TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / andes / El señor no

[C:104000]

El señor no


De quienes tuvimos el placer de escuchar la fina obra de Norberto Noguera, el reconocido compositor musical, pocos saben ni se imaginan su afición a la negada negación, profesional en la materia, este maratonista del no, se privó su vida entera de decirse la verdad y con esto negó toda su permanencia terrenal con astucia ejemplar, diciéndole a quien se topaba por el frente, cuanta mentira se le ocurría en el subconsciente.

Vivió toda su vida siempre lleno de felicidad, ya que le importaba un carajo lo que pasase a su alrededor ni lo que su accionar causaba, como era una persona feliz todos lo querían y lo apreciaban hasta que este les mostraba su cara oscura. Con mirada de hielo, sus rayos helados penetraban la cabeza y desquiciando la mente de sus victimas transformaba las situaciones y la realidad para así lograr sus malignos cometidos.

Norberto también engañó a todos con lo que más quería; la música.
Gran compositor le dirá un entendido, mentira le respondería yo al aludido ya que el músico en cuestión, jamás escribió letra alguna. Mantenía amistad con un borracho genio llamado Fabián Fernández, este escribía las partituras que Norberto decía componía y le pagaba al desquiciado con licores, un puñado de pesos y su pésima compañía. Fabián noble como era, compartió con Norberto sus penosas borracheras, con las que desperdició su vida entera, hasta que se le apagaron las velas.

Poco antes de su muerte, Norberto mandó hacer un fastuoso mausoleo para albergar su putrefacto cuerpo por muchísimos años y mandó poner una placa de mármol que decía “Me voy a tu lado Señor mi Dios por el resto de mis días”.
Aunque no lo crean, su funeral estuvo repleto de gente que desbordó la iglesia y lo lloró sinceramente, entre ellos se encontraba Fabián, que permaneció a su lado en silencio y percatándose que se encontraba solo en este mundo, cayó en una terrible depresión que acabó a los pocos días con su inocua vida.

- Bienvenido seas- le dijo el señor una vez que llegó Norberto directamente a su presencia.
- Gracias mi señor- respondió Norberto mirándolo a los ojos para estudiar la situación y notando que el señor lo estaba evaluando, mágicamente y como solamente él sabia, cambió su expresión facial y dijo antes que el señor le preguntase - Soy tu hijo Fabián Fernández.-
- Mi querido Fabián- respondió el señor y mirándolo detenidamente hizo una pausa y prosiguió notoriamente confundido- la verdad es que no te conozco y no te esperaba, pero por alguna razón llegaste a mí, pasa a mi reino en donde gozarás de mi magnífico festín.

A los pocos días apareció en la entrada del reino Fabián Fernández, venía entero derrotado, lleno de culpas y totalmente arrepentido por haber desperdiciado su vida en el alcohol y por no haber explotado su gran talento.

- Así que tú dices ser Fabián Fernández- le dijo el señor al recién llegado.
- Si señor, me presento voluntaria y concientemente ante ti para entrar en tu reino.
- Aquel que voluntario se presente ante mí, entrará sin ningún cuestionamiento, pero me temo que aquí ya hay un Fabián Fernández y estamos muy contentos con él, no veo forma que existan dos personas con la misma identidad, aquí no hay lugar para ti.- y diciendo esto cerró el señor la puerta de su reino.

No le quedó a Fabián otra cosa que hacer que caminar en dirección opuesta, caminó y caminó hasta que llegó a un gran y hermoso portal, ahí lo esperaban, ahí fue que pudo disfrutar de la vida eterna.




(*) Tu comentario me sirve e interesa. Gracias.




Texto agregado el 06-05-2005, y leído por 184 visitantes. (9 votos)


Lectores Opinan
15-03-2006 Sugerente esa complicidad de personalidades, sobre todo en ese contexto de mentiras y suplantaciones. "La verdad nunca parece verdadera". (Simenon). azulada
04-03-2006 Lo que más me atrapó del cuento es tu capacidad de basar la historia en rasgos humanos llevados al absurdo, al sarcasmo, y además con un ingenio que produce una agradable tensión mientras se lee. Enfrentas bondad y maldad, que son herencias que a veces uno no quiere, volviéndonos víctimas de nosotros mismos. Me gusta tu estilo y me siento emparentado en tu escritura. Salud! Quilapan
10-09-2005 Una historia muy bien contada y con muy buen ritmo. Te felicito. ***** fabiangs
27-05-2005 Muy bueno!! jejeje.... el final genial.. todo lleno de imaginacion. Besos y estrellas!! Thais
25-05-2005 Un texto muy imaginativo, y eso no siempre es fácil. Enhorabuena. Un saludo. claraluz
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]