TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / golem / EL PLACER

[C:100550]

SI LA BONDAD EXISTIERA,
NOSOTROS YA NO ESTARIAMOS
AQUÍ……
(Julio Montsi) (Otro yo de mi) Antar Pimentel Layun II


Corría el lunes, el sonido ensordecedor de las calles manifestaban el inicio de semana. Las sombras acompañaban a los cuerpos que en multitud se dirigían hacia ningún lugar.

Daniel sin embargo se encontraba solo en la banca de un parque, su trabajo estaba concluido, su paga en la bolsa, su necesidad olvidada, su vida terminada.

El sol iluminaba el sitio donde se encontraba reposando, los rayos quemaban, calcinaban, más las manos de Daniel gozaban con ese dolor, ningún rasgo se manifestaba en su rostro, la piel gritaba por aquella acción, sufría, más la voluntad de Daniel parecía la de un penitente que gozaba.

En todos los rostros había risas, pareciera ser que la actividad producía placer en todos los cuerpos. El transitar de un lado hacia otro manifestaba una sensación de utilidad que se mostraba repugnante para Daniel ¿Cómo era posible que solo el deambular sin rumbo fijo produjera ese elixir de tranquilidad?

El hombre de la camisa azul se dirigía a cerrar un negocio que hacia tiempo había comenzado, cuantos beneficios le traería a costa del trabajo de todos los obreros de la empresa.
La anciana del vestido negro dirigíase a la siguiente avenida, donde sería arrollada inevitablemente por un autobús.
La chica del vestido verde que paseaba por la acera de enfrente hacia solo eso, pasearse y regresaría después a su casa tan sola como al principio.
El árbol se contoneaba al vaivén del suave viento.

Cuantos finales tan diferentes existían en cada movimiento, cuantas sin preocupaciones manifestaban para el ser divino, cuanto asco sentía Daniel por las vanidades que los motivaban.

Ese era el mirar y el sentir de un hombre que había preferido reposar ante el movimiento, pero que horas antes había tenido que moverse ante el reposo.

Serían aproximadamente las 4:00 de la tarde del domingo cuando el teléfono sonó. Una voz pesada manifestaba un deseo que se convertía poco a poco en exigencia, las manos de Daniel se mantuvieron firmes, un ¡Si, Entendido! Fue la única vibración sonora que irrumpió en el cuarto, la llamada se cortó y la bocina se depositó nuevamente sobre el aparato.

Daniel terminó de tomar su café, se dirigió hacia su estudio, abrió el segundo cajón del escritorio donde guardaba a Priscila, su bebe, una pistola Beretta calibre .38 especial, su preferida.
Se colocó la pistola en la parte de atrás de su pantalón y se cubrió con la chamarra de piel regalo de su hija.

Daniel recorrió lentamente el trayecto del estudio hacia la estancia principal.
Ese nombre lo mantenía confundido, Eloy Casillas, en algún momento él lo había escuchado, más no podía recordar el lugar o la situación que lo ligaban a éste, de todas formas el trabajo estaba aceptado, para mañana ya no sería problema ni para él ni para muchos.

- Adiós papá, que te vaya bien-
- Adiós hija pórtate bien y obedece a mamá-
- María, regreso mañana temprano, tengo que hacer un encargo-
- Adiós-

La cita se concertó en un restaurante cercano al centro, la fisonomía fue descrita, estaría en un motel acompañado de una muchacha que era del grupo, todo estaba calculado.

Eloy Casillas tenía que morir.

Daniel esperó que cayera la noche tomo un cigarrillo y lo encendió. Eloy, Eloy, un nombre no muy común pero… no-tenia nada de extraordinario.

La luna comenzó a asomarse al mismo tiempo que el astro solar concluía con sus labores y daba paso a la bienaventurada noche.

Un Ford Mustang modelo 98 se estacionó en la habitación #6 una joven descendía del carro, su corta falda le daba un aspecto de mujer barata mas que de agente, bien dicen que las apariencias engañan. La sombra de los pilares no permitía observar al sujeto que al mismo tiempo descendía del auto.

