TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / xwolf / Dos Vidas (Primera parte)

[C:139757]

"Otra noche, finalmente cuando entro en la oscuridad de mi cuarto, la calidez del cobertor y la relajacion del silencio, las imagenes se presentan nuevamente. Otra epoca? otro lugar? por un momento parecen, mi mente juega sobre su veracidad, reconociendo sensaciones falaces o reales?

Mi cuerpo es otro, o no lo es?, el mismo rostro en el reflejo de un vidrio oscuro. Pequeña y joven, cabello rubio y ondulado, una mirada a traves de iris del color del oceano, sin embargo, su mirada muestra la frialdad de un invierno. No hay sonrisa, no hay palabras, simplemente un pensamiento perdido en la ventana."

Todo apuntaba a una terrible tragedia que habia ocurrido en su pasado. Sus padres, las victimas y el lugar de los hechos: su antigua casa. Y algo la impulsaba a abrir ese cajon de recuerdos olvidados, algo mas habia. Hoy buscaria esas respuestas, ya habia hablado con quien parecia ser su guardiana, una señora mayor, con la misma mirada sin sentimiento, pero de un color mas oscuro y que obviamente el pasar de los años ya le habian arrancado la mayor parte del color de los cabellos.

Su determinacion convencio a su tutora sin llegar a cruzar palabras, parecia que de una u otra forma ya sabia que esta vez no podria convencerla de enfrentar su pasado. Como si sirviera de algo simplemente susurro "No recomiendo que vayas a esa casa.. terribles recuerdos podrian resurgir". La niña (o la joven? la duda jugaba con ambas opciones y no sabia con seguridad cual era la verdadera), simplemente se dirigio al Toyota Corolla blanco parqueado al frente.

El viaje presentaba una vista poco llamativa, el dia no habia estado agradable y no llevaban ni cinco minutos de estar viajando, cuando la lluvia habia hecho su aparicion, estorbando aun mas el paisaje gris de toda la escena, un viaje que parecia eterno y solo presentaba las imagenes de esa lejana construccion en madera.

La señora seguia en un semblante inflexible, murmuraba y parecia inclusive a veces que gruñia, definitivamente ir a esa locacion no la tenia de humor y lo afirmaba cada vez que le pegaba un pitazo a cualquier conductor. Lo unico audible que le dijo a la joven fue su negativa de entrar a la casa, si ella queria hacerlo, lo haria a solas.

Una vez llegado, el rapido pasar del carro a la puerta principal, la entrada a esa casa rodeado de un amplio campo verde y sin vecions cercanos, dominado en su interior por colores oscuros y grises, los vidrios de la sala que daban al exterior estaba despedazados y sus restos descansaban en el interior del hogar, unas pobres cortinas medio cubrian los espacios expuestos. Ironicamente a pesar de los daños, los muebles y hasta los adornos seguian en su lugar, nadie se habia atrevido a entrar.

Y definitivamente, no despues de la tragedia, la mente de la joven se aclaraba, la niña habia perdido a sus padres en este lugar. Sensaciones empezaban a llenar su mente y acelerar su corazon. Lo que fuera la estaba incomodando bastante, mientras registraba los diferentes cuartos. Revisando en una de las paredes, encontro un conector para telefonos, no parecia fuera de lugar, exceptuando por el hecho de que no habia ni telefono ni cable, pero por lo demas aparentaba ser normal.

Siguio buscando, lo que fuera, estaba en esa casa, el sonido de la lluvia y el ocasional soplar del viento sus unicos acompañantes. Subio poco a poco los pasos marcando el lento ritmo del ascenso. El piso de arriba mostraba la misma inquietante paz, una ligera luz de un bombillo iluminaba un corto corredor el cual daba a tres puertas blancas, todas cerradas. Las paredes eran de un celeste tenue y sus pies caminaban sobre una alfombra gris.

Percibio algo.. o alguien, andaba por ahi, parecia ser una persona, pero no lograba distinguirla, lo que vio con sus ojos la puso mas nerviosa, algo parecido a un baston de plastico flotaba amenazante en el aire, tal como si fuera utilizado por un ser humano, pero no se veia el agresor!

El baston cerro en poco tiempo el espacio e inicio un ataque, la joven apenas si lograba esquivarlo y parecia estar mejorando la punteria. Su mente empezo a jugarle bromas o era asi? Instintivamente se imagino lanzando energia, tal como los personajes de caricaturas que veia cuando niña. Un golpe sordo sono, ella volvio a ver y el baston estaba ahora pegado a la pared.

