolor ajeno. Se eleva en la butaca el aplauso, porque esta noche el ridìculo se retuerce de miedo. Ya nadie irà por palomitas al puesto.Ni beberà un refresco. Nadie quiere perderse la escena donde se tenza el cuerpo.
Mùsica corre por la sala, ese tipo de mùsica que duele cuando recorre las sonoras lìneas de lo perfecto... Entonces entiendo que no veo estrellas porque estoy allì, justo donde estàn las màs opacas, las que caminan entre la multitud y señalan con el dedo. Allà va dicen... Corren detràs para pedirte un autògrafo. Yo me quedo quieto. Muy quieto... Me tienen. Soy el dador de absurdos que no se atreven. Vuelvo a casa.




 
hugodemerlo,31.05.2012
que grande Leticia!
por eso te tengo entre mis favoritas
 
rhcastro,31.05.2012
Me gusta que te guste
 
ninive,31.05.2012
Luisito era un niño muy sano pero su cuerpo y su carita se le pusieron de color verde claro a los sies meses.
Los padres lo llevaron al médico cromatólogo quien les dijo que se debía a que Luisito pasaba gran parte del día boca abajo echado en el pasto. Al mes el niño era todo celeste. El médico dijo que era porque miraba siempre el azul del cielo.
Entonces les recetó a los padres que lo llevaran a ver flores de distintos colores y se detuvieran a mirar todos los colores.
El niño se curó.
Reflexión moraleja.:no te obsesiones con una cosa , hay muchas gamas y colores en la vida y en los sentimientos
 
hugodemerlo,01.06.2012
que buena reflexión ninive!
menos mal que Luisito cuando era verde
no se convirtió en el increíble Hulk! jajajaja
 
rhcastro,01.06.2012
No había leido esto de nínive. Un cuento(Porque esto sí es un cuento) infantil con moraleja para adultos.


Cuando digo esto es un cuento, es porque normalmente reflexionamos, narramos o nos hacemos bola con algún pensamiento y le llamamos cuento, pero eso es como querer cuentear a quien nos lee aún a sabiendas de que lo que estamos haciendo no es lo que se nos pide.

Es lo que me deja nínive como reflexión.

Respecto a repetirse en lo que escribes y mirar los demás colores de la vida, sí... Leía a Jhon Berryman esta mañana cuando dice en su poema:
Estoy aburrido, nada me entretiene, me aburre la poesía... Eso nos sucede constantemente a los poetas. Creo que quien realmente se sabe poeta, no siente la vida y no ve sus colores como la gente común. Es un estado de ánimo que ni el dinero, poesía, sexo, amor o desamor logra sanarte. le llamaría algo así como una enfermedad del alma que no alcanza a comprender el mejor especialista en la mente.
Me recuerda a becquer, escribiendo ese lindo cuento de reflejos de luna en el lago. Y pensar que alucinaba en su dolor, distraía su tormentoso soy en cosas irreales para escaparse de si mismo.
Inventaba un mundo propio donde aun allí salía lastimado. Porque así es el poeta... Se autoflagela.
Es todo un desvarío. Quizás sea por ello que tantos se suicidan.

Reflexiono sobre tu cuento ninive. Cuando logre escribir uno quizás me libere un poco de tanto jodido demonio que me cargo.


Gracias por tu moraleja.
 
rhcastro,01.06.2012
Hugo... Cómo se te ocurre ? jajajajjaja
Eres tremendo!!
 
hugodemerlo,01.06.2012
jajajajajajaja!!! Besos!
 
viento_sur,06.06.2012
quiero escribir un cuento con colores! se sigue con el celeste, el verde y el amarillo?
 
rhcastro,06.06.2012
Al parecer solo necesitas pintar viento ¡ Adelante!
 
cromatica,06.06.2012
yo también me apunto! siguen esos colores? (qué metiche! no?)
 
rhcastro,06.06.2012
A veces Hugo se nos pierde, pero creo que, emmm... Al principio, como al quiento o más mensaje aclaró que no había problema con los colores, deja reviso.

hugodemerlo:
''te pasaste de colores!!! Jajaja.
¿Que opinan che? ¿Seguimos con esto?
Se me ocurrió porque ayer en el puesto de revista de lacroze una nena le pedía un cuento para pintar a la mamá
Y me dije ¡Que buena idea!
Podemos dejar de lado lo de los tres colores y "pintar" con todos los que quieran!
Y sí no va, le decimos a ninive que elimine el foro y listo!
Total ya con los cuentos compartidos la pasamos bomba!''
 
hugodemerlo,07.06.2012
Gracias leticia!
Usamos toda la paleta de colores, para sus mágicas pinceladas!
 
silvimar-,07.06.2012
Antes que elimine el foro pondré un cuentito que le escribí a mi nietito, a el le gustó (pobre) me acordé de los colores y escribí algo, no es mi fuerte, bueno..no se cual es mi fuerte jaja....


