TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / todopoderoso / La maldita T-shirt del concierto...

[C:160658]

Cuando era niño creia que todos los cantantes vivían en carne propia todas las canciones. Me imaginaba a un Juan Gabriel llorándole a su querida desde la puerta o a un Michael Jackson queriendo hablar por todos los niños. Con el tiempo me percaté que la mayoria de los cantantes ni escribian sus canciones y lo que es peor aún, ni siquiera eran como los hacian aparentar sus canciones. Cuando tenía 20 años fuí al concierto de Eros Ramazzotti, a pesar de que solo había escuchado uno de sus cassettes, pues los demás eran en italiano, canté todas las canciones o al menos eso intenté porque el muy infelíz cantó todo en italiano. Salí tan defraudado de allí que me juré que nunca más creería en un cantante y mucho menos en el maldito calvo de Eros Ramazzotti. Y un día de esos en los cuales no deja de llover, conocí a la chica de la guitarra. Me estaba hospedando en el mismo hotel que ella, y nuestras vacaciones se habían arruinado por aquella lluvia que parecía que no quería acabar. Así que armándome de valor, la invité al restaurante del hotel para darnos algunos traguitos. Ella era una de esas artistas que nadie conoce pero de las que se empeñan en creer que se lo merecen todo y que algún día se lo darán. Mientras ese momento en su vida llegaba, pensaba ella que tenía que ser amable con todo aquel que se le paraba al frente. Por eso aceptó mi invitacion al restaurante. La verdad era que yo no la conocía, es decir, no sabía que tipo de música cantaba ni nada por el estilo, nunca la había visto en mi vida, no antes de llegar a aquel hotel, yo la bautizé como la chica de la guitarra.

A mis 25 años ya se me notaba la desesperación por una chica y el hecho de que estaba lejos de mi casa me calmaba porque nadie que me conociera se enteraría de las estupideces que hiciera. Así que así sin más la invité a tener relaciones sexuales, si así mismo como leen, no me dio miedo ni verguenza, una más que me rechazara no sería gran cosa. Es cierto que tenía un poco de miedo, lo admito, pero la desesperación que tenía encima por tener una mujer eras más que cualquier otra cosa que pudiera sentir. Al parecer yo le gusté a la chica de la guitarra porque no lo pensó mucho y me contestó que sí, pero solo porque la lluvia no paraba y no tenía mas nada que hacer. Acordamos entonces ir a mi habitación y nos levantamos del restaurante y subimos a mi habitación. Y en ese momento sentí como se abrieron las nubes y Dios me señaló con el dedo y me incriminó en un crimen que no había cometido aún. La luz que se abrió paso entre las nubes era como un destello de lucidez en lo pecaminosa que había sido mi tarde. La chica de la guitarra pudo ver entre los vitrales del hotel y vió como paraba la lluvia y se aclaraba el día. Salió para ver si sus ojos no la engañaban y vió hasta un arcoiris y una playa que la llamaba excitada. Entonces ella paró mis ilusiones mientras mataba otras cosas. Me dijo "lo podemos hacer luego de darnos un bañito en la playa", y yo tonto al fin dije "pues sí, esta bien". Subí a mi habitación y me cambié, y bajé para hacer lo que había venido hacer en mis vacaciones, disfrutar del Sol y de una buena playa.

Al parecer el calor se hizo tan intenso que algo extraño pasó en el hotel, algo dentro se prendió en fuego. Vimos nosotros entonces desde la playa algunas llamas que se asomaban por algunos de los cristales. Salí corriendo entonces para subir y recoger mis pertenencias ya que tenía cosas valiosas allí. No sé que era lo valioso que tenía pero ese fue el primer pensamiento pendejo que tuve al ver aquellas llamas y percatarme que aquella tarde tampoco iba a perder la virginidad. Subí como pude por las escaleras y recogí mis cosas y traté bajar tambien por las escaleras pero al llegar al tercer piso me encontré con unas llamas que no me dejaron avanzar más y me tuve que meter a una habitación para saltar por la ventana y caer en una lona de los bomberos que ya habían llegado. Estaba allí yo en la entrada del hotel viéndolo quemarse y con él todas mis ilusiones de tener relaciones sexuales aquel día. Hasta por la televisión salí, cuando dije que nadie que conociera se iba a enterar de las estupideces que hiciera ese día, no conté con que el hotel se quemara y yo el más mamón tratara de rescatar mi ropa y tuviera que saltar a una lona de bomberos como un super hombre o una super vieja esperando por Superman. Cuando caí a la lona, me jodió la caída y me hicieron subir a las malas a una ambulancia para que me llevara al hospital más cercano.

En el hospital me trataron como un sobreviviente de la guerra de Kuwait, todo el mundo me miraba como si fuera la mujer barbuda de un circo, pareciera que no habían visto un hombre que arriesgara su vida por rescatar algunos trapitos, la verdad era que no habían visto alguien tan pendejo como yo. A la chica de la guitarra nunca la volví a ver y la enfermera que me atendía jamás podía compararse con la chica de la guitarra. La enfermera más bien me acordaba al capitán Garfio de Peter Pan. El médico pidió que me quedara aquella noche para evaluación a ver si no tenía nada roto. Entonces me resigné y abrí mi maleta y entre todas las porquerías que había sacado de mi habitación, lo primero que encontré en la maleta fue aquello...

la maldita t-shirt del concierto...

la del concierto de Eros Ramazzotti que había odiado con todas mis ganas por no poder cantar ni una sola canción porque el muy cabrón las había cantado todas en italiano. Y allí estaba yo como el más mamón, todo sucio por la caída, adolorido físicamente por los golpes, adolorido en el alma por no poder perder mi virginidad con aquella artista y me veía mas mamón aún acariciándole la cara a Eros Ramazzotti en aquella maldita t-shirt y como si fuera poco, mi madre que acababa de enterarse por las noticias que su hijo había hecho el ridículo y había llegado hasta el hospital para ver como estaba y con ella llevó una comidita por si acaso no había comido. El hazme reir del hospital y de todo el país ahora se había convertido en el "mama's boy" más famoso del país. No me quiero ni imaginar que estaría pensando ahora mismo la chica de la guitarra, supongo que estaría vomitando acordándose de haberme dicho que sí quería tener sexo conmigo.

Texto agregado el 26-11-2005, y leído por 188 visitantes. (4 votos)


Lectores Opinan
18-07-2007 jaja la chica de la guitarra... creo que hay que ser mas modesto con la primera relacion sexual xD Muy bueno *5 Saludos gino
14-12-2005 Dios miooo asi de sopenton... carajoo no sé si sigues virgencito pero desde luego esto lo arreglo yo ahora mismo... te encontré la solución, dejate de romanticismos y paga por sexo, jajaja... fijo que ahí si que por fin pones una pica en Flandes, ajaja... un susurro* susurros
28-11-2005 jejeje, a eso le llamo yo tener un día redondo. ;) Zawa
28-11-2005 jajajajjajaj, ay Dios mio q aventura!!!, pues asi es la vida, pero estoy segura q prointo perdera la virginidad ..jejeje mis 5* pradjapati
27-11-2005 Como decimos los Argentinos... ANDAAAAAAAAAA ANDAAAAAAAAAA ANDAAAAAAAAAAA Mis ***** son para que no te creas tan pende... con 25 años ya sos un hombre con sexo o no!! ja ja ja ja (lee tu tambien a tus leyentes, por qué no te leera nadie amigo. besitosssss nildamamádeariel. CUIDATE ANGELITO!!! nilda
Ver todos los comentarios...
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]