TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / renolio / El momento del nacimiento.

[C:145215]

- Como todos pronosticaron, la pareja formo una familia.

- Un crío llego a sus vidas, más bien una cría. Nació un 23 de Septiembre de 2001. Pocos días después de los acontecimientos del 911.
Como se pueden imaginar, Los Hospitales estaban bajo unas normas de seguridad y una tensión increíbles.

Yo trabajando como enfermo y ella en cinta (embarazada).

La noche previa al parto no pegue la pestaña (no dormí), pero no por la preocupación, más bien porque estaba terminando unos diseños y mandando correos electrónicos (desde el hospital), pero tuve que parar alrededor de las 5am, por cansancio.

El sentimiento me invadió esa noche, después de apagar la computadora (tal vez mi único link o ligadura con una realidad no existente), me dirigi a la cafetería del Hospital., y como sucede cuando muere alguien cercano, tuve unos minutos de reflexión acerca de la vida.
--Así mismo me sucedió en el nacimiento de mi hija--.

Yo pensaba:
No me alegro por su nacimiento….
No por no querer al ser que viene, sino mas bien por haber traído a un ser inocente a sufrir.

Recuerdo momentos alegres y momentos tristes, los pongo en una balanza y pienso:
Amo mi contexto. Si me dieran a escoger entre morir o seguir viviendo, escogería lo primero con tal de que el ser que viene sintiera el viento pegando en su pecho y sintiera la arena del mar entre sus manos.

No derrame una lagrima que se notara, porque desde hace mucho aprendí a guardarlas para mi., Pero la soledad de los años anteriores casi logran vencerme.

Después de esos minutos de reflexión interna, en un lugar extraño y rodeado de caras extrañas, Le di el último trago al bote de agua.,

Como si hubiera sido un vaso de tequila, me levante con mas valor y me dirigí a la habitación, listo para afrontar lo que fuera.

Varias horas transcurrieron, no se si estaba despierto o dormido, pero la siguiente escena que recuerdo, fue:

El nacimiento.
Las mujeres son mejores para recordar fechas y lugares (o por lo menos eso nos hacen creer), y esta vez tampoco fue la excepción.
No me preguntes la hora, yo solo se que el sol ya asomaba por la ventana.
El contexto en el que nació fue increíble. Una Doctora Portuguesa, Un Doctor Americano. Y dos asistentes. Una Africana y Un Mexicano (Su padre), fueron los que le dieron el recibimiento a este nuevo mundo.

El momento del nacimiento fue algo indescriptible, por un lado estaba la madre (muriendo de dolor), desangrando y quejándose, una cubeta en el piso, llena de sangre, con la bolsa que había protegido durante nueve meses al ser que por fin veía la luz.

Y por el otro lado, un ser lleno de una espacie de barro blanco, completamente indefenso y desnudo, que pareciera estar en el limbo aún.

Tan pequeño y sin expresión. (No ríe ni llora). Los brazos colgando y la boquita abierta.

Rápidamente es llevado a una mesa que parece haber sido extraída de una película futurista,

Lámparas, mangueras, sabanas, almohada, y aire.

Se escucha simple, pero cada pequeña cosa tenia su propósito, (despertar a este ser).
El aún sostenía la mano de ella y le decía:

“No te apures. Ya nació: descansa”.

Tras unos segundos soy llamado a la pequeña mesa en donde yacía el pequeño ser indefenso.

Aun recostada y sin sentido, uno de los Doctores dice: Aquí esta su hija….

Tome una bocanada de aire y me prepare para lo que venia. En ese instante, la doctora que la acompaño a ella durante todo el embarazo, bajo una de las tantas mangueras que tenia esa masita, la introdujo en la nariz (probablemente mas de diez centímetros). Acciono un swich o interruptor. Un sonido de aspiradora se escucho. Apago el swich y en ese preciso instante, un llano se escucho.


¿En este país no despiertan con nalgada?…..
me pregune.

Aquí esta su hija. Nació bien y pesa 4.5 libras.
Me la dan a cargar por solo unos instantes., Para cualquier Hombre (por lo menos en mi lugar), son la muerte.
Una mujer siempre dice: No se si reír o llorar. Se escucha fácil, pero hasta ese momento lo entendí.
A mi izquierda, la mujer que amos esta sufriendo. A mi derecha, Un ser que acaba de llegar también esta sufriendo (los dos lloran). Y el único que puede dar consuelo eres tú. Por algo eres hombre.

Imagine por un momento a mi hija que apenas tenia minutos de haber nacido, en la misma situación., Sufriendo por tener un hijo, desangrando en una sala de parto.

Me pregunte si acaso cuando ella estubiera en esa siuacion habria alguien a su lado.

Tuve que ser mas fuerte que eso …..

Texto agregado el 03-10-2005, y leído por 88 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
09-11-2005 ...estas completamente enamorado de tu bebe...Me gusto tu relato, es como estar allí... Gracias por leer mis escritos y comentar, muchas gracias...Nos vemos luego!! Bandiciones de un amiga para un buen poeta...Adios antoniad
14-10-2005 y llegara el alba dreamcatcher
07-10-2005 que bello! pero que optica tan de hombre! soy mama y si es cierto que sufrimos pero te juro que apenas ancido el bebe los dolores pasana un segundo plano y de ahi en mas solo importa el llanto de esa cosita bella que nacio. Para ser hombre has sido muy valiente felicidades ;)***** sigrid
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]