TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / lilitth / Una de vampiros

[C:144544]

Una pesadez invadió mi mente y poco a poco fui dejándome llevar. Entre sueños escuche una melodía que yo conocía pero de donde? era embriagadora. De repente el conductor con una sacudida me trajo de vuelta a la realidad. Baje del tren como zombi y aun después de despertar seguía escuchando esa melodía acompañada de unos lamentos de mujer que lloraba lo demás eran como zumbidos bbbbbbbsssss bbbbbbsssss. Continué sin prestar mucha atención a lo que me rodeaba, me acerque a una caseta de teléfono a llamar a mama, pero no recordaba él numero ¡cómo puede ser posible que no lo recuerde!
-No importa después será.
Salía de la estación y ahí se encontraba el tipo más intrigante con unos enormes ojos grises un cabello lustroso de color castaño la piel mas blanca que jamás aya visto como de porcelana un abrigo negro, llevaba guantes de motociclista, los brazos cruzados a la altura del pecho unos vaqueros negros, sus pómulos resaltaban aun más su belleza. Se encontraba junto a una moto.
Camino hacia la puerta de la estación con grandes pasos y con una elegancia inmaculada, se detuvo haber a través de la polvorienta puerta de cristal cruce el lumbral sin poder quitar la vista de sus labios sonrió y me llamo.
- ¡Darla!
Al escuchar mi nombre solo pude asentir. ¿Pero quien diablos es? Me pregunte ¿quien lo mandaba y por que?
Me tomo de la mano y me condujo asta su moto, con el motor rugiendo como un león avanzamos por la avenida que daba hacia un viejo camino (mas bien vereda) por el cual apenas si se podían ver algunos rayos de luna por la espesura de los árboles. la velocidad era tal que me empujaba hacia atrás pero yo me aferraba a su cintura como si de ello dependiera mi vida lo cual así era, a través de la bruma se levantaba una hermosa mansión algo antigua, el se bajó de la moto para abrir las pesadas puertas de la fortaleza pero para él era como si fueran de papel sin ningún esfuerzo las abrió, pasamos por unos jardines enormes y hermosos (amenos eso parecía a la luz de la luna) coloco la moto frente a la entrada principal, me ayudo a bajar y sin soltar mi mano me invito a pasar, al entrar se veía unas enormes escalinatas.
-Ven debemos ir hacia acá.
me indico hacia un enorme recibidor con una silla estilo victoriano
–toma asiento, espera aquí ahora regreso.
No paso ni 10 segundos cuando de entre la oscuridad salió una sombra, se dejo ver un hombre todo delgado, muy alto, su cabello negro lanoso a media espalda. Tenia las cejas rojizas la cara cérea con la punta de la nariz curveada. Sobre la camisa negra un saco con las mangas demasiado cortas, por donde sobresalían unas manos con dedos largos, usaba pantalones estrechos. Su rostro blanquísimo y alargado una boca sutil cerrada con hermetismo no pude definir bien que color son sus ojos, labios duros pero el mentón blando con hoyuelos en sus mejillas me miro y aquí comenzó la travesía más inesperada que puedan imaginar.
-Eres uno de nosotros-dijo aquel hombre-por eso he mandado a buscarte. Necesitamos estar unidos
-pero no entiendo quienes son o quienes somos y por que yo
-porque eres la indicada...
-Tu nos salvarás de la destrucción. Murmuro. Con el tiempo comprenderás, ahora Dante te llevara a tu cuarto y a que conozcas lo que desde hoy será tu casa ahora si no tienes ninguna pregunta me retiro.
Y antes de que yo pudiera hacer algunas pregunta desapareció.
Dante como si supiera en que momento entrar se apareció detrás de mí.
- oye quien es tu amigo el extraño?
- No es mi amigo solamente, sino mi protector y creador, su nombre es Demián, a el le debo mi vida, mejor dicho mi eternidad. Dijo en vos baja
- ¿Así que tu nombre es Dante? Es poco común, nunca lo hubiera adivinado
- ¡Adivinar!
- Porque te pones a la defensiva .Y esperaba que tu me dijeras quien eres o quienes somos
- Esta bien además tenemos que estar unidos tu y yo. por el momento no entenderás pero después lo aras.
Subimos la escalera de la entrada de la casa y llegamos a un pasillo con puertas de los lados, en el fondo de el se encontraba un portón de madera oscura labrada con diferentes ojivas y rosetones era la puerta más grande de todas, Dante la abrió y me invito a pasar.
-Este es tu cuarto espero que sea de tu agrado

El cuarto era más grande que mi antiguo departamento, con un techo que superaba los 3 metros de altura con murales.

