TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / cao / 360º

[C:156029]

Iban como cuatro vueltas. Subir por la Alameda hasta la estación Pedro de Valdivia, virar a la derecha, mirar de reojo, como que no quiere la cosa, después acelerar el auto hasta Bilbao. El ritual era siempre el mismo: música en el auto; sólo con camisa (fuera corbata y saco), unos tragos de preliminar y unas rayas de coca para el envalentonamiento. Nada de celulares prendidos ni de estampitas de Dios colgando del espejo retrovisor; sólo ese sentimiento malo que le ponía los ojos negros, y el impulso aterrador de sus instintos.

Acababa de dejar a su mujer en el departamento. Cuatro horas estuvieron encamados, como siempre, entre discusiones, una botella de licor caro, y el sexo casi calcado que cada día se ponía más latigudo. Lo primero era besarle la concha con afán, luego era su turno. Segundo, penetrarla: piernas al hombro, de pie, de cúbito dorsal y abdominal. Tenía que gemir, no podía no hacerlo, sino le quedaba la cagada. Tercero, volver a la pelea eterna y al tire y afloje de la penetración anal. Que si ella no consentía, él manupilaba, que si él empleaba mucha fuerza, ella se sentía apenas un objeto al que había que doblegar. Y entonces le venía el llanto.

Quinta vuelta por donde mismo y las sombras de los travestis de la calle que se difuminan con toda la celeridad imaginada apenas él acelera el vehículo. Por el espejo retrovisor ellos le hacen gestos carnavalezcos mientras le siguen la pista parados en medio de la avenida.

Sin fijar la vista condujo haciendo el mismo viraje. La corriente de la conciencia era un alud de tierra y barro, un flojo deslinde con la locura, algo colapsable. Que los plazos procesales; que el alegato de la libertad provisional del traficante amigo; que el tubo de la lapicera con el que jalaba la mandanga que andaba perdido quizás dónde.

Sexta vuelta, la del diablo. El auto estacionado a un costado de la berma; el humo saliendo del tubo de escape como si fuera el halo de una bestia herida a muerte y en cada puerta, un hombre vestido de mujer poniéndole precio a la faena. Que si llevas dos, pagas una; que los condones los ponían ellos; que había un motel cerca donde no pondrían problemas (él ya lo conocía); que si quería podía hacerla de mujer o de hombre, daba lo mismo, el precio de todos modos incluía el servicio.

Cuatro de la mañana y su vientre sobre el motor del auto exhuda por la indefinición. A cada rato sus manos se contraen sobre el capot. El travesti a veces usa el taco aguja de su calzado. Hay un mirador en el cerro, el mirador de la Reina; hay cocaína sobre la caja de un cd y botellas por todos lados. Con cada espolonazo bien recibido del amante de turno, él se manda al seco un vaso de licor y se muerde los labios. Adentro suyo, afuera suyo, el deseo lo subyuga, lo nubla, lo agarra y zamarrea del cogote como un perro grande a uno chico; y las manos del travestido verdugo lo hacen sentir toda una mina.

Ya son las siete de la mañana y él llama a la oficina: 'monita no iré a la oficina, las hemorroides me tienen liquidado, llama a todos y suspende las entrevistas de hoy'. Muy abatido prende el teléfono y los mensajes de su casa casi revalsan la pantalla. En un servicentro se lava y quita las manchas que persisten. A las ocho ya se sienten los gritos en su departamento; a las diez de la mañana se le apaga la tele. Afuera no para de llover; adentro todo le late.

Texto agregado el 10-11-2005, y leído por 467 visitantes. (18 votos)


