TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / silviasayago / NUBES

[C:107465]

Nubes... Caminan incesantes por el cielo, viajan y se mueven indómitas... Saliendo de casa las percibo más que mirarlas. En tanto, no sé que otras sensaciones van recorriendo mi cuerpo. Después de dejarte en casa no sabía que hacer: acudir de nuevo a la misma persona puede ser algo agotador, estresante. Y todo está cambiando entre nosotros, sin que pueda evitarlo. Y, ¿para qué evitarlo?


De nuevo en la esquina pienso en las nubes que se han tornado grises. Pronto lloverá.
Hubo un tiempo en que éramos tan próximos, no había cosa que no te dijera. Pero hoy, después de tantos años juntos me doy cuenta que eso dejó de ser. Ya no hay más conversaciones graves y silencios armoniosos. Nada de lo que te interesa me causa interés ahora.

Al cabo voy camino al trabajo, un lugar donde distraigo mis pensamientos y me concentro en cosas sin importancia. Olvido por unas horas que vivo al lado de un extraño, de quien no sé casi nada... y antes sabía tanto.

Yo misma me he vuelto extraña. No tengo los mismos gustos y cada día estoy más consciente de que pierdo mi esencia.

Me aferro a los recuerdos felices de mi adolescencia y revivo los tristes con la crueldad que me caracteriza. Este sentimiento de insatisfacción no me abandona. El amor no fue lo que esperaba, y mientras crezco lo voy comprendiendo. Luego está la inseguridad y el ver pasar los días. No existe en mi el deseo de morir, al contrario, quiero estar para sentir y ver cosas nuevas, experimentar cambios y crear... pero a pesar de ello queda la sensación de no estar aprovechando el tiempo, que pasa inexorable.

Luego estás tú. Tan lejano y tan extraño. En un momento de debilidad quiero hablarte de mi, de mi necesidad de afecto y de que me escuches. Pero esa parece ser una expectativa muy elevada, pues es como si tuviera la certeza de que me mirarás con aburrimiento e ignorarás mis palabras. También tengo miedo de que ese momento sea causa de enfado entre los dos. Entonces sé que diré cosas horribles y te preguntaré por qué seguimos juntos.

Luego no me queda más que mis relatos, estos que un día que me siento competente los transcribo (pues la mayoría ya están impresos en mi mente) aunque sé que no encontraré quien los lea.

Siento la soledad y me duele, aunque me recrimino sentirme sola teniendo una familia. Pero comprendo que estoy sola porque ciertamente no conozco a alguien que tenga cosas parecidas en la mente a las que yo poseo.

Ya casi llegó al trabajo y perderé la consciencia de lo que siento. Es como un extraño viaje hacia dentro de uno mismo, que al tocar la realidad será interrumpido. Como me gustaría tener la mente en blanco por más tiempo, pues estas pequeñas incertidumbres son pesos extras en mi existencia.

Recuerdo que hubo un tiempo en que todo lo dejé por permanecer a tu lado, y que tu buscabas mi compañía sobre todas las cosas. Me apena pensar en ello, pues es descubrir que eso ya no existe. Así que sigo caminando hacia la puerta del trabajo, y voy ahogando un sollozo, voy acallando esas voces internas que me piden correr y no detenerme. Al fin llegué a mi escritorio y dejaré de pensar en ti, como hago siempre.

Texto agregado el 19-05-2005, y leído por 76 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
16-06-2005 ESCRIBES DE UNA FORMA SORPRENDENTE, QUE LLENA ESPACIOS VACIOS, TE FELICITO. STILLE
07-06-2005 "Pero comprendo que estoy sola porque ciertamente no conozco a alguien que tenga cosas parecidas en la mente a las que yo poseo." oración para el pensamiento.. me gusta como escribes y como vas avanzando en el cuento divagando por tu mente y describiendo el exterior, lo que persives con detalles, bien logrado y me alegro que ya no estes sola en el mundo, habemos más con la cabeza como tu. 398579234785293 estrellas mateoroquesk
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]