TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / mrhyde1970 / LA PUERTA V

[C:163953]

LA PUERTA V





Observe con detenimiento la foto ampliada de la lapida.
No tiene sentido que atiborre con la cantidad de letras que sume, la cantidad de números que multiplique, sume y reste y transforme utilizando todos los métodos que conocía de conversión.
Solo diré que todo conducía al siguiente resultado: 5 y 8.
5 era el numero resultante de la suma de las letras que conformaban el nombre de Raúl Gravenose y 8 resultaba de la sumatoria de las letras del nombre Sebastián Soria, constructor de la lapida.
5 además, era el día de la muerte de gravenose, y 8 era el mes (agosto), mes de su muerte también.
Como ya había corroborado en mis informes, Gravenose había cambiado su actitud hacia el trabajo, recluyéndose en sus experimentos en el año 1989, al que le sumamos el 5 y el 8 y nos da por resultado 2002, año de su muerte.
Esta serie de ¿casualidades? Me llevaban a la conclusión de que Gravenose, al contrario de casi todos los mortales, sabía o intuía el día de su muerte y el año en que esto ocurriría.
¿Tendría esto relación con su trabajo, dejando una prueba más de sus aseveraciones?
Tenía que descubrirlo y seguí el camino que me marcaba el criptograma.
Observe de todas las maneras posibles el criptograma y pase semanas con una copia fotográfica en el bolsillo de mi camisa.
Si estaba ante un mensaje oculto en ese gran enjambre de letras y números no lo podía hallar.
Hice un intento mas con Soria, pero este se limito a decirme que el copio de un boceto dado por su amigo la aglomeración de letras y números.
Visite nuevamente la tumba y pase largo rato frente a ella.
Esa mañana fría y ventosa me permitió una deseada soledad en el concurrido cementerio.
Los pocos visitantes se alejaban por sus recovecos buscando a sus seres queridos, o curioseando por allí.
Uno de los cuidadores pasó junto a mí solicitándome fuego para encender un cigarrillo.
- hace frío esta mañana ¿no?
Me limite a responder con un leve asentimiento. Querría charlar con alguien, pero yo no era del tipo locuaz, de los que a la mínima oportunidad conversan sobre bueyes perdidos.
Estaba ahí por algo mas importante que para hablar del tiempo.
Llegue frente a la tumba y mantuve un respetuoso silencio.
¿Qué me querías decir gravenose que no te podía entender?
Asegurabas que habías viajado a la muerte, sin dejar rastros visibles de tu experiencia lo aseverabas hasta con tu hermética tumba, ¿Por qué no eras mas claro?, ¿Por qué esconderte bajo la sombra del anonimato cuando eras dueño de la gloria?
Un momento.
¿Había dicho “sombra”?
Hice un rápido cálculo, dibujando sobre el piso una sumatoria de letras y números:
Sombra era igual a 5, y el 5 se repetía otra vez.
¿Por qué esta obsesión con repetir el 5?
El enigma se volvía cada vez mas profundo.
Me sentía derrotado, pero el nuevo dato que me conducía otra vez al 5 me aseguraba que estaba en el camino correcto.
Junte fuerzas e implore a los cielos que todas las dudas que había plantado en mí el fallecido científico se aclararan de una vez.
Me recline junto a la tumba, a la sombra del gran árbol de mármol que cubría los restos mortales de Gravenose, y acaricie las letras grabadas con la yema de mis dedos.
Me detuve en una “a” y jugué con sus contornos, explorando distraídamente su relieve, tratando de imaginar posibles soluciones, elucubrando cual seria el pensamiento del cientifico al mandar a construir la tumba.
Allí, reclinado ante esa obra de arte mortuoria, mi sombra proyectaba los contornos de mi figura cubriendo… ¿Cómo había dicho?...relieves…sombra…
¿¡¡Como podía ser que no lo haya visto antes?
Maldije mi ceguera mental y repase las letras y números de la lapida.
Allí estaba.
Solo era cuestión de mirar bien, sin dejarse embarullar por la cantidad de símbolos.
Salí del cementerio con el corazón en la boca.


Texto agregado el 08-12-2005, y leído por 53 visitantes. (3 votos)


Lectores Opinan
10-12-2005 Y sigue dejándome con la intriga. Lo de los números no me lo esperaba, pensé que eran despistes para los ingenuos que quisieramos resolver su enigma, jajajaja. Un abrazo Ikalinen
10-12-2005 Espero la proxima entrega con ansias. Como siempre ***** para ti. julex
08-12-2005 Comienzas estupendamente tu historia. Alebrestas rápidamente mi imaginación y definitivamente espero el siguiente capítulo. kone
08-12-2005 me gusto este capitulo, esta bien narrado , solo le criticare lo de ceguera metal sorias
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]