TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / la_columna / EL ATAQUE DE FURIA (Primera parte) en la columna de los lunes por Carloel22

[C:149190]

Hechos cotidianos posibles de evitar.


Un largo pasillo lleva a los estudios de la radio, antes de poder llegar a la paz que entrega el aislamiento que requiere salir al aire, se debe cruzar un montón de estudios de televisión; los domingos y especialmente cuando hay "vivos" es decir programas no grabados, un montón de gente se junta en las entradas.

Ayer por la tarde en particular, luego de un domingo agitado ya que en esta capital jugaban dos representantes del fútbol clásico, además de festejarse del día de la madre, entrar por ese pasillo largo, fue un martirio.
Lo curioso resultó observar como se podía desencadenar, entre la gente que hacia fila para intentar entrar a los estudios y ver, en la pantalla gigante la transmisión en vivo, un peligroso y temido "ataque de furia".

Lo relato brevemente porque lo presencié, luego explicaremos.

Alguien comenzó intentando pedir permiso y adelantándose, preguntó al personal de vigilancia si existía algún motivo especial para atrasar la entrada (se había indicado que a las 16.00hs se permitiría ingresar al estudio y ya habían pasado cinco minutos de la hora fijada y los portones permanecían cerrados), y allí en ese mínimo adelanto comenzó el drama.
Otro alguien no escuchó por estar mas atrás de la boca del que se adelantó el permiso pedido y la explicación del motivo del adelanto e insultó...
...el insulto tirado fuerte al aire en un momento de excitación ejerce como detonador en una bomba preparada, el resto piensa en solo seguir el desenvolvimiento, que no es mas que una especie de ola gigante como cuando se surfea, tras ella viene otra mas grande y luego otra y así se llega a la playa con forma de ira...
"No podemos permitir que se salga con la suya".
Se ponen blancos los nudillos, las venas del cuello comienzan a marcarse, un colorado tinte aparece en los rostros, gestos de agresión, griteríos, improperios, y los cuerpos que se movilizan para luchar, el sudor comienza a correr por la frente, los latidos se aceleran, la presión sube y los músculos de la cara quedan rígidos en una expresión de terror que da pánico.
En este momento preciso cualquier gesto o palabra que se colocara en mal lugar, desde el lugar donde están los responsables de dejar ingresar al recinto, puede hacer estallar la ira del otro lado.
Así es la hipertensión y también así lamentablemente los casos de muerte irracional que se ocasionan cuando estallan los ataques de furia.
La ira se construye sobre la ira, y el peligro puede estar signado no solo por una amenaza física absoluta, sino también por una amenaza simbólica a la auto estima o la dignidad.
Es el estado de ánimo que la gente peor domina, el más intransigente, la mas seductora de las emociones negativas. A diferencia de la tristeza, la ira proporciona energías e incluso resulta tonificante.

La furia libera catecolaminas, que es la sustancia encargada en el organismo de generar un rápido e intermitente ataque de energía, suficiente para una acción instantánea y vigorosa. Este ataque dura unos minutos, minutos en los cuales el cuerpo humano se prepara para una respuesta emocional, el sistema nervioso crea un fondo tónico general de disposición para la acción, en general lo que mal llamamos "apriete de gatillo"; las personas en este estado quedan expuestas a un asalto emocional y como decimos al principio, cualquier acontecimiento menor, puede provocar el estallido.

Y para no hacerlo mas largo dejaremos para la próxima semana, la segunda parte, la que nos servirá en la vida; "el aprender a evitar".

El còmo advertir el instante anterior al ataque para evitarlo, para frenarlo, para no sufrir las consecuencias que llevan al desenlace triste y, tambièn el còmo debemos actuar si no podemos llegar a evitar y el ataque de furia estalla frente a nosotros.

Texto agregado el 17-10-2005, y leído por 275 visitantes. (9 votos)


Lectores Opinan
21-10-2005 No quiero opinar hasta leer la próxima columna. Sí te digo que planteas el tema de una forma ordenada y comprensible, haciendo que el lector se vaya situando en el análisis de sus propias capacidades. Un abrazo, Pedro * neus_de_juan
20-10-2005 La ira es impotencia, está provocada por la inseguridad. No sé, es mi modesta opinión. En cuanto a cargar el organismo de energía, nada mejor que la risa, sí, es el mejor antídoto para sacudirse la negatividad exterior, y no absorberla. Interesante columna ¡5 Estrellas! maravillas
19-10-2005 Me gustó leerte en una versión que no te conocía, tan esquemática. Radicalmente opuesta con tu forma pasional de escribir. Un besito y estrellitas para tu cielo. Mai. maira
18-10-2005 Análisis pomenorizado de las conductas "airadas". La violencia es endógena al organismo (?), la precisa nuestro sistema psicológico, de la misma manera que el enfermo del corazón se toma el "sistrón" (?) para regular su cardiopatía. No lo sé. Pero la ira sale de nosotros. Es nuestra, aún provocada. Como si el componente orgánico que regula nuestro comportamiento lo formase un segmento (un único segmento) en el que en uno de sus extremos estuviese la violencia, yl en el otro el amor. De lo que se trata es de razonarlos, controlarlos, concliarlos, combinarlos y vivirlos (ambos) "debidamente". Lo que acabo de decir es simplemente una teoría sin demostración alguna, una perogrullada. Tan sólo para decir: que la violencia la generamos nosotros pero inoportuna, desviada e inadecuadamente. azulada
18-10-2005 Gráfica enumeración muy lograda. Estrellas y beso. fabina
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]