TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / aldonza / SIGNO PESO (Parte 2)

[C:102570]

Y siempre igual me llamó. Nunca dejamos de vernos, aunque pasó mas de un año y nunca dejamos de salir y de querernos, todos le decían: ella es la mujer de tu vida, no la Mayne. Pero Odiseo aún conservaba los signos peso en su mirada. Su famoso viaje a España no resultó: Mayne se enteró de que aún nos frecuentábamos y lo mandó a la “mierda”. Ahora le pedía la firma de autorización para llevarse a su hija fuera del país. Éste no se la daría por que sí nada mas, Odiseo no daba puntada sin hilo: quería algo a cambio. El departamento en el centro estaba bien para él. Yo lo odiaba cada vez que hablaba del provecho que podía sacar de todo esto, me preguntaba cómo podía estar enamorada de alguien así, tan materialista, al punto de “vender” a su hija. Su disculpa era que la niña tendría un mejor estatus de vida, uno que él jamás podría darle acá en Chile. Se imaginaba a Raquel ( su pequeña hija) caminando por las calles de Nueva York, hablando en perfecto inglés, enviándole fotos junto a sus amigas “gringas”, en fin, sus ojos se llenaban de fantasías que el jamás podría hacer realidad. Aquel día domingo pasábamos la resaca (para variar) con una rica y heladita “limón soda”, nos comíamos unos pegoteados tallarines que habían quedado de la noche anterior, los había cocinado Odiseo, pero estaba ebrio cuando lo hizo: Error. Mientras disfrutábamos de nuestro almuerzo dominical en su departamento, tocaron la puerta, se asomó por la ventana del segundo piso y ahí estaba otra vez: La madre de su hija, nuestro obstáculo, mi fantasma. Me faltan adjetivos para definir a Mayne. Otra vez ebria, y yo otra vez debía pasar a segundo plano; pero ahora no tenía ganas así que me adelanté y puse en marcha el “PLAN DE EMERGENCIA EN CASO DE QUE APAREZCA LA MAYNE Y NO TE QUIERO EMBARRAR TUS PLANES PORQUE TE AMO MAS QUE A NADIE EN EL MUNDO”, algo largo el nombre, pero válido. Me paré de la cama rápidamente y me vestí, tomé mi bolso y bajé a abrir la puerta mientras Odiseo abría el sillón-cama, para que pareciera que alguien había dormido en él. Abrí la puerta y al verme sus ojos se llenaron de rabia: estoy completamente segura de que me odia. Salí y antes de que me dijera algo le expliqué: - “¿Sabes?, Llegué como a las seis de la mañana súper ebria, no tenía donde quedarme y el Odiseo me abrió la puerta y me dejó usar el sillón-cama, no le hagas ‘atados’, no te enojes con él porque es mi amigo, nada más. Chao”- Salí y no esperé que me dijera nada, simplemente bajé las escaleras del departamento y me fui a mi casa. Aún no sé si le resultará alguna vez algo de lo que ha planeado, no sé si algún día la Mayne caerá y le entregará los bienes materiales que él quiere. Lo único que tengo claro es que ya no quiero ser la segunda de nadie, no quiero cubrir sus faltas ni fabricar planes para salvarlo, sólo tengo claro que lo amo y quiero lo mejor para él, aunque para eso, mi nombre no sirva.

Texto agregado el 29-04-2005, y leído por 291 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
29-04-2005 Hum, una buena segunda parte, la resaca con tallarines pegados, el limon soda, todo el escenario es bueno, pero, los sentires de uno y de otra son los complicados, cuando en alguien en una relación hace prevalecer los beneficios que puedan traer anteriores cosas, caramba que es fuerte y algo como para hacer lo mismo que la mayne en otras circunstancias, mandar a la...c... mierda como dice la protagonista. buen relato 5* curiche
29-04-2005 Destruir rivales...t suena?? te lo presento para uqe lo practiques, es entretenido. Algo así como suprimir gente... saludos amigui. Coronel
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]