TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / malasangre / corazon de platano

[C:163710]

Ya desde tiempo, sin que se diera cuenta, la veníamos averiguando. Yo tuve otro motivo pa’ escogerla que el que eligió Sermao.
Me da risa, ese negrito de verdad que tiene el corazón de plátano. Si no porque creen que ayer mismito cuando estaba así a puntito de secuestrarla, me dejó así, así de cerquitica de tirarle el guante
Por los altavoces del parque la radio Institucional inició su transmisión de siempre:
El himno nacional a las seis de la mañana
─La hora que despierta el mundo, hijos de la revolución, y la chingada─dijo─ y al muy hijo de puta se le sangró en el alma la muela de la patria.
Mirando para todos lados, jalo marcialmente su pierna chueca pa´ cuadrarse pronto, y con la mano al frente, al corazón, como si fuera ya hombre, canto el himno, estrofa por estrofa. Todo por que la patria es como una muela eterna que aunque duela, que aunque se este pudriendo, mi negro, no se saca.
Solo por eso es que se frustró el secuestro, solo por eso es que regresamos hoy pa’ llevarnos el encargo.
Me da risa ese quema’o, se los juro. Mire que aprenderse de memoria la rutina de esta vaina:
–Por la mañana se levanta a ejercitarse, como si le hiciera falta a la enfermita, desayuna ligero; su juguito de toronja, su pan tostado. A las siete en punto entra a la tina, su pelusilla es una mancha sobre su caparazón blanco de cangrejita.—me dice— pero no hay excitación en su palabra.
El que se excita soy yo que la veo atravesar desnuda y apresurada por el marco de la ventana. Pienso que debí ser yo quien la espiara en la bañera, para mirar su pelusita mojada, su sonrojado membrillo de jugosa temporada, para saber por qué siempre baja tan contenta la muy putita, empapando de su aroma a hembra de mundo el palomar, ese balcón y toda la cuadra.
Así como Ahora que desciende, sale y pasa con su cara a media cuarta de nosotros. Sube despacio a su cabriole con las piernas muy juntitas, dejando a la rutina de mis noches, el color, el sabor, el jugo que moja sus frescos pantaloncitos
Nos sonríe, Sermao endereza la pata, se peina, su corazón a rodajas se le cocina como un platanito frito porque la verda’ es que la hembra es regraciada, tiene la nariz así chiquita, como la Amelia, como si no pudieran tener una más grande, como que lo hacen adrede coño, pa’ no oler la mierda de estas calles, solo el aroma a coco, a limón, a esas frutas con las que hacemos las galletas en la fabrica.
Yo se, que no es bueno eso de nadar en lo profundo de lo pendejo-enamora’o, porque hasta este aire a veces endulza el puerto, le hace por pensar a uno, que también a veces puede ser de azúcar muy dulce la tristeza.
A demás yo no tengo tiempo pa’ amar a otra mujer que no sea la vieja, ahora lo que importa son los billetitos, pa’ operarla. 50,000 mil mi hijo, eso vale cambiarle el corazón a una madre, así de pequeñita, de flacucha, de tanto que se pone, que cuando sale al patio, hasta siento que el viento tiene miedo de empujarla.
Por eso se me ocurrió este plan, pa’ transplantarle un corazón tan blanco, que deje de llorar en los rincones, pa que deje de mentirnos en la oscuridad y decirnos que no es que duela , que es la madrugada coño, la basura de recuerdos metiéndose por la ventana de sus ojos.
Yo se que no nos parió, pero nos dio nombre, por eso le digo a Sermao que se aviente que se deje caer un día de estos frente a un coche, a lo mejor y por pasarle la llanta le arreglan esa zanca y se haga de una buena vez un pinche hombre, y sea de tropa, allá en la sierra, donde no pueden ni putos, ni los niños, ni tullidos.
Nos apropiamos bien, no como esa chingadera de ayer, en los vinos de la tienda. Ahora que lo pienso no más paguemos el encargo, se me ocurre, buscarme yo también una querencia. Un poco de sudor entre la cama y ya de paso una custodia para Amelia mientras no estamos, pa que deje de una vez esta añeja dejar de andar arrastrando sus pies como difunta. De verdad que debe ser sabroso de pendejo-enamorarse, despertar y encaramarse a las ancas de una tierna hembra en la mañana.
—Ya siento que la amo—me dice el banano –y yo le veo su piel blanca, sus ojitos vivitos de cangreja asustadita.
Me distrae quizá el regreso, el alboroto de los críos, pero es la mudez de los grandes lo que me provoca la punzada violenta en el instinto, presiento que alguna sombra me falta por los cuartos de la casa, ese quejido menudo en la silla tan cerca del molino.
—Se llevaron a tu negra— apenas quiso decir don Rufino, como tanteando mi enojo, como bordeando este nombre que vale ahora lo mismo que esta sordina a medio basurero.

Por eso lo apuñale profundo, con el filo de los ojos
— ¿Qué tanto?
—Como una hora
─ ¿Y el doctor?
─ A ese también, se lo llevaron
─ ¿Dejo encargo?
─Que te apures, que le pongas corazón no mas, que no hay más tiempo
─ ¿Y el donante?
─ Que no llegó, que ayer, en la tienda, algún hijo de perra, le pegó un tiro.
Tres horas, 50,000 vainas… pa’ una mierda, ahora solo va servir pa pagar la lloradera
─Carpio, chico─me dice el Sermao, pero se quedó pensando en el asiento trasero del cabriole. Se miro nomás todo, con el llanto compungido.
─ No hay tiempo pa’ amar y pa’ la mierda– se siguió diciendo mientras le miraba los ojos tristes a la Zulema.
Con sus ojos de camaroncito, se va fijando en todo, en la tarde muda, en la alegría de los morros, en los perros en silencio, se fija sin querer queriendo en la medallita de la bienaventurada virgencita de todos los prodigios, después en el palpitar apresurado, en los pechos finos tiernos de todos los milagros. ─Pa’ la mierda—dice—Pa´ la mierda
Yo se que es la muerte lo que endurece su corazón de plátano, que le hace bajar arrastrando su pata chueca y su dolor de perro-niño.
─Pa´donde vas—que le grito pa pararle la carrera.
─Pa’ ya, pa’ dentro
─Pos ya pa´ que pendejo— que le digo. Pero parece no oírme y antes de cruzar la puerta que contesta:
─Pa’ que va hacer, pendejo, por un cuchillo.

Texto agregado el 07-12-2005, y leído por 92 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]