El osito y el camión





El osito Juan era un osito muy lindo de peluche amarillo y unos ojazos llenos de sonrisas,
a el le gustaba que lo acariciara su amiguita Rosita, una niña con bucles rubios sostenidos por una cinta verde esperanza. Ella siempre iba a una plaza a jugar con su amiguito, se subía al tobogán y desde arriba lo hacía deslizar por sus maderas lustradas, feliz caía sentado sobre un montículo de arena tibia.

Un día se acercó un niño a jugar con ellos, traía un gran camión de color celeste atado con un largo hilo, ese camión era muy particular, de noche cuando el niño dormía salía a dar vueltas por la casa y jugaba con el monopatín y la pelota, todos los animalitos de peluche se subían en la parte de atrás y se divertían muchísimo, iban de la cocina al comedor y luego volvían a la sala de juguetes.
Cuando vio a Juan se dio cuenta que el tenía un alma muy colorida y llena de felicidad, muy pronto se hicieron amigos y hablaban con un idioma que no entendían los humanos.
Los dos niños se pusieron a jugar en las hamacas de color rojo y el viento sin colores parecía de arco iris para ellos, jugaron tanto que se olvidaron de sus juguetes, miraron por todos lados y no podían encontrarlos, Guillermo que así se llamaba el chico distinguió unas huellas de rueditas por todo el camino de tierra y piedritas desparramadas, ellos la siguieron como detectives, iban muy concentrados en las huellas cuando de pronto vieron el camión, se había estacionado a un costado del camino y llevaba al osito sentado, junto a ellos había muchas flores de distintos colores, al llevarlos cada uno a su casa encontraron pétalos fragantes entre sus brazos y rueditas, como eran niños no le dieron importancia y se reían mucho de eso.

Ninguno de los dos les contó a sus padres lo que había pasado, ellos no le creerían que sus mejores amigos tenían vida propia.

Los dos niños crecieron y su amistad duró para siempre y colorín colorado, este cuento se ha acabado!!!!!
 
hugodemerlo,07.06.2012
silvi me encantó! Nadie va borrar este hermoso foro!
Estoy esperando a juntar varios cuentos, y luego con el permiso de ustedes los voy a imprimir para que mi señora y sus amigas que trabajan en un jardín de infantes aquí en Merlo, los lean a los chicos!
Por supuesto con el nombre de cada autor!
Después les cuento más!
 
viento_sur,07.06.2012
Que lindo hugo! Los cuentos no son mi fuerte pero haré un esfuerzo para los niños de merlo... me pongo manos a la obra
 
hugodemerlo,07.06.2012
Gracias!!!!
 
viento_sur,07.06.2012
Gerardo el burro vivía en las sierras cordobesas, un lugar muy alejado de singular belleza, de verdes valles, celestes arroyos y azules lagos... ¡qué feliz que se sentía todos los días Gerardo!
Masticando Peperina en un día de sol dorado,fue sintiendo como poco a poco se iba enfermando, culpa de la basura que a los ríos los chicos estaban tirando...¡cuanto daño al pobre burro le estaban causando!
El doctor le dio inyecciones para que la fiebre le bajara, y los chicos preocupados le pidieron al burro que los perdonara, prometieron no ser descuidados ni distraídos y todos juntos ayudaron a limpiar el hermoso y valioso río.

 
rhcastro,07.06.2012
Los niños de merlo tendrán algunos textos para leer ha? Qué agradable que nuestros participantes cooperen con la causa.

Por favor de merlo, no se lleve los míos porque lo golpeará su esposa jejejjejeje. Esas cosas de terror no son para peques.

