TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / La_columna / Entre mitos, razón y suerte. En la columna de los lunes. Por carloel22.

[C:123359]



Vivimos en un mundo particularmente racional y por eso tendemos a creer que siempre debe existir una razón lógica que explique cada cosa.
Cuando alguna cosa no sale como calculamos, nos desesperamos tratando de encontrar la razón que nos amaine la culpa.
Cuando todo termina bien y demasiado rápido según el tiempo y el desarrollo que habíamos calculado, nos preguntamos como fue que pudo pasar tan rápido. Nos sorprendemos si nuestro entendimiento no nos alcanza a explicar el resultado.
En ambos casos, no encontrarle un racionamiento es recurrir paradójica mente a las explicaciones nada racionales.
Ideas acerca del azar, la suerte, la buena o mala fortuna. Millones de personas aceptan cada día abnegadamente, la idea supersticiosa de que la suerte está en su contra o a su favor, según el resultado de la acción que desarrollan, es la base para sostener el mito del azar.
"Solo somos bufones en el reino del Azar, gobernados por un monarca despótico cuyos caprichos son nuestras órdenes" (Shakespeare).

Y sin embargo no es tan así, la suerte o la razón son viejos conocidos pero no viven todo el tiempo en la misma casa.
El mito o el raciocinio, han llegado a convertirse en una idea fija.
A veces existe, admitamos acontecimientos que en nuestra existencia nos hace enfrentar al azar, y otras veces al razonamiento; pero deberemos aprender también a poner a prueba nuestros recursos en tales momentos, esa aceptación del "azar" o de la "razón" nos hace conformarnos interiormente. Nos hace recibir un premio consuelo que no es otra cosa que darle razón a la vieja leyenda...

...Cuenta la leyenda que un rey tenía un consejero que ante las circunstancias mas adversas siempre tranquilizado al soberano diciéndole que todo lo que pasaba era una buena señal.
Un día andando de caza el rey se cortó un dedo. Quejándose de su desgracia y con sus sirvientes intentando controlar la herida, el rey llamó a su consejero y este le dijo:
.-Qué suerte, alteza, qué suerte.-
El rey cansado de que su consejero no le dé una razón mas lógica a los acontecimientos, decidió expulsarlo de su corte.
Mientras retornaba al pueblo acompañado por dos vasallos, el consejero repetía :
.-Qué suerte, qué suerte.-
El rey continúo la cacería, cuando de repente fue capturado por salvajes que lo condenaron a morir en la hoguera, como sacrificio a sus dioses.
Cuando preparaban el ritual, y vieron que le faltaba al rey una parte del dedo los salvajes razonaron y decidieron que no era digno el capturado, al estar incompleto, como digno sacrificio para su divinidad.
Al regresar en libertad, el rey recordó las palabras de su consejero, aquellas que había expresado cuando cortó su dedo y lo mandó llamar.
Le dijo:
:- Ciertamente, fue una suerte que haya perdido parte del dedo, de lo contrario estaría ya muerto. Te pido me perdones y vuelvas a ejercer tu cargo de consejero, pero, también cuando te despedí, al regresar, me comentaron mis vasallos que repetías: "Que suerte, qué suerte". ¿Te alegraba acaso alejarte de mi corte?.-

El consejero sonrió:
.-No su alteza, no me alegró. Pero reconozco que razoné y si no me hubieses despedido, habría estado contigo cuanto te capturaron y, como tú serías rechazado, hubieran decidió sacrificarme a mí.-

Vivimos en un mundo particularmente racional y por eso tendemos a creer que siempre debe existir una razón lógica que explique cada cosa.
La suerte o la razón son viejos conocidos pero no viven todo el tiempo en la misma casa.
Intentemos vivir cada momento sin tantas culpas o remordimientos.
Razón o suerte son complementos, respiremos lo que se nos presenta sin buscarle tantas explicaciones a un hecho fortuito, ni tampoco tanto azar al razonamiento, que la matemática no es toda la vida, por suerte y paradójicamente, es solo una ciencia.

Texto agregado el 18-07-2005, y leído por 133 visitantes. (5 votos)


Lectores Opinan
23-07-2005 No viven es verdad bajo un mismo techo, pero es lindo como vos decís perder un poquito la razón a veces y también el entender para dejarse llevar por los momentos. Mis besitos y estrellas. Fabi. fabina
20-07-2005 Casualidad, azar, hecho fortuito…siempre me han parecido los nombres que nos hemos inventado para designar a aquellos eslabones que no conocemos de la cadena. Por eso suelo hablar de “Causalidad “. La necesidad de conocer y aprender que tiene el Hombre en su paso por la vida, a veces le hace acudir de forma casi exclusiva a la razón, llegando a utilizar a veces de forma extrema meros mecanismos de lógica con los que calmar la desazón que produce lo desconocido. Otras veces, y por puro talante, le lleva a renunciar de forma esencial a la razón, y moverse dentro del mundo del azar, y hablar de la eterna mala y buena suerte, como elementos que condicionan y justifican lo que no llega a comprender. Supongo que, aunque remanido, acudir a un termino medio no es mala cosa. Y así intentar razonar, para entender las “reglas del juego” mantendrán viva nuestra capacidad deductiva e intelectual, pero reconocernos como un eslabón más dentro de esa cadena de lo desconocido y ceder paso a la intuición y hacer concesiones a la magia de lo desconocido, también parece tener un encanto maravilloso. Personalmente te confieso que aunque me declaro una curiosa empedernida, en muchos casos me seduce no indagar y disfrutarla antes de que se haya desvanecido. Gracias por este Columna tan interesante, Pedro. Te felicito. entrelineas
19-07-2005 "Vivimos en un mundo particularmente racional y por eso tendemos a creer que siempre debe existir una razón lógica que explique cada cosa." ¡ Por supuesto! ¡Claro que sí, Pedro! Lo que nos interesa y nos acomoda ¿No te parece? Y continuas: "Cuando alguna cosa no sale como calculamos, nos desesperamos tratando de encontrar la razón que nos amaine la culpa." - Y a culpabilizar al mundo, - por supuesto-. "Cuando todo termina bien y demasiado rápido según el tiempo y el desarrollo que habíamos calculado, nos preguntamos como fue que pudo pasar tan rápido. Nos sorprendemos si nuestro entendimiento no nos alcanza a explicar el resultado." Mira, Pedro, no te preocupes, que siempre buscaremos una solución: una víctima ¿Qué hacer? Por supuesto: ¡Matarla! Quitarle la vida, para que no hable, para que no pueda expresarse ni sonreir... Espero más comentarios a esta Columna, de tus amigos y amigas. maravillas
19-07-2005 ¡Qué pena que esta belleza, hoy, no sea comentada. Bien, empecemos: hablas del azar, de la casualidad ¡Nooooo! Hablas de la "causalidad". Todo tiene una causa, y porqué. Otra cosa es que nuestra estrecha y limitada capacidad llegue a comprender tanta grandeza. El razonamiento, la razón, jajajajaja... Dejemos que hable el corazón y adelante, Pedro, que estás en vena. 5***** y + las que el cielo te ofrezca esta noche. maravillas
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]