TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / peco / La Rendija

[C:156446]

Cuando Amalia, la prima de mi hermana, se marchó comprendí lo ingénuo que fuí frente a la idea de hacer una rendija en el centro de la pared que separaba la sección de hembras de la de varones, en el viejo excusado del fondo del patio de nuestra casa. Élla nos visitaba cada verano y trás sus partidas quedaba siempre un sueño. La había visto crecer y entre un viaje y otro, dejar pétalos de adolescencia. Sin embargo, lo que ésta vez fuimos a llevar a la estación, era un monstruo de mujer. No le sobraba ni le faltaba, pero para Amalia, yo no pasaría de ser el hermano de su prima.

Cierta tarde que fuí a dar instintivamente con el marco de la ventana de mi aposento, 'la ví regresar de ducharse con su cuerpo semi cubierto por una toalla, cuyos bordes sometían a la obediencia a dos rebeldes que se esforzaban en desatar el nudo, que al caminar, apretaba con su axila izquierda'. 'Amalia ya estaba otra vez en su dormitorio y seguramente había liberado el lienzo que absorbería la humedad de cada ángulo de su cuerpo'.

' Me veo en el cuarto contíguo e incapaz de delatar mi presencia. Supe que había entrado por el tirón que le dió a la puerta. Ruido que contrajo los músculos de mis pantorrillas, entonces, escuché el deslizamiento ascendente de su vestido y me imaginé que élla estaba expuesta frente al pequeño agujero. Solo faltaba vencer la fuerza que se oponía a que estuviera parado, y que se alimentaba con el silencio angustiante que reinaba al otro lado de la pared. Quise abrir el grifo, pero ponerme en evidencia habría sido tan tonto, cómo el encontrarme allí impotente y aturdido, mientras aquella perfecta imagen tentaba la pasividad de los dioses'.

'En el momento que estaba decidido a vestirme y de un salto abandonar aquel lugar, un repentino harineo sobre el tejado, me sirvió de coraza. Ya nada impediría que mi rostro pudiera deslizarse sobre las crestas de aquellos maderos. Mi cara estaba tan cerca del orificio que mi órgano visual solo tenía que ajustarse a la estrechez del espacio para descubrir lo que Amalia creyó, siempre sería un secreto para mí. Cuando lo sentí perfectamente encajado sobre la rendija, lo empecé a abrir lentamente, pero como si se tratara de un espejo, sólo pude ver otro ojo'.


Texto agregado el 11-11-2005, y leído por 484 visitantes. (13 votos)


Lectores Opinan
06-03-2014 Buena narrativa, bien llevado con un final sorpresivo ,me encantó leerte!!! REINA
09-09-2011 ES-PEC-TA-CU-LAR filiberto
13-05-2010 muy interesante, si venía bien, con un sutil juego sugerente, el final es realmente perfecto, felicitaciones contamil
24-07-2009 Esplendido, digno de un maestro. fetaco
08-04-2008 Bien Peco. Si que tienes sutileza. Deberías continuarlo el próximo año cuando regrese la prima. jorgecuentero
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]