TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / La_Columna / El matrimonio gay y la defensa del miedo (de mi columna sabática, por Moebiux)

[C:115409]



Hoy, sábado 18 de junio, el tema para esta columna viene forzosamente marcado por la actualidad en mi país. Y es que esta tarde —cuando escribo esto todavía es de mañana— hay convocada una manifestación en Madrid en contra de la ley que permitirá a los homosexuales casarse. Aunque los convocantes han utilizado un subterfugio: dicen que la manifestación es “a favor de la familia”, institución que, según ellos, está siendo “atacada”.

Veamos... ¿El hecho de que dos ciudadanos homosexuales puedan casarse y adoptar niños ataca a las parejas heterosexuales? En primer lugar, recuerdo que un hombre o mujer soltera ya puede adoptar un niño, sin necesidad de explicar sus tendencias sexuales, por lo que ya es una realidad la existencia de niños criados por una pareja gay. Y según un estudio realizado en Madrid sobre 10.000 niños en esa situación, ninguno de ellos ha mostrado señal alguna de haber sido mal criados ni de haber desarrollado trauma alguno por tener dos papis o dos mamis.

Y en segundo lugar... ¿en qué puede afectarnos a los heterosexuales que dos gays se casen? Cuando se legalice el matrimonio entre homosexuales, ¿se separarán todas las parejas heterosexuales? ¿Todas aquellas parejas heteros que planean casarse dejarán de hacerlo? ¿En qué —por favor, que alguien me lo explique— en qué nos “atacará” a los heteros que dos personas del mismo sexo que se amen se casen? ¿En qué?

Entonces, ¿qué es lo que defiende la organización convocante de la manifestación? ¿Y la Iglesia católica que la apoya? ¿Y el Partido Popular?

Por un lado, tenemos que bajar a la arena política, y es que el Partido Popular —incapaz de asumir su pasada derrota electoral— está ejerciendo una oposición destructiva persiguiendo la acción del gobierno convocando y/o apoyando cualquier manifestación que pueda serle útil, además de que mañana hay elecciones en Galicia, un tradicional feudo del PP donde las encuestas dicen que pueden perder la mayoría absoluta.

Pero por otro, hay algo más terrible...

La intención de esa organización como de la Iglesia católica al apoyar esta manifestación es apoyar un determinado concepto de familia, el ultra—católico. Y, con ello, lo que buscan es algo que está sucediendo en otras partes del mundo: negar la separación entre razón y fe.

Durante muchísimos años, la fe católica —y de la casi todas las confesiones religiosas— se mostró como una forma —cuando no la “forma”— de conocer e interpretar el mundo. De hecho, los fanatismos religiosos lo que hacen es imponer la fe a la razón (recordad cuando a Galileo le obligaron a renunciar públicamente de su teoría de que la Tierra giraba alrededor del sol), porque mediante la razón el ser humano es libre y mediante la fe —que es un hecho sentimental, emocional— es más fácil tener sometida a la población.

El Renacimiento, colocando al hombre en el centro del universo y no a Dios; y la Ilustración después, con su defensa de la razón y la ciencia, fueron los puntales en occidente para que las mujeres y hombres fueran separando fe y razón como dos formas muy diferentes de interpretar el mundo.
Y a través de los siglos posteriores, en especial el siglo pasado, en occidente esta diferencia se ha ido acentuando con la laicidad y aconfesionalidad de los Estados. Los poderes estatales dejaron de estar elegidos por Dios y las directrices religiosas han ido siendo arrinconadas a la esfera particular, que es el territorio adecuado para la fe y para las creencias y sentimientos religiosos.

Pero ese movimiento no agrada a los fanáticos, ávidos de poder, que luchan despavoridos ante su pérdida de influencia. ¿Cómo combatir esa falta de influencia sobre los asuntos públicos que antes tenían por mandato “divino”? Acentuando sus posturas más extremas. De ahí que surjan los movimientos fundamentalistas en el mundo árabe, en los Estados Unidos y ahora, hoy, en España. El fundamentalismo se basa en el mito, en lo irracional, en lo puramente sentimental. La Razón es, pues, su enemiga. Si la gente piensa por sí sola, no se la puede dominar. Hay que crear miedo, dar la sensación de que fuera del Credo todo es caos y corrupción, peligro para nuestra identidad. Y hay que buscar como sea que los credos de la fe sean tomados a la misma altura que los resultados del racionamiento (un ejemplo es que en muchos institutos estadounidenses, asociaciones de padres ultraconservadoras han logrado imponer que a sus hijos les enseñen la teoría de la evolución y la teoría de la creación del hombre como si las dos fueran igual de válidas. Es decir, el profesor, traicionando todo lo que ha aprendido, deberá decir a esos jóvenes que Darwin y el Génesis bíblico son dos explicaciones igual de válidas para entender la aparición del hombre en la Tierra).

