TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / nildo / El Pastel de Cumpleaños

[C:134346]

Pasaría por la casa del Cholo a las 12:00, todo estaba planeado, él nunca podría sospechar nada, la cuartada era perfecta.
Julio estaba acomodando algunos de sus papeles en esa especie de oficina oscura y húmeda, donde los rayos de luz apenas se traslucían en esa suerte de persiana vieja. Mientras ordenaba, repetía en su cabeza “a las 12:00 en lo del Cholo, a las 12:00” Nada podía fallar, todo había que hacerlo según lo planeado.
Julio terminó de ordenar rápidamente, tomó su saco gris del perchero, abrió la puerta y salió; afuera el calor que se sentía era insoportable, el sol había recalentado el Fiat 600 de Julio, pero no tuvo más remedio que sentir ese ardor dentro del auto, esa mezcla de picazón y dolor, lo puso en marcha y arrancó.
El Cholo era un tipo de pensarlo todo dos veces, nunca se equivocaba, todo lo que planteaba nunca fallaba, Julio sabia que no podía contradecirlo, y eso realmente lo irritaba, lo sacaba de sus casillas.
Eran las 3:30 de la tarde, Julio se encontró con Jorge (según lo acordado), tenían que charlar antes de la reunión para repasar cada detalle. Jorge quedo conforme con la parte que iba a recibir y estuvo de acuerdo con Julio en que tenia que hacerse antes de que Enrique se fuera de viaje.
Enrique era el hijo del Cholo, o sea el vicepresidente de la empresa, pero en realidad no podía decidir nunca nada, porque el Cholo manejaba todo, no tenia en cuenta las opiniones de su propio hijo.
Enrique estaba en la empresa y no saldría hasta las 7:30 de la tarde, como todos los días. El Cholo se había tomado el día para organizar lo de la reunión en su casa a las 12:00, estaba preparando los últimos detalles, nadie se imaginaba la gran sorpresa, era su cumpleaños, pero él pensaba hacer el regalo a sus amigos, todo iba a la perfección.
El Cholo les iba a preparar un pastel muy especial, tan especial que nunca más iban a probar cualquier otro pastel.
Enrique era medio trastornado, todos sabían de sus profundos deseos de quedarse con la empresa, pero nadie podía imaginar que la idea la había planteado él, nadie lo creía capaz de cometer semejante locura, pero que estaba bien pensado no se podía negar, al Cholo seguramente se le hubiese ocurrido, de tal palo tal astilla.
Se hicieron las 7:30, Enrique salió de trabajar, pasó por la droguería y se dirigió a la casa de Julio.
Jorge y Julio se pusieron a hacer el pastel para llevar a lo del Cholo, eso si que lo iba a sorprender, seguramente el Cholo ya tendría un pastel en su casa, pero Julio sabia que no podría negarse a probarlo y más aún si lo hacían de chocolate, el Cholo “moría por el chocolate”.
El pastel estaba hecho, Enrique fumaba de a dos cigarrillos, Julio caminaba por toda la sala sin detenerse y Jorge no paraba de analizar la situación una y otra vez, la ansiedad se podía ver en sus caras, el seño fruncido, una gota de transpiración que descendía por la frente hasta la punta de la nariz, se detenía un instante y caía... y rompía el silencio.
Los tres rostros evitaban cruzar miradas, esas miradas que los inculpaban entre sí, Julio se detuvo de golpe frente al reloj de la sala, dudo unos instantes pero Enrique y Jorge ya estaban en la puerta, tomo el saco gris y salieron.
Eran las 12:00 cuando Julio estacionó el Fiat 600 en la puerta del Cholo,
Jorge golpeó la puerta, Enrique cargaba el pastel, se abrió la puerta muy lentamente y allí estaba el viejo, con esa sonrisa falsa, esos ojos ojerosos y pequeños, esos pelos sin vida que caían de su cabeza sobre la vieja frente arrugada, esa cara, que más de una vez había inspirado miedo, sus manos, sostenidas por el antiguo bastón de marfil, ése era el Cholo.
Julio se adelanto:_Te hicimos un pastel.
_No se hubieran molestado, yo ya hice uno.
Enrique:_Pero no te vas a negar a probarlo... ¿verdad?
_Si ustedes comen del mío, no. Dame que lo llevo a la heladera.
El viejo se dirigió a la cocina amagando a caerse en cualquier momento, pero no se cayó.
Jorge recorría con la vista toda la sala, se detenía en cada cuadro, en las cortinas, en la alfombra de oso boquiabierto, y con un gesto de desagrado suspiró:_Tétrico...
El Cholo volvió de la cocina muy lentamente, como sin vida. Julio, al verlo, le susurró a Enrique:_¿Y si esperamos a que el tiempo...?
_No, tiene que ser hoy.
El viejo hizo un gesto señalando el sillón y todos se sentaron, charlaron un buen rato sobre los cambios en la empresa, sobre los años que habían trabajado juntos, y contaron alguno que otro chiste. Después se sentaron a cenar, al concluir la cena, el viejo se levanto y se dirigió a la cocina.
Julio, Enrique y Jorge se miraban con complicidad, ya era hora, el viejo iba a traer el pastel.
El Cholo se asomó por la puerta de la cocina y muy pausadamente se acercó a la mesa, en la bandeja había puesto, la mitad de cada pastel y cuatro copas, tres con vino tinto y una con vino blanco.
El viejo cortó tres porciones de su pastel y una del de chocolate, primero bebió su vino blanco y señalando las porciones dijo:_¿No comen?
Julio, Enrique y Jorge tomaron las porciones al mismo tiempo, las engulleron rápidamente. Esa masa reseca y asquerosa les empezó a causar mucha sed, de repente el rostro del viejo se había transformado, su cara parecía disfrutar de la sensación de ahogo de los tres, tomó la porción de chocolate y se lo tragó.
Los ojos del viejo empezaron a dilatarse, la cara empezó a sudar, la boca se abría como tratando de capturar más aire, retorciéndose en le piso, murió.
Julio, Enrique y Jorge escupieron el mazacote de pastel y empezaron a reír,
Jorge hizo un chiste:_Menos mal que lo matamos, porque como repostero se cagaba de hambre.
Todos rieron, Julio señaló las copas de tinto y pronuncio:_Un brindis por el nuevo presidente de la empresa.
Alzaron las copas, rieron, bebieron... y murieron.
¡¡El vino estaba envenenado!!



FIN

Texto agregado el 26-08-2005, y leído por 371 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
26-08-2005 muy bueno, que fuerza narratiba tienes te dejo mis ***** lagunita
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]