Ya escribiré algo adecuado en estos días
 
hugodemerlo,07.06.2012
Gracias María Julia!
 
hugodemerlo,07.06.2012
Dale Leti, espero el tuyo!
Esto se me ocurrió porque mi señora leyó un par y me dijo que en el jardín les leen a los chicos!
Estoy viendo porque leen cuentos con dibujos, entonces se me ocurrió, el hijo de un amigo es dibujante, y se encargaría de los dibujar los cuentos, los imprimimos a todo color lo hago anillar y listo, tenemos un libro de cuentos!
 
ninive,08.06.2012
En el pueblo había un negocio especial que sólo podían ver los chicos de dos y tres años.
Cuando los mellicitos Rina y Rony pasaban por allí le pedían a su mamá que los dejara mirar las vitrinas. La mamá pensaba que era un juego de los chicos y ellos saltaban de alegría viendo al payaso vestido de amarillo con el gorro colorado y verde, la princesa de vestido celeste y rosa y la escalera de colores. Cada escalón un color, verde, azul, violeta y anaranjado...
!cuántas risas !sobre todo cuando el viento traía montones de gasas blancas que envolvían todo el lugar como una crema. Los mellizos se alejaban de allí siempre cantando.... y la mamá no comprendía.
 
rhcastro,08.06.2012
Qué hermoso proyecto hugo. Ya vengo, mientras lee que hermoso cuento ha dejado ninive a esos chicuelos ha?
Se necesita alma de niño para escribir como niño y para niños.

Esto será todo un reto para mi. Gracias.

 
hugodemerlo,08.06.2012
que hermoso cuento ninive! A los chicos le va encantar! Cuántos colores para pintar!
 
hugodemerlo,08.06.2012
A ver leti, esperamos el tuyo!
 
rhcastro,08.06.2012
Se querían como hermanas.Se conocieron en un orfanato, un día una niña
grande golpeó a Abril por un trozo de pan y Aneth la defendió, cuando
logró quitarle a la niña de encima, Aneth decidió que ya era tiempo
de vivir donde no tuvieran que pelear por el pan y escapó con Abril
brincando la barda, aquella noche durmieron en un árbol de grandes
ramas que sirvieron como cama, después encontraron un yonque de autos
y vieron que allí había sillones grandes y muy cómodos, decidieron quedarse,
era el lugar perfecto para vivir.

Abril cargó una caja de madera pequeña, esa sería la mesa, después
Aneth trajo unas flores del parque que puso en agua y en el centro de la caja.
Les gustaba ese lugar, lo llenaron de tapetes de colores de los diversos autos
y era bonito, divertido. Además para llegar allí había que arrastrarse
por debajo de toneladas de fierro por lugares estrechos, lo que hacía
imposible que un adulto pudiera descubrirles.

Cerca del yonque, existía un gran tiradero de una tienda departamental.
Allí había muñecas, ropa, trastes, juguetes diversos, zapatos, libros de
colorear y lo inimaginable, todo con algún defecto de fábrica, por lo que
las niñas de tres o cuatro muñecas armaban una. La ropa tenía alguna
pequeña mancha o rotura, la remendaban y listo. Los zapatos si eran un
problema mayor, nunca encontraban a la medida, se ponían los diversos
modelos y reían.

Era divertido ser libre, subir a los árboles y mirar
el mundo hacia abajo, con toda esa gente caminando de un lado a otro,
esperar al repartidor de pan que dejase su bicicleta recargada en el tronco
y mientras cobraba en la tienda por el producto, ellas tomaban el pan necesario
para sobrevivir unos días. El jamás se daba cuenta, o quizás si y era el mismo
empleado de Dios quien le ordenaba ir a poner esa bicicleta bajo el árbol
para que las niñas tomaran del canasto.

Así crecieron, bajo aquella pila enorme de autos chocados y tapetes naranja, azul mar, amarillo sol, verde limón, rojo sandía y tantos más. Nadie
las descubrió, crecieron y se transformaron en muchachas preciosas, como muñecas
de tienda departamental, tan igualitas a las otras aun cuando habían sido armadas de todas esas cosas que otros despreciaban. Como las muñecas de su infancia.
Instruidas por la mano de Dios para la piedad, siempre que encontraban
a un niño sin hogar recordaban su historia y lo llevaban con ellas a vivir
junto a los otros que se fueron arrimando con los años, a aquel subterráneo
lugar donde no había bardas, ni rejas y mucho menos golpes, pero sobraba
la alegría cuando Abril y Aneth llegaban con grandes bolsas de mandado, juguetes
y cosas diversas para todos. Los niños las miraban como ángeles.
Quizás algún día ellos harían lo mismo. Porque dicen que quien recibe siempre termina dando.