-Reconoces los murales.
¿No pero la cara de esa niña sé...? Se parece a.. ¡Mi!
(no pregunte, así como lo demás no obtendría respuesta)

- ¿Y que piensas de tu cuarto, te agrada?
- si, es perfecto.
El tapete de lana roja. Sillones de terciopelo en color vino, paredes cuidadosamente adornadas en dorado y olivo, un enorme ventanal con un hermoso balcón al lado de este se encontraba una puerta que escondía un vestidor con ropa muy costosa, y lo más curioso, toda era de mi talla pero toda en tonos oscuros y rojos (cosa que en ningún momento me desagrado.)
La cama digna de una princesa llena de almohadones y colchas de seda y terciopelo. La habitación era alumbrada con unos enormes candelabros que colgaban desde el techo.
- ¿Quieres desempacar, o damos un paseo?

Desempacar, si solo llevaba una pequeña mochila con mis posesiones mas preciadas: mis libros, mi música, una chamarra de cuero que era de... por el que todo lo avía dejado.
A y una caja que mi bisabuela le dio a mi madre cuando yo nací, estaba cerrada y no savia como abrirla además, no debía no entendía el porque.

-Si vamos ya tendré tiempo para instalarme.

si mi cuarto era de esa dimensión imagínense la casa con salones de baile enormes bibliotecas y después de pasear por la casa llegamos a unos jardines con enormes fuentes, flores con deliciosos aromas que embriagaban el ambiente.
- No te alejes mucho, este jardín es hermoso pero traicionero.
Después de un rato de andar vagando por la casa y los jardines me acompaño a mí cuarto para que descansara, pero en si no necesitaba descansar sino comprender y asimilarlo.
Me recosté sobre la cama y me quede dormida profundamente.
Dormí como ase mucho no lo hacia, sin tener pesadillas de aquel fatal accidente y sentía como si hubiera dormido días.
Alguien tocaba a la puerta
- Adelante.
- Hola ¿como dormiste?
Solo respondí con una sonrisa.
-Quieres venir con migo a la ciudad hoy es un día especial y quiero pasar esta noche con tigo y comprarte un regalo.
-¿Regalo?, que festejamos
- Tu llegada a mi mundo. Confía en mi, lo tienes que hacer, vamos?
De un brinco con una fuerza que jamás avía tenido me levante y fui al vestidor. Tome lo primero que vi y salí.
- Te ves como te recordaba
Preferí no preguntar antes que encontrar una negativa, además la estaba pasando muy bien como para arruinarlo. Bajamos las escaleras hacia la puerta principal por la que la noche anterior entre.
- van a algún lugar (saliendo de entre las sombras que se formaban salio Demián.)
- si, Dante me va a llevar a conocer la ciudad.
Demián miro a Dante como si quisiera destruirlo en ese momento.
- sabes perfectamente que no la puedes sacar de aquí al menos asta que suceda la transformación, tráela a la biblioteca es hora de que conozca a los demás.
- ¿Los demás?... ¿transformación? ... pero....que que demonios pasa de que hablan, porque no me dicen lo que pasa.
- Lo siento Darla. Me tomo de un brazo y me llevo detrás de Demián.
La biblioteca se encontraba llena de personas vestidas como si fueran a dar un concierto de rock-gótico
Con ropa que para algunos era pasada de moda o extraña pero para mi me resultaba familiar, como no, no lo se estas sensaciones extrañas no dejaban de aparecer a cada instante.
Todas esas personas con su pálida belleza no dejaban de observarme se escuchaban murmullos en mi cabeza tantas voces con la misma frase -es ella, si lo es, tiene que serlo en ese momento Demián levanto una mano y dijo
-Por siglos hemos esperado que llegue nuestro tiempo de gloria esa gloria que los demás clanes nos han quitado les presento a la que nos llevara al triunfo sobre los demás vampiros, Darla.
