TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / SANUTO / EL DOCTOR MORTIS

[C:144191]

Después de cincuenta años de
maldiciones por la pacatería de
la provincia locombiana, el papá
del Dr. Mortis se ganó el primer
super-gordo de la lotería que pa-
gó billete completo a un solo ga-
nador y apenas tuvo la plata en
el banco puso pies en polvorosa
rumbo a Oslo en busca de una
sociedad más civilizada.

Ni siquiera la pasión otoñal por
una vikinga de dos metros de
huesos, vellos dorados y cuarenta
grados de calentura bastó
para calmarle la angustia y el
desasosiego que le hicieron
regresar, medio muerto de la
nostalgia, a su finca de La Buitrera
a sentarse junto a la piedra de
Ustariz a contemplar el atardecer.
Era la sed de arreboles anaranjados
y el ansia de sol que según el
diagnóstico del Doctor Gandelman
le estaban alcalinizando el alma a
punta de añoranzas vespertinas y
de grisacidades de mediodías color
cobalto, brumosos, fantasmagóricos,
que se magnificaban a través de un
tiempo decrépito y con muletas. El
tiempo de Calvino, de Zwinglio, del
Conde Tostig y de Harald Hardrada.
El tiempo de Europa que como en un
carrusel de vértigos vió pasar, con
los ojos desorbitados y el alma en
zarabanda, a Magallanes y Federmán,
navegando los ríos inconcebibles del
Nuevo Mundo y a Pizarro, enloquecido
en un miasma de ambiciones
inagotables en pos del epicentro de
un laberinto legendario e inalcanzable
llamado "El Dorado".
Ahí murió, once años más tarde, de-
jándole a la vikinga una parcela de
paraíso a orillas de La Batea, un río
de aguas frescas y cristalinas sobre
un lecho generoso de piedrecillas
azulinas, blancas y rojinegras que
parecen esmaltadas por la mano
de Dios, y al Dr. Mortis dos medio
hermanos rubios como la pelusa del
choclo viejo y con el corazón duro
y frío como el mundo de donde
provenían los genes que mataron por
congelamiento la alegría y la jovialidad
del espíritu tropical.
La vikinga, que repartió entre los cam-
pesinos pobres la tierra que le sobraba,
murió despedaza a machete por un pelo-
tón de egresados de la Escuela de las
Américas de John Kennedy, defensores
de la democracia y la patria en lucha
sin cuartel contra las reformas agrarias
del comunismo y los vikinguitos se
fueron con su millón de dólares a Oslo
en busca de una sociedad más civilizada.

Texto agregado el 29-09-2005, y leído por 389 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
19-10-2005 En esta composición encontraste muy buenos elementos para trabajar, y le diste una estructura bastante sólida a un cuento que cierra perfectamente el círculo. Lo que no termino de entender es porque el empecinamiento en ese formato de columna que conspira contra el lector, y hace parecer mucho más largo un cuento que es relativamente corto. Cuesta un poco seguirle el hilo por la presentación. Me gustó. Malomo
01-10-2005 Pues completo en terminos de drama si está el problema es que le deja ese sabor de boca al pasar de largo por tantos detalles que de golpe darían mas contundencia, comprendo que la premura por escribir "Compacto no deja mucho para el detalle". Pero en terminos generales Bien!! mis * DonBombillo
29-09-2005 ¡Muy bueno!¡Saludos! compa
29-09-2005 Un poco duro ¿Nó? igual va un abrazo y estrellas castillo
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]