TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Maite / Volar

[C:104468]

Desde pequeña su imaginación siempre fue muy grande, sobre todo cuando no tenía control sobre ella, o sea en sus sueños, en los cuales todo podía
suceder, pero hubo uno que la persiguió por toda la infancia hasta su madurez hasta llegar a ser el único, en el principio una diversión propia de una
niña, después como una pequeña obsesión, una distracción de los problemas cotidianos.
Su único sueños era volar, pero su sueño no era igual a los que tal vez tenían los niños de su época, o por lo menos así lo pensaba ella. No soñaba con ser aviadora, recorrer los cielos en alas plateadas a velocidades increíbles, tampoco soñaba con ser la primera astronauta sin temor a lo desconocido, cruzando nuevas fronteras espaciales.
Lo único que quería era volar, flotar por el aire y hacer piruetas como solía hacer Peter Pan en los cuentos que leía en su niñez. su sueño era
único como puede llegar a ser un sueño y le pertenecía de modo que jamás se atrevió a contárselo a nadie.
Tal vez algún psicólogo, psicoanalista o cualquier psico que se precie de serlo lo habría denominado evasión a la realidad.
A ella no le importaban las definiciones, en cierto modo era su secreto de la felicidad, pues cada mañana después de hacer su recorrido por distintos
cielos, se levantaba con una renovada alegría sin preocuparse, o tratando, de las adversidades
Así fue que creció, entre realidad y fantasía, agobiada vivía sus días, tratando de no ahogarse en los problemas cotidianos, tratando de sobrevivir
en un mundo hostil, viviendo su realidad mortal, ansiosa porque llegue la noche para escapar a un mundo solo conocido por ella, para surcarlo con
nuevas piruetas y sentirse feliz por estar ahí lejos de todo, y así vivir su vida inmortal de sueño como todas las noches.
Pero llegó un momento de su vida en que la realidad le demostró que la vida no es solo sueños, muchas cosas suceden y la mayoría no son tan felices ni
alegres como ellos, que con solo la fantasía de volar no se podía ir a ningún lugar, compendio que los problemas no se iban tan lejos como para perderse infinitamente.
De pronto comprendió que su sueño podía hacerse verdad, su tan anhelado sueño de volar y que no tendría temor ni vacilaría llegado el momento, se
iría por los cielos de su niñez.
A la mañana siguiente de la revelación, un transeúnte, cualquiera, de esos que les gusta caminar con las primeras luces del día, sería sorprendido por el cadáver de una mujer a la que le gustaba soñar, en un mundo donde no esta
permitido volar.

Texto agregado el 08-05-2005, y leído por 82 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]