Lo que fuera, estaba enojado y el baston volvio a su posicion agresiva y lanzandose fieramente sobre ella, otra vez su imaginacion corrio de nuevo y una vez mas el golpe ilusorio dio en el blanco, esta vez, dejando inhabilitado a quien fuera el atacante, el arma se clavo en la pared y no se movio mas, una sensacion de resentimiento e impotencia la lleno, pero no eran de ella, era de ese otro ser, que se alejaba mostrando sus frustraciones.

Ella se acerco lentamente, pero segura de que fuera lo que la habia atacado ya no permanecia en ese tetrico lugar tomo el objeto entre sus manos y lo despego de un tiron del lugar en donde se habia anidado, facilmente se desprendio descubriendo otro conector de telefono, tal como el que habia en el piso de abajo.

Un sonido lleno de pronto la habitacion, un seguro que se soltaba y una de las puertas se abrio poco a poco, de nuevo su mente la lleno de ideas de lo que era justamente ese pequeño espacio. Se acerco cautelosamente, terminando de abrir la puerta, la tenue luz choco con la iluminacion que venia de una ventana mal tapada por una cortina, los tonos grises volvian a ser dominantes, la pequeña cama, cubierta por una colcha blanca con una delgada linea roja en sus faldas.

Sus ojos hicieron un rapido recorrido en lo demas, un pequeño montecito de juguetes viejos estaba a su derecha, destacaba un bebe de juguete el cual tenia una cabellera corta, dorada y ondulada, sus ojos estaban entreabiertos mostrando sus ojos celestes en una mirada perdida.

Lo unico otro que destacaba en el lugar eran un par de lo que parecian ser partes de unos titeres de madera, unas piezas eran una cintura con la pierna izquierda colgandole, facilmente cabia en su mano y la extremidad seria del largo de su dedo indice. Un poco mas grande era el torso que estaba a la par, que tenia el brazo derecho y una cabeza apenas con algunas caracteristicas de rostro. Algo en ellos la llamaba, antes de que pudiera darse cuenta los tenia ya en su mano, "Seran utiles" penso para sus adentros, serian una posible llave para un secreto... alguno....



Se levanto.. pero un vertiginoso espectaculo de imagenes tomaron control de su cerebro, una maquinita?? un reloj tal vez, bailarines, con diversos vestidos y colores anunciando una hora, el ruido formandose en palabras.. Una discusion, una mujer de tal vez unos treinta y cinco años, un vestido blanco, hasta cierto punto conservador, falda a la rodilla y cuello alto, cabello rubio, ondulado definitivamente, a la altura de los hombros, a su lado, un hombre, de edad parecida, corte de cabello ejecutivo y en traje entero color crema.

Hay rabia, se siente la rabia, ambos estan viendo a una figura, de no mas de metro treinta, su mirada era furiosa, aferrada violentamente una pequeña muñeca de trapo.

La pelea fue corta, pero la sensacion quedaba, frustraciones, enojos, todo llegando a un punto de quiebre, tal como una represa que reventara en cualquier momento.

De nuevo todo se aclaro, el cuarto quedo al descubierto una vez mas, lo que hubiera sido eso, solo dejo una terrible jaqueca, pero habia que seguir. El segundo piso era ya un callejon sin salida, pero probablemente el toma del telefono aceptaria ese extraño baston plastico

Poco tardo en regresar al salon principal, el toma estaba ahi, rapidamente decidio insertar el baston, el cual sorprendentemente entro con facilidad. Un sonido se dio en la cocina, algo habia sucedido, solo quedaba chequear.

La joven se fue determinada, abrio con un empujon la puerta blanca que cerraba su paso hacia aquella nueva pista. La cocina tenia las paredes pintadas de amarillo, lo cual contrastaba sobre manera en los desteñidos grises del resto del lugar.

Un pequeño cajon se habia abierto, la oscuridad impedia ver mas alla del umbral, con precausion, ella fue acercandose. El espacio era pequeño, apenas para una niña y extrañamente se sentia atraida hacia lo que hubiera en su interior.

Se agacho y entro en el orificio, el piso tenia una extraña contextura, que la asqueo, algo se habia regado ahi y se habia secado, pero no dejaba de ser algo incomodo, todo el lugar emanaba una humedad poco naturaly un hedor apestoso, algo se habia podrido ahi y era grande, tal vez algun perro que hubiera decidido ir a morir ahi.

Texto agregado el 13-09-2005, y leído por 94 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]