TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / carlitro350pajaritos / los niños de la guerra

[C:136367]


LOS NIÑOS DE LA GUERRA




La sección C-12 esperaba al enemigo en su trinchera. Conformada por pelados rasos que no superaban la frontera de la infancia, algunos, quizá, jamas la verían. Aquellos niños sabían que esta guerra más temprano que tarde les quitaría la vida, era cosa de tiempo pero en la batalla de hoy eso no importaba. La densa oscuridad un instante y a lo lejos se partió por la mitad; las luces destruyeron la penumbra fragmentando sombras. Se acercaba el enemigo. Cuando los infantes estuvieron en posición con las armas listas y ocultos en la oscuridad, el capitán dijo:

–Preparense para el ataque muchachos.

Todos tragaron saliva, aunque la mayoría ya se la había acabado. Incluso 3 niños, de los puros nervios, dejaban entre ver sus dientes y delataban su posición. El resto de los pelados, los heridos por su funesto destino, apoyaría moralmente desde la trinchera.


–Chrish Chsrihs –fue el crujir de unos dientes.


–zzzzzddddzzzzz zzzds zzzzzz –fue el último zumbido de un zancudo antes de ser aplatado y deborado por Fernandez, adicto a comer insectos.

–Clap clap– el sonido sistemático del caminar enemigo.

En el silencio se escucharon además, crujidos de estomago y sorbetes mocosos. Y el enemigo algo debió oír, porque detuvo su marcha antes de continuar.

Cuando el enemigo cruzó con su silueta el umbral y dio un paso en la trinchera, la emboscada fue perfecta, volaron proyectiles y gritos y ruidos explotando el lugar. La luz blanca, artificial, reveló el caos, el silencio, todo envuelto por una onda expansiva de risa estallada.
– Menos mal que están enfermos. Los quiero en la cama ¡Ahora! O mañana no hay jalea –Dijo la enfermera con autoridad y cariño, aun con el dedo en el interruptor de la ampolleta.

Los niños recogieron sus almohadas y más que rápido se enfundaron en sus sabanas. La enfermera apagó la luz, dio media vuelta y a paso redoblado emprendió la retirada. Ella, por fuera sonreía; por dentro, de su ojo lloviznaba. Eran salvas de agua dulce, sin percatarse había recibido un disparo mortal directo al pecho.
Los niños durmieron con el sabor de la victoria, porque en la batalla de cojines vencieron a la pena, muriéndose de risa y no de la prisa de su cáncer.

Texto agregado el 02-09-2005, y leído por 152 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
29-04-2007 Los niños tendrian que estar exentos del sufrimiento. La vida es cruel muchas veces. besos. TABER
03-09-2005 Un maravilloso cuento sobre un terrible tema. Mis estrellas para ti **** migueltr
02-09-2005 Un cuento muy bello y lleno de humanidad. Te felicito. 5* blasleon
02-09-2005 la dulzura envuelta en la compasion nos reconforta quizas un instante,al contemplar este cuadro de la realidad. Mis fosforescentes!!! surenio
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]