Lectores Opinan
19-05-2006 Tu arte en la descripción de los momentos previos al estallido es verdaderamente admirable sindari
08-03-2006 Un cuento que atrapa de principio a fin. Te dejo mis estrellas. ***** fabiangs
12-12-2005 Cao suena al Ricky Martin de las letras, por aquello de dejarnos ver “la vida Loca” de los presuntos implicados. Fuerte. Muy fuerte este cuento. Un digno Carvajal en toda la forma y estilo. Tienes dos “hoy” muy seguidos en el último párrafo, y por allí se puede sustituir alguno que otro regionalismo para que la universalidad que le merece a esta prosa, la adorne sin barreras y para que adentro todo le lata. Gabrielly
12-12-2005 estupendo cuento, fuertes imagenes que como dice fatamorgana hacen sentir asco y a la vez no te sueltan, eres muy bueno en lograr agarrar al lector***** janine
07-12-2005 buena narrativa!!!! genial!!! Soy_Naixem
29-11-2005 como quien dice, cerrar el circulo. por eso lo de 360 grados supongo. myu bueno. dicen que hombre es que probó y no le gustó. por las dudas no pruebo...jaja. muy bueno troya
27-11-2005 Un submundo que anticipaba el final, ese juego tuyo en las letras que no dejan escapar hasta romper en las muecas de asco y de risa al mismo tiempo. Es un mérito del autor permitir que uno se involucre, siente el aroma y los ruidos y todo lo urbano y nocturno que tiene este cuento que se me queda grabado, en la piel y ya...me voy pensando mientras dejo estrellas para tal vez luego volver y descubrir algo más, ahí está el mérito, insisto, del autor. FaTaMoRgAnA
18-11-2005 Toda una melancolía de sexo sin amor, del "pecado" como tú lo llamas. De veras, lo veo muy triste. Ni siquiera un toque de humor (hemorroides) me despierta una sonrisa. Qué bien manejas descripciones. Eres muy bueno, Cao. doro1
16-11-2005 Un relato que amalgama un sin fin de sensaciones y que hace que siempre se quiera descubrir un poco más.. caio
16-11-2005 El título no lo he entendido 360º de k?. A mi me parece una historia bastante común, la doble vida k usan aún hoy mucha gente... awamarina
15-11-2005 Creo que el título le sienta bien, 360° para mí es igual a 0°, pero diferente; y eso es válido también para los instintos. Cuento bien trabajado y narrado. musquy
13-11-2005 hola señor, cada vez q me alejo y vuelvo resulta que me encuentro con algo así: genial como es lo q aqui leo. un abrazo y nos estamos leyendo y viendo, actualizando y distinguiendo. aitana
13-11-2005 En un remolino de imágenes, sensaciones y circunstancias vas poniendo tensión a esta historia a la vez que recorre la órbita de esos 360 grados. Una historia intensa, fuerte, cruda, y tan real como la vida misma. ***** Un abrazo Shou
12-11-2005 wow!!! que nivel!!!!!!!!!!! CaroStar
12-11-2005 Parejas jóvenes, urbanas, clase media. La insatisfacción cotidiana. La vida es pesada, la queremos partir en dos. Queremos detenernos pero por más que queramos no podemos parar. Que depresivo. alumna
12-11-2005 He aceptado tu invitación a la lectura. Comienzo con el comentario: utilizando un ritmo narrativo, frenético, nos pintas varias estampas de eso que es y significa el instito sexual; así, de una manera pura y simple. Buen trabajo. maravillas
11-11-2005 Formidable, representas muy bien esa tentación que carcome y que nos lleva hacia una doble vida. FIRULACHO
11-11-2005 Es esa peculiar manera de meterte al lector en el bolsillo con ese viraje de vueltas que, aún pareciendo atiborradas de instantáneas inconexas y extravagantes, presentan todo un mensaje hilvanado y monocorde sobre la ansiedad vital e insastifecha del que busca sin saber qué y sin encontrar por supuesto. azulada
11-11-2005 Que puedo decirte, Eres español? no lo se. Me recuerda a una pelicula pero con un condimento extremo que en cada palabra, se acrecienta, wonderfull. gonzalo_silver
11-11-2005 Qué te puedo decir? que es una historia muy cruda y fuerte, real, lo mejor es eso, la realidad de tu cuento, la forma enérgica de narrarla, le da ese realismo que conmueve y atrapa, muy pero muy bueno, felicidades y saludos! Arianna
11-11-2005 Me ha gustado la historia, el personaje y el ambiente. Ni qué decir de la narración, pero lo que más me gustó ha sido la tensión que imprimes a todo el tema desde el principio. Tal parece que los efluvios del perico llegasen al lector. Buen dinamismo en el relato. Me gustó mucho ***** graju
11-11-2005 Todo un road-texto (eso existe?). Buen ritmo y buena narración, buena frase final. Efecto_Placebo
11-11-2005 me gusta la rapidez del texto como si fueran fogonazos de una película, se puede palpar. Mis estrellas burbuja
11-11-2005 Defines con claridad lo que es un alma enferma. insaciable su apetito por concer y reconocerse...bien narrado, con adjetivos que cordinan con el tema... un abrazo cao ruben sendero
10-11-2005 ¡La condición humana, hermano! Dentro de todo el contexto del fantástico relato yo quitaría el término "pecado". Me parece que pertenece a otro ámbito. Pero no hace a lo esencial de tu texto. Mis felicitaciones. Máximo islero
10-11-2005 jajajajajaj, vaya que novelón, típico de Santiago, bien narrado. Gracias por la invitación. LAPLUMA
10-11-2005 Buen texto cao,realista;existen cada día miles de persona en la misma situación que el protagonista de tu historia.De un desarrollo impecable.Gracias por traerme.Un abrazo.***** Gadeira
10-11-2005 "los condones los ponían ellos"... "adentro todo le late"... lo tube que leer de vuelta ... exelente amigo ... quizas...y... si lo leo de vuelta ... muy bueno ... enhorabuena! focusag
10-11-2005 bueno ... gracias por invitarme ... esto si que ha sido una sorpresa ... me encanto ... mis estrellas focusag
10-11-2005 Hace mucho tiempo que no te leía... bien, gracias por invitarme de nuevo, sobre todo a un texto tan bien ideado como este, tan exelentemente desarrollado. Fuerte sin caer en el cliché de la crudeza no justificada. 5* me encantó! Carmen_Posada
10-11-2005 Joder, frenéticamente formidable! barrasus
10-11-2005 Desquiciante.... edith23
10-11-2005 Narras muy bien Cao, y eso… ya ni hace falta decirlo. Me gusta tu texto… logras dibujar el ambiente exacto y llevarnos a el. Un abrazo.. Thais
10-11-2005 Muy tetrico y surreealista. Mis felicitaciones. *****. kasiquenoquiero
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]