TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / eitheldur / Cigarrilllo

[C:143362]

Copiosa, simplemente así era la ira de su júbilo, porque hemos de decir que gritaba con tal fuerza su entusiasmo que parecía regañar a los presentes, de no ser porque había decidido ese día no escuchar las inerves palabras de las gentes insulsas, su canto se hubiese mermado solo con el pasar del tiempo, se extinguirá tarde o temprano pues obedece a condiciones naturales, pero el tiempo, particularmente cada segundo de su felicidad era la eternidad, subjetiva ciertamente, pero que importa, eterna para la única persona que debiera ser eterna. La forma de su risa era la proyección clara del fondo de su contagiosa felicidad, parecía haber hallado la solución vital y dirigirse estrepitosamente rumbo la perpetuación de su existencia. Hemos de ser mas específicos aún, la solución, porque suya era, descansaba ansiosa en el bolsillo derecho de su blanca camisa, doblada en cuatro partes iguales y plasmada en tantas palabras como fueron necesarias. Cruzada la esquina se diviso el puente al final de la avenida, mermo la marcha, detuvo sus pasos raudos y camino con parsimonia, el viento agitaba su cabellera, el frió era inmenso y entonces dirige decidido la mano a el bolsillo custodia, toma entre sus dedos temblorosos el papel que encierra el paradigma humano lo desenvuelve y saca desde sus adentros una barita imposible de distinguir aún, la pone entre sus labios helados, de su bolsillo izquierdo saca una fósforo solitario que enciende contra la acera, acerca el fuego débil al pequeño tubo de papel y brilla perpetua luz en su extremo. El hombre inhala con entusiasmo y pasados contados segundos devuelve el humo caliente mientras sus ojos describen placer absurdo, se desborda en armonía, se pierde su mirada en el rió bajo el puente y sus pies al aire descansan al fin. -Señor, disculpe, en el puente esta prohibido fumar, si no bota el cigarrillo tendrá que retirarse- el hombre observa al oficial con despectivo rigor, inhala por última vez y se abandona al vacío entre el puente y el agua.
-¡Señor! Grita de nuevo el oficial.

Texto agregado el 27-09-2005, y leído por 123 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]