TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / Ophelia_Plath / Pesadilla

[C:140756]

¡Corre! ¡Corre! ¡Corre! Te perseguían derechos de autor que violaste, te perseguían dos ogros empapados de heces (sí, como Gargantúa y Pantagruel), te perseguían dos cúpulas de hierro que de alcanzarte, te aplastan. ¡Corre! Te persiguen aun, dos o tres voces (ya no sé) gritando que eres padre otra vez, una turba de padres de famlilia aterrorizados por la cesantía, una comadrona, un pelícano.
Un paraguas, con su punta afilada, te corta el paso y tú, asustado, persigues a la paloma que se escapa de tus entrañas. ¡Allá va! Tómala, antes de que mueras, tómala y regocíjate con los cinco minutos que tienes para martirizarte por lo que has hecho. De aquí no sale y muy bien lo sabes.
El libro abierto de tu existencia había tomado por sorpresa el mundo exterior, internándote en cavilaciones de las que era mejor huir o llorar, no así enfrentar. Vaciaste tu alma en ello, y yo vacié la mía en esto.
¡Cuidado! Un abejorro peludo viene por venganza, te ataca, clava su cruz en tu frente e inyecta el veneno de la conciencia que antes habías escupido. No importa ya, ahora corre por tus venas.
Te tropiezas y caes de rodillas, como tienes a tus empleados. Caes a un lado, tu espalda se ladea, juega a ser gimnasta. Tus palmas apoyan el suelo, tocando miles de repugnantes insectos gigantes, cuál más grande, húmedo y pegajoso que el otro. Suben por tus piernas, saltan dentro de tu pantalón, se escabullen por los tejidos blandos y sí, acaparan tu interior, succionan de tí la vida y entiendes que es el veneno el que los llama, el que los atrae como faro, el que se cuela en tus feromonas y ellos captan, enajenados con el dulcísimo sabor de la presa aterrada. Miras con ojos exagerados el ataúd de patas y más patas que te encomienda a la ruina en segundos. Se cuelan a tus entrañas. Te atacan ahí; sí, ahí, donde tu cimiente espera la propagación de la especie, y te dejan eunuco, como primerísimo castigo por los males causados. Gritas, pataleas, lloras. Ya no puedes salir de en medio de las alimañas, son tu sombra y entero cuerpo, te carcomen por dentro, están en tus pulmones, estómago, corazón y cerebro. Eres uno de ellos.
Para cuando te das cuenta que tus manos son patas de las mismas de los insectos colegas, el desmayo se hace inminente y nunca vuelves a abrir los ojos.
Aun así, despiertas.

Texto agregado el 16-09-2005, y leído por 105 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
05-11-2005 ... Bella_Durmiente
19-09-2005 Aunque, no me gustó el libro de Gargantua y Pantagruel. golem
19-09-2005 Sueños, bendito mundo de entierros. Sublime mujer, sublime hasta las entrañas, sublime tu escritura, tus manos, esas patas, ogros cubiertos de estiercol. Sublime tu producto, tu esencia, tu ser, tu todo. Mujer simple y llanamente, SUBLIME SALUDOS golem
17-09-2005 Muy alucinante tu texto!! Lo de ser padre aterra tanto??? O es que ya se ha sido tantas veces padre que uno llega a enloquecer?? En todo caso como yo no lo he sido no me afecta, pero he comprobado en amigos mío que sí lo han sido que es cierto se les ha puesto cierta cara de insecto aburrido y muerto de sueño. Un saludo y*S josef
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]