TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / fragilpar / LUCERO DE LA MAÑANA

[C:163768]

Lucero de la Mañana

Definitivamente Justo García había nacido para danzar...el baile se constituia como una magia efervescente que le brotaba por los poros,...definitivamente había nacido para bailar.
No había comparsa ni funcia en la que Justo García no apareciera a bailar, en las de las fietas de Mayo cuando se homenejeaba a las Cruces y al agua, en las de Agosto por la Mama Shunsha y de San Lorenzo, el Patrón destronado; pero el reto mayor era danzar como quispe cóndor para la fiesta de Septiembre. Siempre le había fascinado verse como danzarin de este festejo, ya sea por el baile solitario que desplegaba este danzante, ya sea por el misterio que se tejía sobre el, pues se decía que tenía que bailar desde antes que apareciera el lucero de la mañana, cuando aún no había ni un alma caminando por las calles de pueblo, ese era el secreto para no morir en el intento. Justo García había nacido para bailar, y no había china que no se fijara en su danza, y no había china que no se fijara en su frágil y grácil figura, ese fue el éxito que tenía con ellas, pues ninguna que le dio una sonrisa, se libro de su fascinación amatoria.
Era domingo, no un domingo cualquiera, era el 14 de septiembre, día central de la febril fiesta conchucana, y era el día en que todos los danzantes, sea Pallas, Indios Pieles rojas, Pabellones y por supuesto el Quispe Cóndor debería de desplegar toda su gracia en homenaje al Patrón. La Noche anterior se le vio a Justo García junto a su cajero danzando en uno de los priostes del alba, había desplegado una acrobática danza ayudado por algunos tragos de aguardiente, salió de la casa diciendo que volvería al día siguiente, pues era hora de descansar nuevamente para ganar al lucero del alba y es así que todos lo vieron marchase. Al día siguiente no se escucho la el tronar de la vieja caja. Justo García el bailarín danzante yacía junto al árbol de alcanfor que crece a las orillas del río llamacocha, con la sonrisa en los labios y la mirada perdida, pues el día anterior las constelaciones habían confabulado en su contra, el lucero salió antes que el Quispe Condor cruzara el umbral de la casa bailando, debiendo pagar con su vida la profesía añeja: si te gana en salir el lucero de la mañana, procura no bailar Quispe condor, pues caso contrario te llevara el diablo y seguro que te iras bailando...

Texto agregado el 07-12-2005, y leído por 935 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
09-02-2006 muy bueno elidaros
11-01-2006 Magnífica prosa. 5* sorgalim
11-12-2005 Precioso, viejas historias parte del patrimonio conchucano, viví tres años de mi infancia en tu pueblo, de manera que lo que cuentas me lleva de la mano por sus caminos y riveras. Mis estrellas. tuyoporsiempre
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]