La puerta no tardó ni un segundo en abrirse y cerrarse, solo tenía que esperar cinco minutos para irrumpir en la habitación y consumar su trabajo.
El tiempo empezaba a correr, como si solo tuviera presente el cubrir los 5 minutos que separan la respiración constante de Eloy de la tranquilidad total, de ese tranquilizante que todos añoramos alguna vez; la muerte.

De pronto la luz se apagó, como pudo ser tan estúpida para permitir eso, ahora tendría que perder unos segundos en encender las luces, eso constituía un riesgo, pero tenía que tranquilizarse ya había realizado acciones semejantes en otras ocasiones.

Tres minutos y el reloj no se detenía.
Monto el arma, un leve viento soplo sobre la espalda de Daniel, la chamarra cubría perfectamente, su hijita había realizado una excelente compra.

Dos minutos, Daniel apagó el cigarro y se puso los guantes, ningún rastro debía de quedar, el recepcionista estaba pagado, los rostros impresos en un pedazo de metal y en un pedazo de papel lo habían convencido, a la hora señalada él saldría a comprar unos cigarros.

Un minuto. Daniel se acercó a la habitación, fue curioso escuchar el sonido placentero de un alma que pronta está a probar el éxtasis total.

¿Quién demonios era Eloy Casillas? Esta era la única ocasión en que una vaguedad como el nombre perturbaba su mente.

Tiempo cero, un golpe certero abrió la puerta que como ya estaba convenido no tendría seguro.

El apagador; hábilmente la mano de Daniel se postró sobre este y lo accionó, la luz se encendió, los rostros iluminados denotaron totalmente la identidad de nuestros personajes.
Eloy Casillas, amigo de la infancia de Daniel, asistieron al mismo Jardín de niños y a los dos primeros años de la Primaria.

Daniel recordó de pronto quien era.
En alguna ocasión lo encontró por la ciudad, no lo saludó no sabía quien era.
Eloy reconoció inmediatamente el rostro de Daniel, su lunar característico y la forma de sus cejas eran inconfundibles.
- Daniel – se escucho de pronto - recuérdame soy amigo –
La pistola se levanto, era curioso que no se hubiera disparado todavía, ¿Por qué el juego de la vida se divierte planteando situaciones así? Hubiera sido más fácil disparar sobre un desconocido.
¿Qué hacer? La pistola seguía en espera de ser accionada, Eloy lentamente se fue levantando.
- Calma, calma –
La mente de Daniel dio un giro inesperado, ¿Cuántos habían matado a alguien que estimaban? No lo sabia pero él quiso pertenecer a tan selecto grupo, un leve impulso de su índice y atravesó la barrera, Eloy se desplomaba, su cuerpo manchaba las sabanas blancas que llevaba enrolladas al cuerpo.

La mujer se levantó, tomo su bolso y entregó el resto del dinero, todo estaba concluido, un leve giro, la puerta se cerró.

Los guantes regresaban al bolsillo interno de la chamarra café, la pistola tornabase ya junto a la cintura y Daniel se dirigía a cenar tan tranquilo como el cuerpo que en ese momento yacía reposado en el cuarto del motel.

La cuestión no era hacer algo o no hacerlo, la cuestión era determinar la intensidad y la energía con la que se hacia. Así fue como Daniel llegó a la banca del parque a sentir como después del frío de la noche llegarían los rayos del sol en la mañana, todo estaba concluido.

Habría que esperar a que todo regresara a la tranquilidad para que el pudiera regresar a la actividad.

Daniel ……….. Hijita té esta esperando, ¿Por qué no regresas a casa?

Texto agregado el 19-04-2005, y leído por 121 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
17-06-2005 Una escena bien narrada. Me quedé con ganas de mas, de saber porqué lo mató, ¿Daniel es agente o Matón a sueldo? Por favor no me contestes, es solo la inercia del relato Peter_6
17-06-2005 Muy buena narraciòn y un atrapante final. Mis felicitaciones y estrellas y un abrazo fuerte. carloel22
13-05-2005 la frase del final le da un punto a la narración diferente, torna ambigua una historia típica de novela negra, realmente eres bueno en los finales, es como si de pronto tuvieses la capacidad d girar y colocarte en un ángulo totalmente distinto en el cual la prspectiva cambia por completo, ese giro en el aire es lo q atrapa sin duda al q t lee Vihima
06-05-2005 agradable narracion**** terref
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]