Es por eso que hoy hay una manifestación “a favor de la familia”. Cuando no hay argumentos razonables sólo queda el mito. Y la parte de la sociedad española que hoy saldrá a las calles es aquella que estuvo siempre en contra de cualquier avance científico, político, ético o incluso religioso que daba más libertad de elección a los ciudadanos. Es el Antiguo Régimen, la mentalidad medieval, que todavía colea. Es querer negarse y negarnos la posibilidad de conducirnos por la vida mediante el respeto a todas y a todos, mediante el diálogo argumentado, mediante la compresión, el afecto y el uso de nuestra mejor capacidad: el intelecto.

Dicen que defienden a la familia, pero no. Defienden el pasado, la caverna, el imponer una creencia al resto, el retorno al mito y al miedo.

Afortunadamente, somos la mayoría los que no tenemos miedo.
Pero no por ser especialmente valientes, no.
Si no que, simplemente, tenemos la conciencia tranquila.


Texto agregado el 18-06-2005, y leído por 208 visitantes. (9 votos)


Lectores Opinan
14-07-2005 Entré a leer el artículo solamente por el título. Lo leí completo por supuesto, pero a medida que avanzaba la decepción era cada vez mayor. No entraré en el tema del artículo para dialogar sobre él, porque es necesario plantear con seriedad y a fondo cuestiones previas. Si se pretende un debate racional...no entro en los debates ideológicos, pues la "ideología" (en el sentido que utilizo el término; podría utilizarse con otro significado; es cuestión de ponerse de acuerdo) es totalitaria, y excluyente. Pensar único. Allí no entro. Pues bien... algunas tesis podrían, quizás, fundamentarse, si previamente, delimitas algunas categorias y enunciados, por ej., "MEDIANTE LA RAZON EL SER HUMANO ES LIBRE"; qué comprendes por " fe", "creencias" etc. etc. etc. etc. Perdona que sea un poco fuerte en lo que digo: pero del siglo XVIII al siglo XXI, en filosofía y en ciencias ha pasado muchísima agua bajo el puente. Después de la crisis de la racionalidad moderna moderna (producida hace 60 sesenta años, por poner una fecha, de forma convencional) no veo cómo se pueda hablar como si estuviéramos en la Ilustración del Siglo XVIII. De todos modos es cuestión para debatir. Por lo expuesto no me parece de valor tu artículo. Carece de fundamentacion racional, aunque podría ofrecerla. Demás está decir quie respeto tu opinión sobre las parejas de los homosexuales y el resto que dices. Es más que respetable. No puedo cantarte estrellas...sí invitarte al diálogo sobre los temas de fondo. islero
01-07-2005 ¿Cuántas Madres y Padres solteras(os) existen? ¿También deberían ser considerados como atentados contra la familia? ¿Acaso han criado hijos traumados y anormales? No hay ninguna estadística ni fundamento razonable para impedir que un niño tenga 2 Papás o 2 Mamás, lo importante es el amor y el cariño que se les prodigue. Peter_6
24-06-2005 Millones de niños se mueres de hambre por día. Pueblos enteros son arrasados por otros. En la caverna de la que habña el texto existió Minotauros, según el mito cretense. Hoy redivivo de otra forma. El poder, que por su dinámica tiende a devenir abosluto, deglute todas la diferencias. Y todos los hombres y mujeres, temerosos, tiemblan de ser llevados, a la caverna, a los pies del Nuevo Minotauros. Por supuesto del duscurso único excluyente. Los latinoamericanos debemos contextualizar con prcisión los problemas y no comprarnos espejitos de colores. Me parece. Ni discursos ajenos y extraños. Máximo islero
22-06-2005 LLevaba algunas columnas atrasadas y empecé por las últimas, así que dejé ya una "perorata" en la de nomecreona y ahora compruebo que que tocais el mismo tema.(dos magníficos trabajos). No me parece justo castigar al personal repitiendome como el ajo, ni pasar por esta tuya sin dejar mis felicitaciones por esta estupenda columna. entrelineas
21-06-2005 En todo de acuerdo. Vengo de la columna de nomecreona. De la tuya extraigo lo que de síntesis tienen ambas: El afán de poder les está perdiendo. Unos porque no han podido digerir que hicieran levantarse de sus sofases a los indecisos y les hundiesen sus ilusiones en las anteriores elecciones y los otros porque la razón está ganando el pulso a la fe y se les va el poder y se les mueve el sillón arzobispal. Pérdida de poder; en dos palabras. MIEDO. Estupenda columna. Un abrazo. graju
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]