TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / lowenghard / NUEVO ORDEN

[C:135375]



“[…] y es por eso, damas y señores presentes, que podemos concluir que nos estamos encaminando a conseguir la paz mundial, esa que por tantos siglos ha deseado la humanidad. La historia, la ciencia y la tecnología son la llave para las verdaderas soluciones a todos nuestros problemas. Con todas las pruebas y con todos los argumentos irrefutables que “he” expuesto, cada quien se remita a sus propias conclusiones; el primer paso ya está dado, así que a ninguna persona le será trabajoso proseguir. El mundo ya no será el mismo con tanta convicción que por años han luchado y trabajado los dignos mandatarios de las naciones más poderosas y dignas de imitar del globo. La próxima vez que mire una flor por su ventana, puede tener la seguridad y plena confianza de que esa pequeñita flor nunca será arrancada para rociar el campo con la preciosa sangre de nuestros semejantes, ni nunca será quitada del bello paisaje para sustituir su capacidad benéfica por el sucio semblante de empresarios hostiles que tiñen sus vidas y el entorno con su propia avaricia y ambición, arrasando con cualquiera que se le interponga en su camino. Eso no volverá a pasar, no. Ahora sí que tenemos la experiencia y conciencia para lograr lo que nunca antes se ha logrado. Ya es hora de suprimir todo vestigio de corrupción e imperfección, destruyendo cualquier alcance de márgenes de errores, para así tener éxito en todo lo que pensemos, planeemos, proyectemos y realicemos, como sociedad unida bajo el dominio de una moneda común, un mismo idioma, un mismo dogma secularizado y fundamentado bajo los mismísimos cimientos de la verdad y la justicia.”

(aplausos)

“¡Excelente! ¡Bravo señor! Estuvo formidable.” – Adulaba el secretario de estado.
“¡Gracias a sus palabras todo el mundo quedó maravillado!” – Mencionaron a coro vivo otras personalidades del gobierno.

“¡Hemos logrado mucho! Esto es un momento histórico, desde hace 47 años que no veíamos verdadera esperanza. Esto es un logro de todos los que desean verdadera paz.” Comentaba un filósofo que había abandonado los servicios religiosos hace dichos 47 años.
“Este ha sido el reporte especial, cubriendo en vivo lo que usted ya debe estar celebrando en casa. Soy Katrina Spark para INt WORLD NEWS.” Finalizaba una reportera de la principal cadena de noticias mundial, con subjetividad en demasía al no poder evitar su emoción espontánea.