Yo solo me quede pasmada sin saber que decir ¿vampiros? Pero son reales, todos aplaudían y sonreían pero yo estaba demasiado aterrada .Dante se puso delante de mi y con sus ojos penetrantes y una voz suave me dijo que no tuviera miedo que el estaría ahí lo abracé para tratar de ocultarme de los curiosos, el me abrazo.
Sentí un jalón era Demián que me arrebataba de los brazos de Dante, trataba de forzar mi blusa pero yo luchaba contra el, que pasaba. De pronto caí al suelo y no podía creer lo que veía era Dante y Demián que forcejeaban y dante gritaba que así no se harían las cosas.
Dio un paso para atrás y me ofreció su mano para levantarme le tendí mi mano me abrazo y al oído dijo
- Confía en mi. dio un paso y me observaba con esos ojos penetrantes, era como caer en un sueño pero, podía ver y escuchar lo que pasaba a mi alrededor en ese momento solo podía mover mis ojos el se acerco, con una caricia quito mi cabello de mi cuello sentía como mi corazón se aceleraba se acercó podía sentir sus cabellos acariciaban mi hombro y cuello después un dolor terrible acompañado de un pequeño cosquilleo la sangre salía a borbotones, de mis ojos salio una lagrima que rodó hasta su boca, el extasis flotaba en el ambiente, primero era ligero después una gran tempestad, sentía como la pasión y todo mi ser se iba muriendo
Esto duro unos minutos me sentía tan cansada que casi caigo al piso. Dante me sostuvo en sus brazos me deposito en el suelo desgarro su muñeca la arrimo a mi boca, yo rehusaba a tomarla se acercó y dijo.
-Te necesito tienes que aceptarme si no te perderé otra vez y eso no lo puedo soportar. mi cuerpo no pudo mas contra el y al fin tome de su sangre.
Miles de preguntas me rodeaban sentía mi cuerpo como se agitaba como se ponía rígido y después se contraía y se relajaba de un instante a otro el éxtasis antes sentido no era nada, imágenes inexplicables pasaban eran como visiones miles por segundo guerras masacres conciertos bacanal en ellas era yo la que mordía a Dante.

Escuchaba como Demián gritaba que ese era el comienzo que la hija de el primero la única heredera la de sangre pura volvía a la muerte mientras los demás aplaudían eufóricos yo moría, solo estaba dante para consolarme.
Me tomo en sus brazos y me llevó a mi cuarto me coloco en la cama y me decía:
- no te preocupes solo es una pequeña muerte simbólica para estar juntos toda la eternidades. En ningún momento dejo de hablar y consolarme.
Cuando por fin mi cuerpo dejo de hacer el cambio me di cuenta que no sentía dolor, ni frió, ni nada me sentí libre. Sin levantarme de la cama como pude arrastrándome hasta donde se encontraba dante a pies de esta me observaba pero sin decir nada me puse tan cerca de el y le susurre al oído
-dame mas!!!

Texto agregado el 30-09-2005, y leído por 182 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
13-05-2017 "Le Petit Morte". Ya estás a nuestro lado. Has dado el paso. FerdiCartago
29-12-2005 Predecible pero bastante sombrío. Me gusto eso del rock-gotico, Rozz no ha muerto. meteledoblebombo
27-12-2005 Muy buen cuento, personalmente creo que le haría falta una pizca de erotismo para redondear, pero vas bien hija del viento, muy bien. pierremenard
13-10-2005 te felicito.. crei que tu nombre seria otra profanacion a tan desdichado personaje.. si quieres ve mmis cuentos datan de magos, vampiros, adas, demonios..etc gatherin
10-10-2005 Date más tiempo para revisar ortografía antes de subir tus cuentos. Tienes buenas ideas. theonlyerath
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]