TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / gericos / UN EXTRAÑO AMANECER

[C:16481]

"¿Acaso puede encontrarse el cielo
en el asfalto?"


Sandra Uribe Pérez


¿Y esto? ¿Qué es? ¿Qué sucede? ¿Dónde estoy? ¿Qué ha pasado?. Esto no estaba así ayer. ¿Cómo? ¿De la noche a la mañana? ¡No puede ser! ¿Quién lo ha cambiado? ¿Por qué?. No estoy de acuerdo. Alguien debería explicarme esta situación. Me descontrola. No hay razón para cambiar lo ya establecido. ¿Dónde está la nueva ley? ¿Quién la promulgó? ¿Por qué no avisaron con anticipación?. Me hubiera preparado. No lo acepto. ¿Quién tiene derecho a modificar las cosas sin importarle lo que los demás piensen?. Es una locura. Me irrita. Me incomoda. Me llena de pánico. No lo entiendo. ¿Qué es esto?. No. No lo tolero. ¿Qué voy a hacer?. Nada. No puedo hacer nada. ¡Oh, Dios!. ¿Por qué lo has permitido?. Esto va más allá de mis fuerzas, de mi comprensión. Y ahora no logro evitarlo. Es mi única salida. Alguien debió imaginar que esto sucedería. Que el egoísmo de alguien desencadenaría inevitables consecuencias. Quizás ése crea que ha logrado un triunfo pero con el tiempo descubrirá que fue un error. Nada se puede cambiar de la noche a la mañana y pretender que nada pase. Esto es fatal. ¡Por favor, no se me acerquen!. Es una decisión tomada. No lo puedo evitar. ¡No se arrimen! ¡No me toquen! ¡Idiotas! ¡Estúpidos!. Ustedes no son más que tristes marionetas manejadas al antojo de payasos que simulan felicidad. ¿Acaso no lo ven? ¿No ven lo ridículo de esta nueva situación? ¿No ven que es un despropósito?. Pero yo no les seguiré el juego. No me plegaré a sus patrañas. ¡No se me acerque se lo digo! ¡Es mi vida! ¡Es mi decisión!. Y no me queda otra alternativa. ¿Es un absurdo, me dicen?. No lo creo. No traten de convencerme. ¿Por qué no tienen valor de luchar como lo hago yo? ¿Por qué se callan y lo aceptan todo sin chistar?. Para mí esto no es justo. Yo no estaba preparado. ¿Cobarde, me gritan?. No. No saben lo que dicen. ¿Alguno de ustedes podría explicarme lo que pasó?. No. ¿Verdad?. Como lo ven, no tiene sentido. Es ilógico, ¿cierto?. ¿Habla de realidad? ¿Cómo dice? ¿De qué pretenden salvarme? ¿De la muerte? ¡Oiga, usted, el de chaqueta y casco amarillo! Ni lo intente. No se aproxime. Podría lamentarlo. ¡Imbéciles! ¿No ven que tengo razón? ¡Usted también, señorita!. Por favor, quédese ahí. No se mueva. ¡Oh, Dios!. Nunca imaginé llegar a esto. Yo creía en la vida, en la verdad, en el amor. ¿Pero, por qué no podemos vivir en paz, respetándonos, aceptándonos? ¿Por qué permites que se altere el destino de las personas y de las cosas?. Tú, Señor, que todo lo gobiernas: ¿Dónde estabas anoche cuando alguien decidió cambiar el orden establecido?. No. No. No admito este terrible caos.

No
lo
puedo
soportar...



Bogotá, mayo 20 de 1993

Texto agregado el 04-11-2003, y leído por 157 visitantes. (1 voto)


Lectores Opinan
06-02-2006 no sé que decir, el monologo es extraño, al final después de insultar a las "otras personas" te acercas al Señor que todo lo gobierna. No explicas nada y le das el toque cristiano al final como para salvar el texto. Está dinámico y entretiene, pero como que no le encontré mucho sentido, e hiciste la típica de acordarte del Señor a ultima hora cuando uno está peor.. 4 estrellas. marok
 
Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]