TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / solo-sin-ti / Viuda

[C:100485]

En un pasado incierto.

Regina se asomó a la ventana y encendió un cigarrillo y miró al edificio de enfrente.
Con la primera calada, recayó en el por qué de su dolor de cabeza. La noche anterior, había anestesiado su pena en una botella de ginebra. Y hoy lo iba a pagar. Tiró el cigarro por la ventana y lo vio caer al vacío. "Tal vez..." pensó, pero rápido, cerró la ventana. Ahora alguien la mira a los ojos. Una joven con los ojos hinchados, el pelo revuelto, los labios cortados. "Dios... Estoy jodida". Miró más de cerca su reflejo. "Muy jodida". Acariciando el cristal de la ventana, cerró los ojos. Y de nuevo el dolor.
Hacía meses de la muerte de su compañera, su amiga, su íntima, su esposa...
Ahora debía comenzar a asumirlo, pero no podía, no quería, no conocía el cómo... No entendía las instrucciones para montar de nuevo su vida.

Una sobredosis de cocaína, eso le habían dicho los médicos.

Pero, ¿cómo puede haber pasado esto sin darse cuenta ella?. Dormía con ella a diario desde hacía años. A su lado. Se daban los buenos días todos los putos días del año. Y no haber notado nada... "Es imposible. Es inaceptable."
Inmersa en estos pensamientos, encendió otro cigarro y se dirigió a la puerta. Debía hacerlo. Debía ir. Se lo debía.

Montó en el coche. Arrancó... que extraño el no oír el comentario que siempre hacía Olga: "¡Anda burra! que tienes una forma de arrancar... que cualquier día me jodes el motor."
Se dirigió al cementerio, y aparcó. Respiró profundo y miró alrededor. La puerta de la última de las moradas. Bajó del coche y se dirigió a la entrada.
Se encaminó por el sendero, flanqueado de cipreses. Y siguió mirando al frente, incluso cuando ya había llegado a la tumba, como queriendo evitar su visión, y fue en ese instante, cuando comienzan a deslizarse por sus mejillas las primeras lágrimas del del día. Lentamente, dirigió su mirada hacia la tumba: "Olga Sanz Boix 1982-2005".
Eso era lo único que rezaba en su epitafio.
Ella que nunca fue una más.
Ella que era tantas cosas.
Ella que era un mundo, que era su mundo.
Regina se dirigió a la tumba - ¿Cómo...cómo.. - comenzó a murmurar - cómo te atreves? - gritó por fin.

Pero no hubo respuesta.
Y ahí estaba Regina, sola, rodeada de tumbas rellenas de muerte, de soledad y de dolor.

Se derrumba sobre la tumba de su amada y llora durante horas, hasta que Morfeo la envuelve con su abrazo.

Y así día, tras día, tras día...

Texto agregado el 19-04-2005, y leído por 150 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
22-05-2005 Sentí la soledad fria del cementerio ***** Salud y libertad buhomatrix
03-05-2005 te doy mis estrellas, porque siempre es rico que alguien valore lo que escribes, senti como avanzaba hacia la tumba de su amada, fuerte sensación corazonpartio
23-04-2005 mu chulo moreno, sentí escalofríos al terminarlo de leer. besos. Crisss
20-04-2005 Que bonito, me a encantado; sobre todo porque entiendo perfectamente lo que siente regina solo que yo aun no me e atrebido a ir al cementerio. besos wapo y sigue asi Blanca-oscuridad
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]