La gente daba saltos de alegría, no por la única razón de este memorable discurso del presidente de la Nación Mundial, (todos los países del planeta habían colaborado en ceder su soberanía a Estados Unidos de América y su leal amiga, la Gran Bretaña, para sustituir la impersonalidad de las nacionalidades por un nuevo orden mundial que fuera absoluto y justo, unido en un solo lenguaje y cultura, que a largo plazo, concluidos ya 47 años de trabajo y reaprendizaje a los chicos en las escuelas mundiales, y, que ahora solo un remanente quedaba por vivir y trabajar, constituiría la primera nación con una constitución perfecta y leal a las personas y a los valores éticos tan evolucionados que se habían alcanzado: legalidad para cualquier actividad que tuviese como objetivo la supervivencia a costa de NO perjudicar a sus semejantes ni al entorno, que había sido calibrado con el poder de la ciencia y tecnología aplicadas al medio ambiente para revertir el efecto invernadero, y la tolerancia sin reservas a todos los ciudadanos) si no porque además ya se podía decir que existía una población ya renovada, con nuevos principios y con los valores de antaño pero modificados para la eterna paz que todos deseaban. Hacía 48 años atrás que se había aplicado un documento oficial respaldado por las naciones Estados Unidos de América e Inglaterra, en la que se presentaba a la ONU un sinnúmero de ventajas que traería el que todas las naciones del globo cedieran el control de sus naciones a estas dos superpotencias, y estas tomasen las riendas, y para que desplazasen toda injusticia y corrupción aun dentro de la misma política regente. Los proyectos fueron tan bien tratados y estructurados en un orden de una lógica tan impresionante que ningún ciudadano le creían al principio. Hubieron protestas, huelgas y siempre se lograba sólo una cosa, el que la gente manifestara su descontento por lo descarado del atrevimiento de los americanos e ingleses. Los líderes de ambos países lucharon con tanta convicción y tenacidad que la gente terminó por ver sus verdaderas intenciones, y sus esfuerzos se vieron recompensados al cumplirse un año exacto. Millones de personas votaron a favor de estas nobles naciones, en una encuesta de carácter mundial y de relevancia extrema. Los presidentes y reyes (en el caso de algunas gobernaciones) firmaron un acuerdo de paz unánime, y todos estuvieron de acuerdo en que el único remedio a tanta imperfección era colaborar con los hermanos mayores, o los padres, en cuestiones de políticas aplicadas al concepto paz mundial. Una metamorfosis de la política tradicional. Así se empezó a trabajar de inmediato, ya con las barreras iniciales desplomadas sobre un subsuelo que nunca más pisarían. Sin duda, ese momento fue un cambio mega histórico, tan trascendental que ya la gente no creía en la religión. Millones de personas dejaron de asistir a sus respectivos lugares de culto espiritual. Una secularización sin precedentes tuvo lugar, y fueron pocos los que presentaban defensa y resistencia a las constantes burlas e intentos por hacer que abandonaran su credo por parte de toda la población. En televisión se transmitían debates entre filósofos peritos en la nueva política, La Política de La Paz Mundial, y religiosos vagos sin argumentos que le hicieran el peso a los longevos defensores del estado. Quedaban en ridículo y como unas personas que no contribuían a la Paz Mundial; “deben ser cortados entonces, para que no nos contaminen con su sucia palabrería”, reclamaba la gente contra ellos. A excepto de un grupo de una fe religiosa que nadie se atrevió a llamar “religiosa”, si no como su propia filosofía de vida, fueron los que lograron ir venciendo los argumentos apoyados por los cimientos de una nueva constitución regida por la verdad y la justicia. Y es que hasta ahora mantienen su neutralidad; ya han pasado más de 47 años. Nadie los ha podido mover de su fe. Han sido encarcelados por no apoyar al nuevo gobierno mundial, y a muchos se ha asesinado en lo oscuro del silencio anónimo y despiadado. Los empresarios fueron los que se encargaron de contratar a asesinos secretos, agentes del gobierno, para que aniquilasen a cada miembro importante de este grupo con fe tan espiritual que nadie los ha podido mover de su posición firme en sus creencia. Muchos fueron cortados de la existencia. Mientras la nueva constitución tomaba sus formas lógicas en cuanto a lo público, se pasaban a llevar las vidas de los que no apoyaban dicho gobierno justo y verdadero. Las cosas han cambiado mucho con el tiempo. Ahora, este grupo a sido reducido y ya nadie asegura haberlos visto ni haberlos apoyado. Ya ahora, en el año 2053, el mundo goza de una autoridad liberal y que no deja el placer de las cosas “entretenidas”. El gobierno debe aclarar muchas interrogantes que sus debilidades ponen al descubierto. Los que sí quieren seguir pensando, los que no se han cansado de soñar con un gobierno realmente justo y verdadero siguen esperando respuestas. La gente vive mucho más ahora, pero vive más para sufrir los temores de la mala suerte. Sales a la calle, y el mismo descontrol de siempre sucede de esquina a esquina. Eso es algo que mi padre nunca me pudo responder. Ahora menos puede hacerlo, está parapléjico y tan anciano que ni puede ni masticar las papillas y sustancias llenas de nutrientes de la nueva era. Cuando yo era niño, le pregunté… le pregunté cuando una semana después de su tan memorable discurso transmitido en vivo y en directo para todo el mundo, llegó a casa para volver a irse en 45 minutos. La pregunta que le hice fue… fue… Yo era un niño… y… por eso le pregunté por qué no estaba conmigo. Lo que sucedió fue fatal para mí. Ahora entiendo porque me dolió tanto. Me dijo que debía sacrificarme para que él pudiera lograr la paz para todas las personas, para todos los niños que eran como yo. Me puse a llorar y me pregunté para mis adentros… si era posible conseguir dicha paz. Ahora comprendo porque me dolió tanto la respuesta que me dio. La paz no se ha logrado. Siguen los mismos problemas de hace 48, casi 49 años atrás. Ahora comprendo la razón de todo el fracaso. ¿Cómo quería él traer verdadera paz al mundo cuando ni siquiera en su hijo producía la paz de tenerle cerca? ¿Cómo quería lograr la paz con esfuerzos sin fundamentos? Me dejó de lado cuando le pregunté eso. Siento ahora que él se quiso desligar de mí para cumplir con sus labores políticas. Yo era un estorbo. Entonces, si ni siquiera podía mantener su propia casa en paz, si ni siquiera pudo darme paz los 14 años siguientes, si ni siquiera besó a su esposa porque siempre estaba en público y le daba vergüenza (decía que había que mantener prudencia y mostrar educación), ¿cómo quería el, pues, dejar un dechado en el mundo de verdadera paz y justicia, como decía él con la constitución que fue su única hija en reemplazo mío? (esa política lo vio más que yo a él). Considero que eso pasó y se repitió con los años en millones de familias que cubrían todo el globo. La desintegración familiar derrumba las naciones, y la unidad. Piense, un país es como una familia. Y… ¿qué pasa si la familia, que es la base de la sociedad, se desintegra? ¿No se desintegra también el país, la sociedad y el mismo estado que lo componen hombres con familias?

