TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / _LUNA_ / Toda una vida siendo nada

[C:155427]


TODA UNA VIDA SIENDO NADA

Toda una vida mirando al horizonte, planteándose preguntas sin respuesta; lleno de miedo el corazón y la mirada.
Han nacido en tierra de nadie, donde nada importa, donde mucha gente ni siquiera existe ni cuenta para nada. El caos rodea su ciudad y su mente, viven en la nada, forman parte de ella.
No hay trabajo, no hay dinero, no hay apenas esperanza ni salidas, ni siquiera una migaja que echarse a la boca. A lo lejos se oyen las voces, los mandatos, los gritos de desesperación; todo envuelto en humo negro, allí ni siquiera existe otro color.
Los niños nacen condenados a un futuro miserable, lleno de rabia y dolor, sus llantos resuenan en el vacío, se escucha su propio eco. Su mirada perdida en la lejanía, su sonrisa hueca y apenas sin palabras.
Las calles son plenos campos de batalla donde se impone la ley del más fuerte, donde ya nada importa.
Un día abriendo los ojos mas allá del absurdo, sienten que hay una luz, una mínima salida, que quizá cruzando el charco su vida pueda ir más lejos de la agonía. Ahora toca dejar todo, irse con las manos vacías, buscando un lugar desconocido, un rumbo que no existe. Toca desprenderse de lo más querido para partir en busca de algo nuevo que cause alivio a la grave situación.
Llenos de miedo y de miseria llegan a un país donde son mirados con el ceño fruncido, donde se critica su modo de pensar y de vivir, donde no se les considera personas sino escoria. Se les cierran las puertas, se les niegan los derechos, incluso son mirados por encima del hombro. Luchan por salir adelante, hacen lo posible e imposible por sobrevivir. En el fondo se dan cuenta de que la cosa no ha cambiado tanto, que a pesar de su incesante lucha, siguen formando parte de la nada, y que hasta el derecho de ser nada se les niega.
Así es la dura batalla del inmigrante, vivida segundo a segundo, apurando hasta el último sorbo de sufrimiento. Una vida llena de acrobacias y penurias, llena de reproches y amenazas.
Sigue en nuestros días golpeando fuerte el odio y el racismo, se pueden ver a cada segundo miles de actitudes racistas y llenas de rencor hacia gente que ni siquiera nos molestamos en conocer. ¿Quién coño somos para creernos más que nadie? ¡Ya está bien! Va siendo hora de mirarnos a los ojos, y sentir a través de ellos, de dejar a un lado razonamientos ilógicos y sin sentido, que caen por su propio peso. Es momento de utilizar el cerebro, para algo más que "pajas mentales". Tenemos también corazón, que además de latir, siente y padece (cuestionable esta cuestión).

Texto agregado el 08-11-2005, y leído por 176 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
02-08-2006 "y que hasta el derecho de ser nada se les niega." Muy buena la frase... Tu texto me ha hecho recordar la canción 'el extranjero' de Bunbury... Sidd
02-07-2006 muy bueno heavy
08-11-2005 MUY COHERENTEL, POR QUE ESTO LO PODEMOS PERSIBIR, A CADA INSTANTE AUN EN NUESTRA PROPIA TIERRA, SUPONGO QUE EL EMIGRANTE ES TRATADO PEOR QUE UN PERRO HAMBRIENTE QUE SE TIENE QUE LIMITAR A BUSCAR LAS MIGAJAS EN LA INMUNDICIA PINCE
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]