TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / pubis / Resumen de una vida-existencia

[C:145394]


I.
El pobre imbécil se mea, moja sus pantaloncillos.
Disfruta de beber solo, de mirar culos, de frotarse hasta el cansancio.
Su tipología es erecta, pero lánguida (igual que su mirada: penetrante sólo a ratos).
En las plazas se marea, se divierte pisando hojas,
sapeando parejas que se besan violentamente.
Mientras las micros humean las calles, él se encoge,
se apoca y se oculta, solitario, entre las plantas.

Raro energúmeno vegetativo, guarda sus manos en los bolsillos
y calla frases, sermones, carcajadas. Disimula el llanto y se aparea en posición fecal
.

Divide el tiempo entre lecturas y sollozos;
lobo estepario, dijera Hesse: se aísla, se esconde y se masturba.
A veces los pasillos son la cueva que lo traga, seduciéndolo. Clava su mirada en los estantes, plagados de hojas inútiles, de aire movido por los labios ľo por lápices o teclados.
Mentirosamente austero, se conforma con manos húmedas, con un poco de saliva lubricante sobre el miembro genital.
Adicto al fuego, prende fósforos y encendedores; ve pasar el tiempo con la tardanza de un preso condenado a muerte.

II.
Bicho raro, le teme a los aerosoles.
Cierra las cortinas, se refugia de la luz.
Por miedo a los espejos, decide no mirarse.

III.
Cuando el energúmeno agarró taquicardia
y los ojos le quedaron mudos, entonces prefirió la certeza de no tener que convivir. Se aferró al diccionario, a la necedad del léxico,
a la vigilia propia de su tipología; a las palabras vacuas
de quien renuncia al aire por temor a la burla.
Semánticamente imberbe, justificó el llanto en la silueta.
Se encerró, construyó candados, para luego afirmar que nadie es más frenético que el que decide aislarse a la sordina.

IV.
La dialéctica del sueño, del inútil pensamiento.
De mezclar palabras en un saco de género
y sacarlas entrelazadas
para hilvanar un recado innecesario.

La sintáctica del solo-solitario-funesto-entumecido. Del caballo sin testículos que galopa hacia una nueva castración; del gato que pierde sus bigotes y se niega a reconstruirlos, pues desconfía de los cirujanos.

V.
Va caminando solo una vez más.
Acercándose a su cuarto, va decidido a recostarse y silbar.

Agarra el control remoto.
Eructa: vomita abecedarios.
Construye juegos lingüísticos
y mastica chicle,
hace globos.

VI.
Si bien la pantalla acompaña,
no hay programa televisivo que supla la carencia.

Matinales, noticieros, estelares: ninguno amigo ni amante.

VII.
Vuelve al libro, a la nostalgia.
Retornado, despedido, le grita al presente.
Se come las costras y las uñas: se golpea, se auto-flagela.


Texto agregado el 03-10-2005, y leído por 308 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
11-10-2005 Vuelvo a leerlo (¿es una reposición?). Me parece notable la evolución del personaje, una suerte de G. Samsa. Texto reflexivo, lleno de matices y más de una referencia literaria de contrabando. Es excelente. newton
03-10-2005 si no fuera por ciertas palabritas de "diccionario"!!!!! tiene un buen olorcito un tipo medio enajenado aveces me hizo pensar en el maniatico de "el perfume" un texto que es diferente de lo que escribias. smog
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]