TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / gui / Discurseador

[C:157547]






-Bueno, el asunto es que ahora he golpeado a su puerta porque sentí la necesidad de hacerlo. Al verlo, he notado una infinitud en su mirada, una alargada inquietud, una plegaria que ya no se hace de palabras sino en la verticalidad del iris apuntando a la esperanza. Señor mío, hermano mío, le tiendo mi diestra y si usted es siniestro no tenga cuidado que el asunto es sentir la comunión de las pieles en un contrato tácito. Una ojeada me ha bastado para entender que usted está a medio camino de sus más caras aspiraciones, he visto a sus hijos sonriendo con el asombro pintado en sus rostros inocentes, esos libros alineados en la repisa me indican que en su hogar, la cultura tiene un lugar destacado, veo sus manos de dedos retorcidos por el esfuerzo, dedos que sin ser rectilíneos como los del artista, parecieran estar orgullosos de su estirpe, dedos que crean, que impulsan, que amasan y que se regocijan en el esfuerzo. Amigo mío, hermano, compadre mío, esta sonrisa ampulosa que se dibuja en mi rostro, sonrisa amplia y esperanzadora, es una señal de convite, de compromiso, una expresión de sincera amistad. Se que los tiempos son difíciles, que la justicia social es por ahora, poco más que un concepto, letra caligráfica que no sobrevuela la realidad plena y urgente, que si comparamos a esta gran nación con un inmenso vehículo, veremos que son muchos los que lo propulsan con el motor de su esfuerzo, que un inmenso conglomerado de seres pujantes, mueve trabajosamente con sus manos este vehículo y que los que ocupan los asientos de privilegio son unos pocos, los mismos que exigen mayor velocidad y esfuerzo. No amigo, eso tiene que terminar alguna vez y esta es la oportunidad para que usted y los suyos se arrimen a esos asientos y tengan la potestad de sentirse como la parte más determinante de este país. Es el momento de decir basta con garganta firme y puño resuelto, es la ocasión para escucharnos, para darnos una nueva oportunidad con la certeza que ahora sí emprenderemos un vuelo de insospechada autonomía, es la hora para que usted y su familia reciban las preseas del sacrificio, los gallardetes del heroísmo, el beneplácito de los dioses, la oportunidad para que usted, ese y aquel sonrían con la misma elocuencia con que lo hago yo.
-¿Cómo? ¿Qué me quiere decir con eso? ¡Ah! ¡Usted es sordo y no tenía puesto su audífono! ¿Que me dice usted? ¿Qué le repita lo que le dije? Este…bueno, será de dios, ya.
Repito entonces. Bueno, el asunto es que ahora he golpeado a su puerta porque sentí la necesidad de hacerlo. Al verlo, he notado bla, bla, bla…










Texto agregado el 15-11-2005, y leído por 183 visitantes. (2 votos)


Lectores Opinan
16-11-2005 jajajajajajajaja, que buena tremendo discursooooooo y sin audífono jajajajajajajajajaja. anemona
15-11-2005 Jajajajajajajaaj . Excelente . Como endedor a domicilio no tendrías precio . cuando_nieva_sobre_los_cedros
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]