TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / lowenghard / EL AMOR

[C:100764]

Si quieres puedes soportar todas las cosas. Uno no se percata y puede hacer muchas cosas, hasta que le toca el infortunio de verse enfrente de gigantes, y tiene que pelear, batallar hasta el final. Es así como uno crece, partiendo por creer que puede hacer superaciones increíbles, dándose fe en los momentos que más la necesita, para seguir y para mirar puntos del pasado y verse reflejado en ellos para darse cuenta de qué cosas en realidad ha efectuado, y así mirarse en el espejo de la vida y observar cuánta musculatura ha desarrollado, o cuánta resistencia ahora posee. Es así como crecemos, nosotros los imperfectos humanos. Cuando otros creen que por voluntad de unos cuantos simios antropoides sin inteligencia razonable y lógica es como llegamos a estar en esta corriente del tiempo, cosas increíbles acontecen a millones y millones de criaturas especialmente sensacionales, cada una con sus propias historias y recuerdos imborrables marcados por los más intensos sentimientos.

Mientras unas cosas pasan, otras también pueden pasarnos, y así extender el las probabilidades de salir airosos en esta vida que solo nos da batallas, unas tras otras, interminables peleas para ver si este sistema nos puede o no derrotar. ¿A qué se debe esto? Si cada cierto tiempo o años aparecen esos fundamentalistas de ideologías necias y estúpidas que nos arrojan a un rincón del universo en donde lo único que importa es cuán hinchada tenemos la cabeza de conocimiento, dejando y/o excluyendo la verdadera esencia de nuestra composición como seres humanos racionales y pensantes, que aman y sientes, por sobre todas las cosas. Ésa es la única verdad que es capas de responder a todo ese sin número de cuestionamientos que se plantea la ciencia a ojos cerrados, cerrando sus mentes a los procesos que de veras nos identifican como la especie dominante de todo el globo terráqueo: la capacidad de amar, y de soportar terribles toneladas tan solo por ese mismo sentimiento.

Si uno mas uno es dos, según las leyes y enunciados de la matemática, ¿por qué diablos se intenta predecir lo que haríamos sin ellas? Pero si la raza humana ha sido capas de sobrevivir ante tanto desamor y episodios violentos, ¿por qué todavía sigue en pie una oportunidad de cambiar?

Si cada ser humano es capas de hacer grandes cosas en su vida (sea un individuo sano y que no le hace daño a nadie o si fuese un desatinado borracho y drogadicto que dice palabras y no muestra hechos), es que todo esto significa que existe implantado en nuestros corazones una fuerte determinación de mirar al futuro con otros ojos. Lo mismo, en el caso personal de millones de habitantes de este ahora sucio e inmundo planeta, que cada día tienen que soportar las presiones e inquietudes de la vida, las presiones en los trabajos, las injusticias de los sistemas que los gobernantes aseguran que son los ideales de una sociedad linda y perfecta. Y si vamos a un plano mucho más profundo, y descartando lo que no debería existir, a saber, las teorías e hipótesis, es que llegamos a las vidas amorosas de todas las personas. Aquí, aunque no lo creamos, hallamos poderosos vestigios de que sí somos una civilizada existencia, y que en nuestro interior sí existe el deseo más profundo de vivir en otras condiciones, en donde no existan los dolores del alma. A muchos les pasa, y nadie puede negar ni refutar ni contradecir este hecho, que cuando una persona está enamorada, aunque esté inválida o en las peores condiciones siempre lo que más le importará será la realización de sus deseos más profundos, esos que siente con el corazón, y que mucha gente dice que cuando eso pasa es que se está loco de remate y que sólo se actúa con las emociones. Es que tenemos el corazón en el pecho, y no en la cabeza. Eso nos indica que siempre sufriremos si nuestro amor no se realiza. Y siempre anhelaremos sentir la alegría de vivir con la realización de este sentimiento que rige todas las cosas, que rige hasta las cosas más elementales y a la vez complejas, como las leyes físicas y matemáticas que rigen nuestro universo. Si la fuente de la energía que necesita el universo para seguir en su constante movimiento o funcionamiento no se rigiera por el amor, no tendría los motivos adecuados para obrar en conformidad, y todo sería el caos absoluto, un constante reinicio de las propiedades de la vida y de todo cuanto se mueve utilizando el tiempo y los espacios dimensionales. El amor mueve todas las cosas. Hasta los más terrible y malditos criminales sienten amor por sus familiares, o por sus amigos, o por algún otro maldito bastardo, y si uno se venga matando a uno de los suyos, se sienten heridos en el corazón y nos perseguirán mosqueando nuestra vida hasta vernos tendidos en el suelo en medio de un charco de sangre. Es la realidad que el mundo vive hoy, pero existe una realidad que nadie nunca podrá rechazar por más que se enoje y salte de rabia sobre sus propios pies: que todo se mueve gracias al amor. Y como todos sabemos, el amor nos motiva a dar lo mejor que cada uno puede entregar, y eso significa que es una cualidad buena, que no forma parte del mal, o que no tiene concilios ni tratados con la maldad. Eso nos lleva a la siguiente conclusión. Es posible vivir en mejores condiciones, por que tarde o temprano, el amor acusará lo que necesita para seguir existiendo, y suprimirá todo lo que le estorba para su óptimo funcionamiento. Esto, no es otra cosa que el mismísimo significado del nombre de Dios, Jehová, “Él hace que llegue a ser”. No hay nada que impida que Dios haga lo que necesite hacer para resultar ser lo que se ha propuesto ser. Si dice que va a hacer lago, lamentablemente para los que les gusta portarse mal y ganar dinero fácil robándole o haciéndole daño al pobre resto de gente que ni siquiera le alcanza para vivir, y más encima le roban como si tuvieran mucho dinero, se cumplirá como esas leyes matemáticas que por sus enunciados es imposible que se contradigan o no se cumplan. Es así de simple, es así de cierto, y no hay nadie que pueda probar lo contrario, pues además de tener esta prueba lógica escrita en todas direcciones que nuestros ojos puedan ver, existen pruebas escritas en nuestros propios corazones, en nuestro propio código genético, y que mientras más nos conocemos a nosotros mismos, como seres humanos, como hombres, como mujeres, como niños, como adultos o como una sociedad humana compleja llena de cosas, más nos es posible percatarnos de que en un futuro, todo cambiará… y nuestros corazones verán la realización de nuestras más grandes aspiraciones, y así, vivir como deberíamos vivir: en plena felicidad y disfrutando de la realización de lo que dicta la fuerza que mueve toda la materia y lo abstracto que existe: el amor.


-------------------------------------------------

Texto agregado el 20-04-2005, y leído por 109 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
25-04-2005 Tu texto expresa mucha verdad, pero para mi Dios no tiene nombre, Dios es la fe misma de cada persona y forma parte de todo lo que nos rodea y de nosotros mismos... rosaroja
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]