TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / gui / Enamorados

[C:121861]






-¿Recuerdas mi niña ese día?
-¿Cómo habría de olvidarlo? Ha pasado casi un año desde entonces y aún se dibujan muy claros los detalles en mi mente. Yo iba distraída caminando y apareciste de repente y me empujaste sin darte cuenta. Te miré con rabia pero mi malestar muy pronto se diluyó al contemplar ese rostro tuyo de niño afligido que se ve atrapado en plena travesura.
-Estaba realmente asustado porque pensé que te había dislocado el hombro. Ese día iba apurado ya que…
-…tenías que entregar algunos libros en la biblioteca. Recuerdo cada palabra que me dijiste mientras me sobaba y a medida que hablabas, creía reconocerte y tu voz y tus palabras parecían calzar perfectamente con aquel ideal que guardaba en mi mente.
-¿No me vas a decir que me confundiste con tu príncipe azul?
-Es que nunca ha existido un príncipe azul en mis sueños sino un hombre de carne y hueso, un ser humano que me entregue calidez, un hombre que se parece mucho…a ti.
-Yo me quedé arrobado con tu dulzura de niña buena, con tus ojos tan profundos y luminosos y esa risa melodiosa que lo hace a uno sentirse en las nubes. Me sedujiste de inmediato.
-¡Mi niño!
-Pienso en las circunstancias que facilitaron nuestro encuentro, en esa fracción de segundo que permitió que tu hombro estuviese en ese punto exacto para que yo lo estrellara, que si se me ocurre pasar algunas décimas de segundo más tarde, tú habrías desaparecido de mi visual para confundirte con la marea humana.
-Y nunca nos hubiésemos conocido. Y seguiría añorándote aún sin conocerte y buscándote a ciegas con este lazarillo impenitente que late dentro de mi pecho.
-Y yo habría perdido la oportunidad de escuchar tu sonrisa de pajarillo libre, contemplar tu figura de niña que esperaba el suspiro de mis labios para transformarse en mujer. ¡Te amo tanto! ¡Tanto!
-¡Y yo a ti! ¡No sabes lo profundo de mi sentimiento!

Es temprano aún pese a que el sol ya se recostó en la lejanía. Al igual que en una bella postal, sus siluetas juveniles predominan sobre el fondo anaranjado de la tarde. El la abraza y juntos caminan por la avenida solitaria. Se aman pero a la vez temen que aquella misma circunstancia que permitió su encuentro, esta vez manipule sus mañosas artes para divergir irremediablemente sus caminos. Esta vez puede que no sea un choque accidental sino una palabra no dicha, un silencio mal interpretado, un te quiero sin el énfasis esperado, una mirada vacía. Y así, sintonizados en sus latidos pero alerta a cada situación y con el alma suspendida de un delgadísimo hilo, se pertenecen con la mirada y con los besos, con sus caricias y promesas, con esos reconocibles guiños y sus deliciosas complicidades…













Texto agregado el 12-07-2005, y leído por 2129 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
14-07-2005 Es muy lindo, realmente lo es... felicitaciones y gracias por compartirlo. jackievidela
13-07-2005 Solo puedo decir que me ha sacado lagrimas ...se lo agradezco mucho...yo solo espero una cosa...que todo sea cierto tarjita
13-07-2005 un broche pa los 700, l´amour! anemona
12-07-2005 qué más trabajar si está perfecto***** india
12-07-2005 Sería más interesante si trabajaras más el tema de las "circunstancias" Chepino
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]