TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / cerodias / Quiero ser TU tesoro...

[C:134611]

Un día sin verte acercar, noté que me saludaste. Me hablaste por primera vez, sin conocerme, me hiciste reir. Te presentaste y ya no te olvidé. Tan sencillo, tan transparente. Eras sólo un extraño y te convertiste en una necesidad.
Creí que ya nunca te volvería a ver, pero entre MILES de personas nos volvimos a cruzar. Tú ya no me recordabas, pero mi corazón aún te reconocía. Eras tú otra vez... Como en aquella ocasión, luminoso, lleno de vida. Me saludaste como a una extraña con la que compartías algo, el amor a una Madre.
Tu camino continuó, y el mío también. Pero nuestros pasos aún no se alineaban. Todavía no era el tiempo. Mis pasos seguían tus huellas, aunque mis ojos ya no te encontraran.
Alguna vez te volví a cruzar, no sé cuándo ni cómo, sólo se que te volví a ver, tal vez me hablaste, quizá te hable... No recuerdo ya esos momentos. Sólo veo aquel día en que me sonreiste y... y me enamoré. Mi efusiva sonrisa brilló ante tus ojos, incontenible, inigualable, irremplazable. Era tuya aunque no lo supieras, tuya y de nadie más. Mi memoria no olvida a aquellas personas que la detectaron, que me pidieron discreción. Pero mi sonrisa en los intentos por disimular, se acrecentaba más y más con los recuerdos de tus ojos, de tus palabras, aunque no de tu voz.
Los celos fueron capataces por momentos, reinaron entre mis sentimientos, me permitieron descubrir que te quería. Pero más importante fue verte feliz y, tal vez por egoísmo o por temor, para evitar el rechazo, me mantuve alejada.
Cada día despertaba ilusionada por encontrarte y no aparecías. Hubo sombras intentando confundirme, pero siempre volvías a surgir. Nacía ese amor oculto, con tu sola presencia. Siempre eras el vencedor. El dueño de todo, aún de mis lágrimas. Pero que llore por tu indiferencia, no quiere decir que te amo, sólo que me importas. Nunca te confundas con las lágrimas de una mujer.
Ahora hace tiempo que no te veo, y te extraño, y te pienso, te imagino, te idealizo. Me pregunto donde estarás, que estarás haciendo. Seguí escuchando de vos, adjetivos dulces, elogios, palabras indiferentes. Cada una convulsionando mis sentidos, haciéndome soñarte más. Leí tu nombre escrito en las calles, no sé si cerca de tus pasos, pero próximo a mi soledad. Quiero verte, saber que fue de tí, que me hables; no quiero que me escuches. Sólo centrar mi atención en tus ojos. Quisiera escribirte, llamarte, quizá enviarte una paloma, o mandarte mi corazón envuelto con papel brillante, en un globo, confiando en su llegada a tus manos. Con la convicción que desde su arribo será TU tesoro.

Texto agregado el 27-08-2005, y leído por 101 visitantes. (1 voto)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]