TU COMUNIDAD DE CUENTOS EN INTERNET
Noticias Foro Mesa Azul

Inicio / Cuenteros Locales / ofor / Sumas y restas de Víctor Gaviria

[C:165460]

Sumas y restas de Víctor Gaviria

Por Favián Ortiz (Doctor honoris causa por habladurías de mierda)

Esta película es mi recomendada del mes. Imagínense diez madrazos por minuto alternados con uno que otro “gonorrea”, “malparido” o “pirobo”, y obviamente el hijueputazo bien conjugado con uno de los tantos prefijos, aporte hecho a la lengua castellana por nuestro infame linaje colombiano. Ejemplos como doble, tetra y hasta setenta, son sólo una pequeña parte del repertorio. Esta si es la retórica de la calle, del día a día, de los hampones y los levantados, y hasta de nosotros, ¿o es que lo vamos a negar?, “pero si es que los colombianos no hablamos así”, “que dirán de nosotros en el mundo entero”. Sí, esta película tergiversa nuestros altos valores morales y correcto manejo del idioma, ah, y eso que no alcanza a mostrar completamente nuestro virtuosismo e ingenio, ese que sirve para tumbar y darle en la cabeza al prójimo. Pero bueno, es una película de poco menos de dos horas, necesitaríamos de una mini serie que profundizara en nuestra cotidianidad, necesitaríamos siquiera de un documental por temática. ¡Dios mío, que desgraciado este señor director de cine¡ Esta cinta demuestra cómo las buenas intenciones de un pobre capo de la droga no bastan para beneficiarse él y cumplir sus sueños y aspiraciones junto a sus honestos colaboradores, ¿y es que cuándo la felicidad ha sido completa? Siempre se presenta un imprevisto, un sino fatal si se quiere, o también, la mayoría de veces se hace necesario untarle la mano de billeticos a otros aparecidos y oportunistas que están prestos a servirnos en lo que sea (ahí está pintada la hijueputa burocracia). Aparte del gran aporte idiomático hay que resaltar el buen papel realizado por el gordo culibajito que protagoniza al capo. Como siempre, este señor Gaviria (no el maricón del ex presidente) acertó con el empleo de actores naturales para la realización de la película, o si no miren la cantidad de niñas que supieron hacer bien su papel, mostrarse sin decir una sola palabra. Estos si son actores, no como estos tipejos y majaderas que me tengo que aguantar cada vez que veo un canal nacional. Señores productores de TV.: hay mucho actor nacional pésimo, pero malísimo como para que se pongan en la molestia de traer los peores de otros países, ya es suficiente cargar con nuestras propias miserias. Por otro lado, y aquí tal vez viene lo único que se puede restar de esta sumatoria de virtudes, la producción deja mucho que desear, pero es que es muy berraco trabajar con las uñas en un país donde la plata sólo alcanza para hacer Realitis. Porque lo que se ahorraron en nómina de actores no les alcanzó para unas mejores locaciones o un mejor trabajo de fotografía, ¿o será que así de feita es Medellín? Eso si, los carros que aparecen y los vestuarios, muy adecuados, son un acierto. Me parece bien logrado traer ese pasado al presente del filme.

No quiero calificar esta cinta con estrellas, ni números u otros encasillamientos maricas. Lo que sugiero es que vean la película, quizá les guste como a mí, ojalá que así sea. Eso si, no pasen por alto las mujeres que tienen algún protagonismo en la película: son causantes de desgracias y cuando no, andan vociferando su inconformismo, es decir, jodiendo con su consabida cantaleta. Esta última apreciación puede ser la moraleja del filme. Si es que la tiene diría algo así como: “cuídate de escuchar a las mujeres y menos hacer caso de lo que dicen”.

Texto agregado el 14-12-2005, y leído por 852 visitantes. (0 votos)


Para escribir comentarios debes ingresar a la Comunidad: Login


[ Privacidad | Términos y Condiciones | Reglamento | Contacto | Equipo | Preguntas Frecuentes | Haz tu aporte! ]