TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / DonBombillo / Manuelito un niño muy dulce (Tragicomedia)

[C:160371]

Entraron sin ser vistos, cuando la complicidad de la noche los hacía invisibles, tanto que llegaron a la sección de caramelos y dulces sin ningún obstáculo, con la destreza de un ciego en sus dominios.

-¡Los rojos saben a fresa pero son de limón!
-¡Si!
-¡Los amarillos saben a piña porque son de piña!
-¡Si!
-Estos me hacen verlos a ustedes cambiando de colores...
-¡Manuelito!...¡Manuelitoo!!!

A Manuelito el exceso de dulce le producía el mismo efecto que le producía la marihuana a su hermano mayor, el aguardiente a su papá y el chisme a su mamá.
para tratar de curarse la familia entera se hizo ver por un terapeuta, quien los sentó en circulo y les dijo: son ciento cincuenta mil pesos la sesión de media hora.
La familia entera saltó de silla en silla gritando...!Estamos curados!.

Pero dos noches después Manuelito se volvió a colar por la ventana de la tienda de la esquina, otra vez con Marcelina y Mateo como cómplices.

-!Los de café quitan el sueño!
-Comamos bastantes...¡Así podremos comer dulces toda la noche!
-¡Los verdes saben a caja!
-Mateo... ¡Eso es una caja!
-Si te metes uno de piña uno de limón y uno de fresa en la boca, sabe a... ¡Salpicón!
-¡siiii!
-Y ahora vamos a comer chocolates... ¡los chocolates!
-¡si!
-Este está relleno de caramelo de leche
-Estos saben a...¡Guácala!
-Y no solo saben a guácala...Se ven como guácala
-Ahora vamos a robar panecillos de queso.
-!si!
-Muchachos.. tengo sed.
-Yo también... Vamos a robar leche... !si!
-¿Y, Manuelito?
-¡Manuelitoo!

Como siempre Manuelito había terminado alucinando, viendo la música en colores, saboreando recuerdos, masticando placeres, mordiendo sueños de piña, durazno o melocotón, desmayado y con los ojos en blanco.

-Muchachos... !Los veo cambiando de colores!

Dos días después, sentado frente a una multitud de extraños quienes lo observaban de pies a cabeza, el azucarado niño se puso de pié y frente a ellos lanzó una mirada de gato triste diciendo:

-Soy Manuelito y soy... !Caramelo-adicto!

En seguida los aplausos retumbaron por todo el vecindario y fue tanta la algarabía que los vecinos creyeron que alguien se había ganado la lotería o algo así, entonces todos ellos corrieron a ver quién era el afortunado y cuando llegaron se encontraron desilusionados con un grupo de gente que abrazaba a Manuelito, quien prometía con lagrimas en los ojos que no se acercaría a menos de tres metros de algún caramelo de chocolate, limón o piña... Que ni-siquiera se acercaría a las bolsitas para endulzar el tinto de su abuelo Amalio.

Habían pasado cuatro días, trece horas, cuarenta y tres segundos y un puchito mas sin que Manuelito derritiera en su boca uno de esos caramelos que con bulliciosa ansiedad destapaba en plena clase de matemáticas, cuando el silencio factorial hacía que el escandaloso sonido del empaque provocara luxaciones de cuello y ataques de envidia entre sus compañeritos. Pero allí estaba el objeto de su deseo, un hermoso caramelo de chocolate con panela; mas conocido en el bajo mundo como “un cacaito”, él lucía envuelto entre papel de celofán y amarrado con cintillas rojas, descansando inocente al costado derecho de la mano de su dueña la "profesogra Martha H".

Ella no tenía la culpa de ser así, fueron las monjas que la educaron quienes le cambiaron el corazón por otro riñón, fue su primo quien la dejó plantada en el altar para escaparse hacia los llanos con su hermana Zoila, fue su padre quien le puso como nombre Martha Histerectomía, porque le parecía un nombre bien sonoro e ilustre, fue por todo esto y por nada a la vez que se le había arrugado el corazón haciéndole ganar el apodo de "La Profesogra Martha H".

Sentado desde su pupitre Manuelito solo veía desde lejos al cacaito y pasaba salíba tratando de dominar su boca, sus manos y su conciencia, entonces comenzó a repetir como loro mojado.

-Cuando quiero comer dulce no lo hago
-Cuando quiero comer dulce no lo hago...
¿Pero si no lo hago?... de lo que me pierdo
!Es que es un cacaito!...!No!

Y como poseído por el espíritu de la panela raspá se levantó con la decisión de un niño de ocho años que lleva cuatro días, trece horas y cuarenta y tres segundos y un puchito mas sin probar dulce alguno, miró a la profesogra Martha Histerectomía viuda pero de soltería y le dijo: !Me como el cacaito y que!

Acto seguido tomo el cacaito entre sus pequeñas manos, lo destapó delante de todos y se lo echó a la boca.Con el calor y las ganas por probarlo, devorarlo, pasarlo por entre cada uno de sus dientes, este se fue derritiendo lento y parejo, llenando de sabor cada una de las papilas gustativas de la lengua de Manuelito, enviando ondas de placer hasta cada uno de los rincones de su cuerpo aún infante, desde la uña gorda del pié izquierdo, hasta su oreja derecha, pasando por el ombligo y la espina dorsal, en ciclos armónicos y cada vez mas intensos, en la misma medida en que el dulce fundido se deslizaba por su garganta.

-!Manuelitoo¡
-Esto es imperdonable
-Queda usted cas...

Eso fue lo último que escuchó el niño antes de caer desmayado de placer por una sobredosis de chocolate y azúcar.

Al despertarse Manuelito dijo conmovido y francamente descompuesto:

-Prometo con lagrimas en mis ojos que nunca me acercaré a menos de tres metros de un caramelo, dulce, panelita..
-Gomita....¡si!
-De esas gomitas agridulces, ¡ah!.. de esas con forma de gusanito, ni tampoco de esos, de esos suavecitos bocadillos veleños, de esos que se comen con queso de cabra o con leche.

¿Fin?


Texto agregado el 25-11-2005, y leído por 11122 visitantes. (9 votos)


Lectores Opinan
16-03-2006 Es tu segundo texto que leo y verde de envidia (como caramelo sabor a caja) reconozco que eres un excelente escritor, que tu estilo es fresco, que tus textos se notan pensados y repasados antes de publicarlos, y, y, y... CUANDO PUEDO ESCRIBIR COHERENTEMENTE NO LO HAGO... CUANDO PUEDO ESCRIBIR COHERENTEMENTE NO LO HAGO... CUANDO PUEDO ESCRIBIR COHERENTEMENTE NO LO HAGO... CUANDO PUEDO ESCRIBIR COHERENTEMENTE NO LO HAGO... migueltr
03-12-2005 Te felicito!! me encanto, tu creativilidad y tu "Manuelito" sin adiccion!! mis***** son muy merecidas para ti amiga, ya entraste a mi rincón de amigos besitosssss de nildamamádeariel. nilda
02-12-2005 Wow!!! Ojalá y todas las adicciones fueran tan ricas como las de Manuelito. Jajaja!!!! ***** mirandapaez
02-12-2005 Esta excelente..... Ojala los dulces fueran asi...... ********* valentin
02-12-2005 Genial!!! me ha encantado conocer a Manuelito y sus dulces. Mis ***** anyglo
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]