Nunca otro adulto supo de la existencia de este lugar infantil.
Hay quien cree que es un cuento de hadas.

Y tú... ¿Qué crees?
 
viento_sur,08.06.2012
yo creo que tu cuento es excelente!
te sienta bien la ingenuidad jajaja
 
rhcastro,08.06.2012
Tu crees?
Pues allí está. Para los niños de Merlo.
 
silvimar-,08.06.2012
A mi me encantó! Y mas por el mensaje que deja a los niños, te felicito leticia..alli escodido..hay un lindo corazoncito...
 
silvimar-,08.06.2012
* escondido
 
rhcastro,08.06.2012
A veces.... jejejje. Gracias Silvi. Creo que es el primero que escribo. Hasta sentí raro jejejjejeje

Y quién sigue? Quién dice yo para los niños de Merlo?
 
hugodemerlo,09.06.2012
que grande Leti!!!!! hermooooosooooo!!!!
 
hugodemerlo,10.06.2012
vamooooooooosssss! estoy esperando!!!!!
 
abusimbel,05.07.2012
jaja soy fama!!! Ahora voy a poder postear...
 
rhcastro,05.07.2012
Y si...
 
Abusimbel,10.07.2012
El Mesero.

Una bocanada envolvente de humo me alejó de su provocadora mirada.
Sus ojos celestes no parpadeaban, pero aunque intentara disimularlo, el corazón se le escapaba por el escote de su vestido amarillo, cuando intentaba suavizar su insinuación con indiferencia.
Su mano izquierda se aferraba a los naipes que estaban sobre el paño verde de la mesa de juegos, mientras yo la imaginaba leyendo mis cartas de amor, tendida sobre el césped espeso de su jardín.
Muy delicadamente, su otra mano dejó el cigarro y tomó la copa de vino que yo había servido. En mi interior sentí que era el precioso líquido deslizándome por su boca e intenté pronunciar una frase estúpida, pero algo susurró a mi oido que no era oportuno y callé, perdiendo otra oportunidad de acercarmiento...
 
Abusimbel,10.07.2012
La bruja.

¿Eres tú Celeste? - preguntó la bruja del barrio a la rubia delgada que

estaba sentada en el tapial de la casa de su abuela. La muchacha no

respondió porque de pequeña, esa señora (que desde sus más remotos

recuerdos era vieja), la atormentaba en sueños.
¿Tú eres Celeste, querida? - insistió.
La muchacha sucumbió ante la amabilidad del tono de voz y la sonrisa

fingida de la mujer de dientes amarillos, y casi como producto de una

rara hipnosis contestó: "qué desea de mí".
- Necesito hacer un brebaje para embellecer a una solterona muy

adinerada del pueblo. Me dará $2000 y una cajita de palisandro llena de

pulseras de plata y nácar, si logro que al cabo de 35 días haya

conquistado al Policía en Jefe - explicó la bruja.
- ¿Y cómo puedo ayudarla yo? - preguntó Celeste.
- Para la pócima mágica necesito de la ayuda de la joven más bella de la

zona.
La rubia, muy oronda, se arregló el flequillo con los dedos blancos y

largos como velas de cera y se acomodó en la tapia, dispuesta a escuchar

más.
Al cabo de una breve pausa la bruja continuó: - Sólo necesito una pizca

de mucosidad de tus fosas nasales, que almacenaré en este frasco que

posee un conservante verde a base de hinojo fresco.
- ¿Y qué gano yo con ayudarla, señora?
- Te daré unas pulseras - respondió la hechicera.
- Me parece algo irrisorio. ¿Y si decido no ayudarla, qué?.
- El Comisario le pedirá la mano a tu padre y como tiene una propiedad

envidiable y un sueldo generoso, arreglarán una boda por conveniencia.
Y como una fotografía en la mente de Celeste, apareció el rostro deforme

y grasiento del jefe de la fuerza policial, sin faltar el detalle del

mechón de pelos que salía por cada una de sus orejas.
La bonita rubia no dudó un instante y excarbó con sus delicadas uñas

pintadas "a la francesa" dentro de su nariz, hasta hacerla sangrar.

Lamento no poder contar más, ya que nunca supe si el hechizo dió

resultado, porque al poco tiempo me mudé del pueblo.
 



Para escribir comentarios debes ingresar al sitio: Ingresar


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! |
]