TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / gui / El golpe maestro

[C:132135]






El General considera la situación en su cómoda sala. La guerra ha llegado a una instancia crucial en donde cada movimiento es estudiado con minuciosidad ya que de ello depende la gloria o la derrota. Los símbolos se van desplazando sobre el plano y el jerarca, frunciendo el ceño, bosqueja en su mente matemática el movimiento exacto que producirá el jaque mate del rival. Vinicio, su hijo regalón, un simpático muchacho de unos diecisiete años y que padece del síndrome de Down, contempla el febril entorno con sus ojos rasgados, sin moverse de su cómodo asiento. El general Patrick está con su primogénito en todos los eventos, aparece con él en las recepciones oficiales y en el parque de juegos y ambos, inseparables, se manifiestan su amor de una manera sencilla pero profunda.

La guerra, la inútil guerra y él decidiendo los destinos de tantos hombres y de tantas mujeres que esperarán a sus hijos, a sus esposos o hermanos o, en su defecto, la infausta noticia de que aquel que tanto aman ahora es un héroe que nunca más regresará junto a ellos porque la inmortalidad los ha reclamado para si.

Patrick, acodado en la enorme mesa tiene que elegir la coordenada perfecta pero titubea, por vez primera titubea… Suena un teléfono, luego el otro, el presidencial. El general opta por responder al llamado del mandatario y se enfrasca en una tensa conversación. Entretanto, Vinicio se ha levantado de su asiento y curioso se aproxima al teléfono que prosigue sonando. En una acción del todo inusitada, levanta el auricular y escucha al otro lado una voz azorada:
-Señor General ¿Atacamos o retrocedemos?
El muchacho escucha atentamente
-¿Atacamos o retrocedemos?
Vinicio abre sus gruesos labios y repite la frase.
-Atacamos o retrocedemos...retrocedemos…
Desde el otro lado se escucha un “gracias mi general” y se corta la comunicación.

Al día siguiente, todas las noticias alaban la gran estrategia del General Patrick, quien, ordenando retroceder, obligó a las fuerzas enemigas a perseguirlos y en esa situación se produjo una encerrona en que los perseguidores fueron acorralados, siendo diezmados en cosa de minutos. El objetivo se había cumplido y ahora se avizoraba un panorama muy halagüeño para el futuro de esa guerra.

Patrick contemplaba a Vinicio con detención y no atinaba a explicarse que era lo que había sucedido. Por otra parte, el muchacho, sin siquiera sospecharlo, había logrado para sí su primer galón en una guerra que no comprendía ni comprendería jamás…











Texto agregado el 19-08-2005, y leído por 140 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
19-08-2005 perfecto ejemplo donde la lucidez o la suerte sortean en una fina linea.. barrasus
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]