Todo ha sido pura palabrería. No valió la pena desperdiciar tantos años. Yo ahora… lo voy a ver, lo atiendo, lo cuido, le amo. Es mi padre, y he aprendido de lo que antes se llamaba cristianismo, a no devolver mal por mal a nadie, ni siquiera al que me hace el mal, y si me dejó de lado para fundar las bases de una paz falsa y no verdadera, yo aprendí de un señor en la antigüedad, que ahora los libros son escasos donde aparecen sus enseñanzas, porque a todo el mundo le dio por quemarlos y destruirlos. Me refiero a la Biblia, donde aprendí que un hombre llamado Jesús no tan solo enseñó, si no que mandó a que nos amáramos unos a otros, y que no confiáramos en el hombre terrestre a quien no pertenece salvación alguna. Más bien, enseñó lo que mi padre quiso hacer él solo: construir una nación única y que rigiera todas las personas; Cristo dijo que eso pasaría, pero que no serían los humanos los que tendrían que hacerlo. Todos conocen el padre nuestro… que estás en el cielo… La frase que de verdad llama mi interés, ahora que soy un viejo que vio el desplome de una paz falsa intentada ser establecida por humanos que la predicaban pero que no podían ejercerla, es la siguiente: “Venga tu Reino”.

Las cosas espero que cambien, pero yo no seguiré el mal ejemplo de mi padre. Ahora espero a que Dios haga las cosas. El hombre es incapaz de hacer las cosas realmente bien.

Cerraré la puerta de mi habitación. La ventana la cerraré también. Apagaré la luz que con solo decirlo puedo. Me acostaré y trataré de dormir. Espero poder hacerlo antes de que caiga una bomba sobre mi casa. O espero poder hacerlo con semejante ruidos estruendosos. Hay guerra otra vez. Sólo que ahora no la pelean humanos contra humanos.

__________________________________________

Texto agregado el 30-08-2005, y leído por 106 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
07-09-2005 Amigo, lei este cuento y quiero darte mi parecer, primero te dire que la idea general es buena, habla sprimero d eun mundo unificado aparentemente perfecto pero que era imperfecto porque no todos estaban de acuerdo con el y por que era obra de seres humanos. Y Luego hablas de que se establecerá un reino igual mundial pero bajo la regencia de Dios. Incluso no se so entendi bien el final pero me parece que la guerra que no es de humanos contra humanos es la guerra del apocalipsis (eso me parece entender). Y ademas aderezas el texto con el reproce de un hjo a un padre que no lo vio, que no lo acompaño y que no supo quererlo por tatar de unificar a un mundo que de origen no era unificable. EN fin, me parece bueno. Solo te quierohacer un comentario que espero no te moleste. Así como Estados Unidos e Inglaterra no debieran pretender unificar al mundo bajo su mando, de la misma forma ninguna creencia llamese como se llame debe pretender monopolizar la fe, me refiero a que asi como tu estas convencido de la BIblia, los musulmanes estan convencidos del Coran, los judios de la Torá (me parece que asi se llama) y asi cada religion esta convencida de su libro rector, y en el fondo no es tan mala ni una religion ni otra, solo son percepciones distintas de lo mismo, de un Dios unico llamese como se llame. Un gusto leerte, espero leer mas narraciones tuyas, no te digo poesia porque yo no se ni apreciar ni comentar poesia, pero con gusto lo hare con cuentos y relatos. Saludos ANITSAUDI
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]